lunes, 8 de febrero de 2016

La prueba del 9

Hacia el año 2000, en un restaurante de plato grande y tajada pequeña, un alto directivo del Real Madrid y un emisario de Fernando Torres comían porque el primero quería reeditar la famosa escena de los documentales de La 2, ya saben: la imagen de un pez gordo zampándose a un pez chico.

Descartado el merengue, el postre fue un «no», la oferta fue rechazada y el portavoz torrista terminó la mandarina antes de hacer entrega del recado.

-Fernando me ha dicho que no quiere ni escuchar ofertas vuestras.

-¿Pero cómo puede ser que este chico quiera jugar en el AZ [léase Atlético de Madrid] pudiendo hacerlo en el Ajax [léase Real Madrid]? -le inquirió el directivo.

-Pues ten cuidado a ver si un día el AZ le acaba mojando la oreja al Ajax.

El curso siguiente, hubo una alergia en España por culpa de las monedas de euro, el obrero Lula Da Silva era elegido presidente de Brasil, Marruecos invadía Perejil y, por supuesto, el AZ ganaba la Liga holandesa.

La primera vez que el Real Madrid quiso fichar a Torres, el chico tenía 14 años, jugaba con chavales de 16, tenía un póster con la imagen de Kiko en su casa de Fuenlabrada y -como le pasaba a todos los críos con las matemáticas- se le atragantaba la prueba del 9.

Podías creer tener un buen resultado, un problema encarrilado, medio tanto hecho, pero si te fallaba la prueba del 9, había que volver a empezar desde el principio.

Eso lo sabe Fernando.

Eso lo sabe cualquier equipo de fútbol.

Eso lo sabe mi hijo: si el 9 no marca, si nuestro 9 no sonríe, entonces cantamos más bajito el gol.

Ahora que hay ratos en que corre un silencio como de nuevo rico por el Manzanares, ahora que hay quien perdió la memoria, ahora que el Calderón, en ocasiones, parece un imán para ciertos comepipas de gatillo fácil, ahora que hay quien dice que Fernando ya no; yo me acuerdo de cuando en la grada no éramos tantos pero estábamos más juntos. Me acuerdo de aquel crío que a los 17 años se colgó la camiseta a la espalda y parecía un Supermán con pecas. Del veinteañero que, temporada tras temporada, justo antes de sacar de centro después de que se adelantara el rival, decía que «no» con la cabeza. De aquel tipo del Liverpool que en los fastos de la Eurocopa, solísimo sobre el autobús, hacía ondear una bandera del Atleti.

En el fútbol hay tipos que celebran abrazándose a sí mismos y tipos que celebran abrazándose a un octogenario arrabalero que lleva muletas y que es de Carabanchel.

Al hijo le perdonas mil veces, con el hijo tienes paciencia, al hijo le animas, al hijo no le vendes jamás, al hijo le esperas siempre. Si este deporte tiene algo de pedagógico, tendría que ser esto: el fútbol no es sólo fútbol. Y el Atleti menos.

Yo quiero que los míos se miren en espejos como el de Fernando, un tipo que cuenta que galáctica es «la mujer que le da de comer a sus cinco hijos, sola, sin pareja, trabajando 12 horas al día»; que te dice que mejor le pidas un autógrafo al «vecino que se levanta cada día a las seis» para subirse a una furgoneta; que no quiere que se sepa que ayuda económicamente a un montón de amigos sin curro.

Porque entre ser un ídolo y ser un hombre, Fernando siempre eligió lo segundo.

Con eso debería servirnos en el Calderón. Con eso y con aquel recado de sobremesa para el tiburón blanco. Y a la mierda, Fernando. A la mierda el gol número 100.


Pedro Simón (El Mundo)

Fernando Torres, el amor existe

Imposible explicar cómo tiembla el Calderón cuando es Torres quien lo acaricia, cuando es Fernando quien les mira a los ojos y les susurra que les quiere, que siempre estará ahí para ellos, que pase lo que pase nunca dejará de ser su 'niño'. Imposible no temblar ante el amor verdadero, escaso en el fútbol, entre una hinchada y su hijo, entre todos y uno, que marcó, por fin, el gol número 100. Imposible igualar la generosidad de quien no necesitaba ese número, ni ningún otro, para seguir amando. No necesitaba la afición del Atlético ningún gol más de su niño y sin embargo lo celebró como si fuera el primero. No necesitaba Torres ningún gol más para tener el cariño de los suyos y sin embargo sacó una camiseta con el número 100, se la regaló a la grada, y la suya...

La suya, caramba, se la dio Torres a Manuel Briñas, un hombre mayor apoyado en su muleta, caminando por detrás de la portería del Fondo Sur, anónimo, pequeño, anciano. Hasta él se fue Fernando y se la quitó, la camiseta, y se la dio, y le abrazó, y le besó, y le susurró algo al oído que, seguramente, fue lo más bonito del mundo. Seguía el Calderón temblando, llorando por sentir que de algún modo esto se acaba, porque sabe que, aunque no lo pareciera, quizá este gol 100 fuera uno de los últimos grandes momentos de amor que le quedan al Atlético, a Torres y al fútbol. Briñas fue quien acogió a Fernando en el Atlético, el que le abrió las puertas, y un tipo que después ha ganado un Mundial, dos Eurocopas, la Champions y a saber cuántas cosas más, un tío con más millones que años fue a por Manuel porque sabe que todo empezó con él, y que por mucho que pase el tiempo, olvidar de dónde se viene es el peor sentimiento posible.

Eduardo J. Castelao ( EL MUNDO)

domingo, 7 de febrero de 2016

Manolo Briñas sobre el gesto de Torres

Fernando Torres fue el protagonista de la tarde en el Vicente Calderón al conseguir su gol 100 con el Atlético de Madrid, algo que se la ha resistido una vuelta completa, ya que el 99 lo logró ante el Eibar en Ipurúa. Pero el ‘Niño’ quiso compartir ese protagonismo con una persona muy especial para él. La que dijo al Atlético de Madrid que había que ficharlo, cuando tenía 8 años. Manolo Briñas, una institución en la cantera colchonera, fue el ‘culpable’ de que Torres recalara en el Atlético. Lo demás ya es historia.

Por eso, el ’9’ colchonero quiso dedicarle el tanto a su mentor. Al acabar el partido, el ‘Niño’ se dirigió al fondo norte, donde estaba Briñas, para darle un abrazo y regalarle la camiseta con la que había obtenido ese tanto. “No sabía nada”, relata Briñas. “Me cogió por detrás y no sabía quién era y me dice: ‘este gol es tuyo’”, añade. El gesto de Torres le cogió por sorpresa y Briñas no pudo evitar las lágrimas: “Me emocioné y me puse a llorar”, admite a MD.

La relación entre Torres y Briñas viene de lejos. El pasado domingo, en la celebración del aniversario de su peña, allí estaba Manolo, que no dudó en darle un consejo al delantero fuenlabreño: “”El domingo charlamos, y le dije que no intentase marcar el 101 antes que el 100 porque si no nunca llegaría”. Y llegó. Y Briñas tiene la elástica con la que lo marcó, y aún no sabe qué hará con ella: “La enmarcaré con la que tengo del Liverpool. Ya con mi edad se la daré a algún sobrino que es muy atlético, aunque el padre es madridista, y al que también le dí hace poco esa camiseta del Liverpool”.

Aún con la emoción en el cuerpo, y con la camiseta guardada en su mochila para que llegue a casa en perfectas condiciones, Briñas salía del Calderón feliz. Porque había ganado su Atleti. Y porque su ‘Niño’ había marcado el gol 100.

mundodeportivo.com

Diego Simeone felicita a Torres por su gol 100

El argentino Diego Simeone, entrenador del Atlético de Madrid, transmitió este sábado su “felicitación enorme” a Fernando Torres porque “hacer cien goles con el club de su vida es muy emocionante”, al tiempo que destacó la “satisfacción” de su vuelta al gol y su entrada potente al campo frente al Eibar.

“Ante todo, hacer una mención para Fernando. Un momento importante para él en su carrera deportiva. Hacer cien goles en el club de su vida, donde siempre ha dejado todo, siempre ha pertenecido, es muy emocionante desde el lugar que nos toca tanto compañeros como gente del club. Una felicitación enorme”, declaró.

“Es una satisfacción que haya vuelto al gol y las formas cómo ha entrado. Ha entrado muy bien (...) La entrada de Fernando nos dio potencia, porque hoy entró en su línea que nosotros queremos de él”, añadió el técnico en la rueda de prensa posterior al triunfo por 3-1 contra el Eibar en el estadio Vicente Calderón.

mundodeportivo.com

sábado, 6 de febrero de 2016

Fernando Torres: "Es un honor y un premio haber marcado el gol cien"

"Haber marcado es un premio. Ya lo es poder estar en el césped después de tantos años en un club donde comencé. Es un honor y un premio haber marcado el gol cien y poder estar entre los grandes goleadores del club", dijo Torres en Movistar Plus.

El atacante rojiblanco, que volvía tras un período de baja por lesión, consideró muy importante la victoria ante el Eibar, que mantiene en la pelea a su equipo.

"Este triunfo significa que estamos en la pelea. Este año tiene que acabar con un título y este es el camino", indicó Fernando Torres.

Para el atacante, el objetivo individual este año es marcar "cuantos más goles mejor". "Poder jugar el mayor número de minutos y seguir entrenando para seguir estando a disponibilidad del técnico".

Torres, sin embargo, rechazó asegurar su continuidad en el club rojiblanco al final de temporada. "Me veo la semana que viene jugando el próximo partido. Si miramos al futuro no hay que mirar más allá de pensar en celebrar un título al final", concluyó.

deportes.terra.com

Atlético 3 - Eibar 1

Torres vuelve a lo grande
MARCÓ EL GOL NÚMERO 100 CON EL ATLÉTICO



Tarde grande de fútbol en el Calderón. El choque de Liga ante el Eibar hizo vibrar al coliseo rojiblanco, que vio a los suyos sufrir, trabajar y remontar un partido complicado cuya victoria quedó rubricada con el gol número 100 de Torres con la elástica rojiblanca. El ‘9’, que partió desde el banquillo en el minuto 76, cerró el marcador a centro de Vietto para escribir un renglón más en las páginas doradas de la historia del club. Antes, tras un primer tiempo de dominio local pero sin goles, comenzó un segundo tiempo repleto de emoción, fútbol y goles. Primero anotó el conjunto armero tras aprovechar un error en defensa. Keko fue el autor, pero pocos minutos después Giménez comenzó la remontada de cabeza, a saque de esquina. El segundo fue obra de Saúl, también cabeceando un córner. el último llegó al final del choque para rubricar una victoria que mantiene al Atlético en la pelea por el título.

Torres regresaba a la acción tras un periodo de baja para recuperarse de un traumatismo en el tobillo derecho. Su espectacular estado de forma quedó patente desde el mismo instante que pisó el césped en sustitución de Carrasco. La grada lo recibió con una ovación y él respondió con esfuerzo, juego y goles. Destacó tanto en los balones al espacio como en el juego combinativo y el remate. Enarboló la bandera atacante del Atlético protagonizando hasta tres ocasiones de gol previas a la acción que derivó en el tercer tanto de la tarde. Su gol 100 con el Atlético de Madrid se gestó con pase de Vietto desde la izquierda, para rematar con la derecha desde el área pequeña directo a las redes. Un gol para recordar que celebró a lo grande, luciendo una camiseta con el 100 a la espalda que llegó desde la grada. Su camiseta se la regaló a Briñas, una de las personas clave en los albores de su carrera en el club rojiblanco.

Dominio estéril

Arrancó fuerte el Atlético con Correa y Griezmann buscando la espalda a la defensa del Eibar. La velocidad de los estiletes rojiblancos creaba problemas y situaba al atlético por delante a la hora de hacerse con el mando del partido. Cumplido el cuarto de hora un derribo a Correa en el área levantó los ánimos de la grada al no resultar sancionado con penalti. Con la zurda el francés también buscó el arco, de volea, con mucha intención pero ligeramente elevado. El partido tenía ritmo, intensidad y escasas interrupciones. Mauro do Santos cabeceó a saque de esquina en la presentación de credenciales ofensivas del conjunto eibartarra.

Carrasco por la izquierda rompía esquemas a los de Mendilibar, recurriendo a gestos técnicos que hacían disfrutar a la grada. Correa seguía en búsqueda del gol. Perdió el balón en la salida el Eibar, el esférico llegó a los pies del delantero argentino que se sacó un zapatazo elevado. Apretaba el conjunto local antes del descanso, aunque siempre se topaba con la defensa forjada en acero vizcaíno, hasta el descanso impenetrable el conjunto armero a pesar de la insistencia local.

Remontada y ‘centenariazo’

El comienzo del segundo tiempo trajo consigo malas noticias para la parroquia local. Jugaba el Atlético el balón en defensa cuando Saúl pisó el balón, perdiendo la posesión ante Sergi Enrich. Centró este en el acto para Keko que remató con la derecha al fondo de las redes. Reaccionó con carácter el atlético al revés sufrido. Comenzó a funcionar la maquinaria de ataque a todo gas, lo que se tradujo en tres saques de esquina prácticamente consecutivos. En estas Giménez se elevó en el área con decisión y carácter para acabar rematando de cabeza a las redes. Ganó el balón por alto el defensor para poner las tablas en el marcador.

Al cuarto de hora practicó Simeone dos cambios consecutivos con Vietto y Óliver Torres por Correa y Thomas. Dos minutos después llegaría el segundo. Saúl Ñíguez se resarció de su error en el primer tanto con otro cabezazo a saque de esquina que se transformó en el segundo gol de la tarde. Estalló el equipo y estalló la grada en un grito de euforia por la remontada ‘express’ protagonizada por los suyos.

Había ganado confianza el conjunto local que ya había borrado al Eibar del mapa del partido. Quería más el conjunto de Simeone y Carrasco buscó puerta con jugada personal, llegando por la izquierda y chutando con la derecha. Algunos destellos del Eibar permitieron a Mauro dos Santos aproximarse a puerta, sin llegar a poner en aprietos a un Oblak con escaso trabajo en la segunda mitad.

Quince minutos antes del final Vietto anotó en fuera de juego, acción invalidada por el árbitro. Acto seguido Fernando Torres entró en la partida por Carrasco bajo la ovación de la grada. Corría el 75’ y el ‘9’ enarboló la bandera de ataque. Óliver Torres levantó la cabeza y centró para la carrera de Torres, que con potencia ganó la carrera a Lillo y se plantó ante el portero. Muy forzado, levantó cruzado con dificultad el balón ante la salida de Riesgo. Se marchó fuera el cuero, aunque el guardameta se llevó la peor parte del encontronazo. Insistió de nuevo con un derechazo desde fuera del área. Agua. Pero quedaba un cartucho más, el que resultó definitivo.

Lo prendió Vietto. Progresó por la izquierda y centró al corazón del área donde Torres se adelantó a su par para rematar con la derecha a las redes. Era su gol 100 con la elástica rojiblanca y lo celebró como tal, incluso con una camiseta rojiblanca con la centena en la espalda que le llegó desde la grada. Una vez concluido el choque con una merecida victoria el Atlético se marchó a vestuarios con la satisfacción del deber cumplido por garra, corazón y calidad.




Ficha del partido:
Atlético de Madrid: Oblak; Gámez, Giménez, Saúl, Lucas; Thomas (Oliver, m. 59), Gabi, Koke, Carrasco (Fernando Torres, m. 75); Correa (Vietto, m. 59) y Griezmann.

Eibar: Riesgo; Capa, Dos Santos, Lillo, David Juncà; Escalante (Inui, m. 69), Dani García; Keko Gontán, Adrián (Radosevic, m. 89), Jota Peleteiro; y Sergi Enrich.

Goles: 
0-1, m. 46: Keko, tras un error de Saúl. 1-1, m. 56: Giménez cabecea un saque de esquina de Koke. 2-1, m. 62: Saúl, de cabeza a saque de esquina de Koke. 3-1, m. 90: Torres, a pase de Vietto.

Árbitro: Fernández Borbalán (C. Andaluz). Amonestó al local Thomas (m. 15) y a los visitantes Escalante (m. 66), Lillo (m. 85) y Juncá (m. 87).

Incidencias: partido correspondiente a la jornada 23 de la Liga BBVA, disputado en el estadio Vicente Calderón ante unos 45.000 espectadores.

Web Oficial del Jugador

viernes, 5 de febrero de 2016

Previa Atlético - Eibar


Torres regresa a la lista
6/5/16   16.00   Vicente Calderón VodafoneF
Fernando Torres vuelve a la lista de convocados tras recibir el alta médica de la lesión que le ha tenido apartado 5 partidos. El Calderón lo visita un equipo que pretende luchar por una plaza en Europa League que tiene actualmente a sólo un punto. El Atleti, con muchas bajas en el equipo titular, intentará conseguir los 3 puntos para no perder la 2ª plaza. 

miércoles, 3 de febrero de 2016

La afición se queda con Fernando Torres

Hace casi una semana podíamos ver como en el minuto 9 de partido se coreaba el "Fernando Torres" en todo el Calderon, dejando así claro la afición que estaban con el "niño". Les dejamos otro vídeo de ese momento y de declaraciones de aficionados de después del partido.