sábado, 23 de septiembre de 2017

Atlético 2 - Sevilla 0

Victoria trabajada en el Wanda
EL ATLETI SIGUE INVICTO Y YA ES SEGUNDO


Mañana de sábado, segunda del Wanda Metropolitano, de su historia. La afición sigue quitándole el forro a un estadio que cambia el Manzanares por Arcentales en el Yo me voy pero que va sonando igual. Alto, imponente. Y donde todo, de momento, es felicidad. Ni una mácula. Ni un gol en contra. Dos partidos, dos victorias. La última frente a un rival en todo, el Sevilla de Berizzo. Simeone lo encaró con rotaciones; Lucas por Godín, Vietto por Correa. Da igual. Quien sale, responde. Este Atleti no son nombres, es un estilo. Costa miraba desde el palco y sonreía. El delantero-hijo-pródigo, al fin de vuelta. Si la cámara le enfocaba había ovación.

Pero también hubo pitos, en la primera parte. Los primeros de este estadio se escucharon después de que Lucas mostrara zancada, con una carrera de su área a la contraria para estamparse en Rico, y un remate fácil de Sarabia ante Oblak que Savic, al despejar, convirtió en balón al palo. Fueron los minutos en los que más dominó el Sevilla. Muy serio, presión hombre a hombre, sabiendo esconder la pelota. El Atleti, atascado por dentro, empezó a crecer por las bandas. El resultado fue inmediato: otro balón al palo, ahora rojiblanco. Fue un zurdazo de Filipe a la cruceta de Rico tras una fantástica carrera y dejada de Carrasco. Su zancada rompe líneas.

Salvo un disparo desde fuera del área de Saúl que se fue alto, no habría más remates entre los tres palos en la primera parte. Se imponían las defensas, la presión, tan alta, asfixiante, que convertía cada balón en la guerra, en un agobio. Había más tarascadas que ocasiones. Roces Gabi-Sarabia, roces de Lucas, quien, por cierto, parece salido de la costilla de Godín. Otro partido gigante.

Arriba, Vietto, había sido el delantero por sorpresa del Cholo. Y es el que el mejor se mueve, ayer volvió a demostrarlo. Pide balón constantemente, sube, baja, pero le soplas y le derribas. Y le faltan los goles, sobre todo los goles. Y un delantero sin gol es como si a la playa se le arrebata el mar: se convierte en desierto. Cuando encara, Vietto inquieta lo que un Oso Amoroso, pero insiste, insiste. Sabe cómo se rompe el maleficio. Con un gol, uno sólo. Ojalá llegue pronto.

En la segunda parte se lo regaló a Carrasco con un brillante pase al hueco que desmontó al Sevilla. Y a Nzonzi. El belga le arrebató el balón y le ganó en cuerpo y velocidad como un adulto ante un niño. Regateó a Rico, gol y otra carrera, ahora a la grada, fondo sur, para abrazarse a esa afición cuya voz empuja las piernas.

Era el minuto 46 de partido, el primero de la segunda parte, y el Wanda ya celebraba el segundo gol de su historia. Pronto sería el tercero, después de que Gabi, colosal, c-o-l-o-s-a-l, cortara una contra del Sevilla, en la que Muriel se hubiese quedado solo ante Oblak. Lo haría Griezmann y sería el final de una jugada que comenzó, como no, en Koke Bota de seda. Pase a Carrasco, desmarque del belga y centro a Griezmann. El balón que se va, que parece irse, la jugada morir, pero Griezmann pelea y lo alcanza, pelea y lo lanza hacia atrás, a la frontal, donde esta Filipe que se lo devuelve y llega el gol. Zurdazo seco, raso y cruzado, partido acabado.

El Sevilla ya no volvería a asomar por el Wanda Metropolitano por mucho que su Correa alborotara. Pero es que Simeone ya levantaba los brazos, pedía al estadio que alzara la voz, aún más, mientras su equipo dominaba plácido y serio, muy serio. Y ya segundo en la tabla, por cierto. Y con Costa en casa de nuevo. Felicidad, quizá seas esto.


Patricia Cazón (As.com)

viernes, 22 de septiembre de 2017

Previa Atlético - Sevilla

Partido de 6 puntos
22/9/17   13.00   W. Metropolitano
Segundo partido en el Wanda Metropolitano. Partido siempre difícil ante el Sevilla, que llega a la nueva casa rojiblanca dos puntos por encima de los atléticos y con sólo un gol encajado. Oportunidad para los del Cholo para ser segundos y dar continuidad al éxito del Metropolitano. Fernando Torres no fue convocado para este partido. 

miércoles, 20 de septiembre de 2017

Athletic 1 - Atlético 2

Griezmann volvió en San Mamés
EL FRANCÉS HIZO UN GRAN PARTIDO Y GUIÓ AL EQUIPO. OBLAK PARÓ UN PENALTI CON 0-0

Conviene recordar que el Atlético ha jugado cuatro de sus cinco partidos a domicilio (cinco de seis si incluimos Europa), porque este equipo deja la impresión de que como fuera de casa, en ninguna parte. Ni siquiera está acostumbrado a su hogar, que para eso es nuevo, así que anda por el mundo repartiendo disgustos. Esta vez se lo llevó el Athletic, mancillado otra vez en San Mamés por Simeone y los suyos. Fue cuestión de que Griezmann recuperara el frac y se pusiera a repartir, de manera que ni siquiera en un equipo tan poco dado a las alegrías goleadoras pudieron Correa y Carrasco rechazar los obsequios. En el transporte del primero también participó Koke. Todo a su tiempo, sí, pero quede aquí constancia desde ya por aquello de que el 6 dibujó un partido catedralicio. En todas partes andaba, oiga.

El partido, resulta curioso recordarlo ahora, había atropellado a varios jugadores del Atlético durante la primera media hora. El Athletic se empleaba con la determinación habitual, que resultaba suficiente para controlar a un rival que de momento notaba ese salto entre el ritmo de algunos y la pasividad de otros. Como el fútbol es así de puñetero, la primera gran ocasión fue para Gaitán... que estaba entre los señalados. Nico, definitivamente un argentino de sangre fría, contradicción en sus términos, aprovechó el riesgo asumido por Unai Núñez en una salida para plantarse ante Kepa. Lamentablemente para él, afortunadamente para San Mamés, el meta rozó la pelota lo suficiente como para desviarla a un palo que, para colmo visitante, la devolvió complicada para la segunda línea.

Antes de esa acción no puede decirse que el partido hubiera dejado grandes ocasiones, una volea de Raúl García si acaso, una falta de Griezmann si acaso, pero después y hasta el descanso deparó minutos tan hermosos como imperfectos, características que suelen reunirse cuando se encuentran tales equipos en tal escenario: primero Griezmann aprovechó un error de la zaga local para plantarse otra vez (y estrellarse otra vez) ante el meta del Athletic; después Raúl García supo manejar un error de Filipepara pelearle el balón, caer dentro del área y provocar a su vez la equivocación de Estrada, animado en el empeño por uno de los asistentes de área: el lateral había tocado pelota en el afán por deshacer el entuerto anterior, pero la cosa acabó en el punto de penalti.

Y hubiera lamentado ahí el Atlético su sequía previa de no ser porque Oblak volvió a volar para que el punto fatídico no lo fuera, o al menos no para él. Para Aduriz, si acaso, que había pateado. La noche, definitivamente, se ponía de cara hacia los porteros, de modo que Kepa también se hizo con la última antes del interludio, precisamente de Filipe. El partido andaba como había empezado, pero ese despliegue de última hora, con deshonrosas excepciones, que aún las había, resultó hasta conmovedor.

En la segunda parte ya no hubo diálogo que valiera: el Atlético tomó la palabra y no se calló hasta que ganó el debate, más allá de que en el último minuto se llevara un susto en forma de diana de Raúl García, que bien mirado, la de que al navarro le vaya bien, no deja de ser otra alegría en clave rojiblanca. Antes de eso Griezmann se había metido definitivamente entre líneas para demostrar que en San Mamés marca, pero también asiste, ayudado en el empeño por un equipo que había ganado metros. La primera fue del francés, pero la que valió fue la segunda, acuchillando a la zaga local con un balón filtrado para que Koke lo retrasara otra vez, en este caso hacia Correa para el gol. La puerta estaba abierta.

Grizi pidió un penalti que no lo pareció. A Grizi le anularon un gol que pareció legal. Grizi, por fin, la puso a la espalda de Núñez para que Carrasco de refresco hiciera el segundo. Todo era Grizi, y con el francés la vida resulta mucho más sencilla para el Atlético, que había empequeñecido al rival hasta extremos insospechados un rato antes. La jugada había nacido en un saque de banda, Giménez a Saúl, Saúl a Griezmann, Griezmann a Yannick, y es que cualquier lance vale para que este equipo meta cuchara.

Williams y Beñat aparecieron y fue como si no hubieran aparecido, de modo que apenas Córdoba agitó de algún modo a San Mamés en el tramo final. Para hacerlo, en todo caso, hubo que prescindir de Aduriz. Así que sólo llegó el de Raúl, a última hora e insuficiente. La necesidad agudiza el ingenio del Atlético... especialmente cuando sale de casa. Que es a menudo, a la vista está.


Marca.com

Previa Athletic - Atlético

Partido para consolidar la zona alta
20/9/17   20.00   San Mamés   BeIn
Jornada entre semana para consolidarse en los puestos altos de la clasificación tras haber firmado ya dos empates en lo que va de Liga. El Athletic, a sólo un punto de su rival, intentarán seguir invictos en casa y desquitarse de la derrota en Gran Canaria. Los del Cholo a continuar con la línea ascendente tras el gran estreno del nuevo Metropolitano.

domingo, 17 de septiembre de 2017

Torres: "Ahora hay que traer el alma del Calderón a este estadio"

Torres tras el estreno del Wanda Metropolitano

El ‘9’ compartió sus sensaciones después de un partido histórico: “El resultado es lo más importante y ahora hay que pensar en vivir grandes noches. Todo lo he vivido muy intensamente. El último año del Calderón y este estreno son momentos que van a pasar a la historia. Ha sido un honor hacer el saque con Gárate y un niño de la cantera, que ojalá haga el saque de honor dentro de unos años. Lo recordaré para siempre”.

En cuanto al primer gol, que corrió a cargo de Griezmann en el minuto 61, Fernando percibió alivio: "la gente se ha quitado un peso de encima con el gol de Antoine”.

En cuanto a su situación deportiva comentó que “En los últimos meses he aprendido a vivir cada partido como si fuera el último. No me preocupo por cosas que no puedo controlar. Ahora disfruto cosas que dentro de unos años echaré de menos. No quiero mirar más allá. Hoy puedo decir que he jugado en el Metropolitano. La responsabilidad ahora está en traer el alma del Calderón a este nuevo estadio”.

La competencia es alta dentro de una plantilla de gran calidad: “Nunca ha sido fácil para mí. Desde que empecé tenía a Kiko y Salva delante. Después llegaron otros, en Inglaterra otros... La competencia me hace fuerte. En esta segunda etapa siempre he empezado desde una posición de desventaja y por mi cabezonería he terminado jugando. Siento que puedo ser importante y que puedo jugar. Entreno para ello y si no juego, entrenaré mejor. Sólo me preocupo de lo que puedo controlar. Estoy seguro que en los próximos años llegarán grandes momentos a este club y lo quiero vivir desde dentro. No voy a bajar los brazos nunca. Es lo que me han enseñado”.

Por último ya sobre las imágenes para el recuerdo de la inauguración del Wanda Metropolitano Fernando considera que “Es complicado quedarse con un único momento. Me ha gustado ver a la afición, escuchar el himno, ver a muchas leyendas del club en la grada, recibir mensajes de aquellos que eran reacios al cambio y ahora están felices, el primer gol, el corear de los nombres... Ahora somos casi 20.000 personas más en nuestra casa y por eso tenemos que ser incluso más fuertes que antes”.

sábado, 16 de septiembre de 2017

Atlético 1 - Málaga 0

Estreno con victoria
GRIEZMANN, A PASE DE CORREA, MARCÓ EL PRIMER GOL DEL WANDA


Ya es una realidad. El Wanda Metropolitano se ha inaugurado con un partido de Primera división. El Atlético de Madrid tiene un nuevo, vanguardista y asombroso estadio y en él gana y suma puntos. El 16 de septiembre de 2017 ya queda fijado para siempre como el día del estreno y el primer rival, el Málaga, salió derrotado merced a un gol de Griezmann (61’). Con él, se consumó la victoria rojiblanca que sigue sumando en su objetivo de escalar en la tabla.

Fernando Torres contó con participación en este partido inaugural, entrando en el minuto 66 sustituyendo a Correa. La voz de la grada se elevó en una cerrada ovación al ‘9’, que tomaba parte en una nueva escena del centenario Atlético de Madrid.

Saque de honor y, por fin, fútbol
Fue el propio Fernando Torres quien ejecutó el saque de honor, triangulando con Gárate y Hugo (un joven miembro de la academia), los tres en representación de pasado, presente y futuro del Atlético de Madrid. Antes los actos arrancaron con una exhibición de la Patrulla Aguila por el cielo de Madrid. Posteriormente, se rindió homenaje a los estadios anteriores del club (Retiro, O`Donnell, Metropolitano, Vicente Calderón) y descendieron del cielo dos paracaidistas que cayeron sobre el césped con el balón de juego, la bandera de España y la enseña del Atlético de Madrid.

Empezó fuerte el Atlético, poniendo a los boquerones contra las cuerdas.el conjunto local llevó el control del encuentro desde el primer minuto de partido. En el 36’ Jan Oblak evitó que el primer gol llevara el sello del Málaga, aunque fue un canterano rojiblanco -Borja Bastón- el que se posicionó en uno contra uno y estrelló su remate en el cancerbero, mientras que Correa, con un tiro desde fuera del área, tuvo la mejor ocasión rojiblanca en el primer tiempo.

Griezmann estrena el marcador
La segunda parte comenzó con un cambio en el conjunto local: Carrasco entró por Thomas Partey para buscar el primer gol del encuentro. Poco después llegó la ocasión más clara para los locales, con una llegada de Koke al área pequeña en la que ganó la partida Roberto por milímetros. Empujaba el Atlético sin descanso, aunque sin fortuna en los metros finales para desbloquear la cuenta en el Metropolitano. Y llegó el primero en el minuto 60. El autor, Antoine Griezmann. El artesano, Correa. Una acción personal del atacante en la banda derecha acabó en centro para Griezmann, que remató la jugada a placer.

En el minuto 65 y bajo una cerrada ovación de la grada saltó al terreno de juego Fernando Torres, en sustitución de Correa. El ‘9’ se situó en la punta de ataque desde donde lanzó varios intentos de sorprender a la zaga local, buscando tanto la acción personal como la combinación para catalizar el segundo gol de la noche que, sin embargo, no llegó.



Ficha del partido:
Atlético de Madrid: Oblak, Juanfran, Godín, Lucas, Filipe Luis, Thomas (Carrasco, 46’), Gabi, Saúl, Koke, Griezmann y Correa (Torres, 66’).

Málaga: Roberto, Rosales, Luis, Diego, Ricca, Rolón (Keko, 70’), Recio, Adrián, Chory (Juanpi, 64’), Mula (Rolan, 85’) y Borja.

Árbitro: Sánchez Martínez. Mostró amarilla a Carrasco (64’), Juanfran (77’), Keko (88') y Recio (93').

Goles:
1-0 (61’) Griezmann marca en el interior del área pequeña.


Web Oficial del Jugador

Previa Atlético - Málaga


Bienvenidos al Wanda Metropolitano
16/9/17   20.45   W. Metropolitano
El Atleti abre las puertas de su nueva casa. Hogar que intentarán estrenar con muchos goles ante el Málaga y una victoria que les ayude a escalar puestos en la clasificación. Las miradas estarán puestas en el nuevo coliseo rojiblanco. Un día para la historia de Fernando Torres y todos los atléticos.

viernes, 15 de septiembre de 2017

Torres en el Wanda Metropolitano

"Me encantaría que el primer gol lo marcase un canterano"
ENTREVISTA EN EL TRANSISTOR DE ONDA CERO

Fernando Torres fue protagonista en el programa radiofónico ‘El Transistor’ de Onda Cero, emitido en directo desde las entrañas del Wanda Metropolitano. Junto a otra leyenda rojiblanca, Solozábal, compartió un exhaustivo monográfico conducido por José Ramón de la Morena en el que descubrieron uno a uno los rincones más íntimos del vanguardista nuevo estadio del Atlético de Madrid. El sábado, ante el Málaga, el estreno oficial de la infaestructura.

Sobre las sensaciones a horas del estreno Torres comentó que “no hay vértigo: hay ilusión y muchísimas ganas. La ilusión que está despertando en el aficionado es la misma que sentimos nosotros. Hoy sólo nos ha faltado la gente: nuestro ruido, la afición, las canciones. Es lo único que falta para sentirnos en casa”.

El vestuario centró buena parte de la visita. De forma ovalada, con el escudo del club en el techo y en una de las zonas más curvas, la taquilla de Fernando Torres. “Yo hago lo que me mandan”, comentó Torres al ser preguntado por sus rituales después de un partido. “Hay que recuperar después de los partidos, de un día para otro, es fundamental”. También rememoró su primer entrenamiento con la primera plantilla, donde se mostró en el vestuario “calladito y a lo que me tocara”. También valoró las frases de Luis Aragonés y Simeone que figuran en la estancia: “Representan millones de recuerdos y muchas frases que me marcaron y la historia reciente; juntos somos más fuertes”.

Ante el terreno de juego las pulsaciones se aceleran, tras recorrer el túnel de vestuarios: “Intentamos imaginar lo que va a pasar. Tenemos la gran suerte de poder crear la historia de este nuevo estadio. Cómo va a ser el estadio con gente, quién va a marcar el primer gol, qué vamos a poder hacer en este estadio para cambiar la historia. El Calderón va a ser siempre el más bonito del mundo, y ahora tengo la oportunidad de poder crear un poquito de historia en este estadio”.

Sobre los minutos que está disfrutando en la presente temporada, Torres apuntó su “El día que eso pase… malo. Siempre uno se puede sentir mejor. Feliz del todo al cien por cien es cuando juego. Toca mirarse a uno mismo, apretar e intentar hacerlo mejor. Trabajar y no rendirse”.

“Desde que llegué siempre he comenzado jugando poco y he acabado jugando más a base de esfuerzo y trabajo. Lo que está pasando no es una excepción”, añadió al respecto.

El primer gol de metropolitano y su autor es una de las grandes incógnitas, aunque Torres muestra sus preferencias: “Las dimensiones son idénticas a las del Calderón. Luis Aragonés hizo el primer gol del Calderón y Ángel Correa marcó el último. A mí me gustaría que fuera un canterano”.

Por último y a pesar de lo asombroso del aforo, Torres hizo un llamamiento a mantener las raíces presentes y el sentimiento atlético, como le enseñó su abuelo: “No nos tiene que confundir. No somos distintos porque tengamos un estadio mejor. En el Atleti conseguimos las cosas a base de trabajo. No se nos tienen que olvidar las raíces”. “Hay que sentirse orgulloso, esto lo hemos conseguido entre todos”, sentenció.


Web Oficial del Jugador