miércoles, 28 de septiembre de 2016

Atlético 1 - Bayern 0

El Atleti presenta candidatura
EL FORTÍN DEL CALDERÓN PUSO FIN A LA RACHA DEL BAYERN

Previa Atlético - Bayern


Visita el campeón de la Bundesliga
28/9/16   20.45   Vicente Calderón   BeIn

Victoria tras victoria, el Bayern de Ancelotti se planta en el Calderón. Volverá a sonar el himno de la Champions en el baluarte atlético, que será testigo de un choque entre dos gigantes con la intención de agarrar en solitario la primera plaza para no soltarla más. Fernando Torres será la punta de lanza de los rojiblancos desde el inicio.

domingo, 25 de septiembre de 2016

Atlético 1 - Deportivo de La Coruña 0

Victoria por insistencia
PRIMERA PARTE ACCIDENTADA CON LAS LESIONES DE AUGUSTO Y GIMÉNEZ



Fayçal, que hacía nada le había hecho una entrada fea y a destiempo a Koke, le hacía ahora otra entrada a destiempo y fea a Gaitán. Gil Manzano se llevó la mano al bolsillo: roja. Un instante después, el silbato a la boca: descanso. Atrás quedaba una primera parte intensa que el Depor había terminado con diez y el Atleti, con dos jugadores en la enfermería.

Con el Bayern en tres días, había rotado el Cholo. En su once estaba Giménez y no Savic, Augusto y no Saúl. Los primeros minutos fueron desordenados. El balón se movía con vértigo. Un robo, cuatro toques y los dos equipos se plantaban en área contraria, buscando grietas en las defensas. Pero decía 22 el reloj cuando todo eso, el fútbol, se detuvo. Decía 22 el reloj cuando el Calderón tuvo un amargo déjà vu: allá donde hace casi un año caía Tiago, ahora a Augusto se le quedaba la pierna derecha anclada, en una jugada con Borges. Cayó el argentino al césped con una mano en la rodilla y, la otra, en la cara. Su gesto de dolor, sus lágrimas, ya contaban que era grave, aunque quisiera pensarse que no. La prueba posterior confirmó: cruzado, siete meses baja. La tarde se ponía fea en el Calderón, aunque siguiera clara, soleada.

En los minutos que siguieron, el Atleti atacó como si todos quisieran marcar para dedicarle un gol. Tres ocasiones, tres uy. Un disparo cruzado de Grizi, un tiro deGaitán que sacó Fayçal bajo palos, un remate de Giménez que se fue alto... En la siguiente pelota que el uruguayo tocaría, el fútbol volvería a detenerse en el Calderón. En un lance con Florin sintió un latigazo en el aductor. Y fue verse su brazo tatuado alzarse y saberse que era grave: no es Giménez de los que abandonan a su equipo en medio de una batalla. Era el 35’ cuando el Calderón veía a otro de los suyos abandonar el césped. También en camilla. También llorando. A Simeone le quedaba un cambio.

El partido se fue enrocando. Una jugada, una falta. Entonces Fayçal hizo sus dos y dejó al Depor con diez. En la primera pelota que el Atleti tocó en la segunda parte, remató Carrasco, repelió Lux y marcó Grizi. El árbitro lo anuló por fuera de juego pero quedó como un aviso: el partido ya no era partido, ya era asedio, asedio rojiblanco.

A un zapatazo de Carrasco desde la frontal, que se estrelló con la cruceta después de que Lux lo rozara, le siguió otro disparo del belga. Y después de un cabezazo de Borges que sacó Lucas (inmenso) bajo palos llegaría una ocasión de Correa que volvió a toparse con los dedos de Lux. Y luego un disparo de Filipe... Pero la pelota estaba como el día del Alavés: no entraba. Entonces Simeone sacó a Gameiro. Su último cambio, su única carta. Acertó.

El área pequeña del Depor se convirtió en la Puerta del Sol a las doce de la noche de un 31 de diciembre. Allí se acumulaban todos los hombres: los once del Depor y todos los rojiblancos menos Oblak. La tocaba Filipe, centraba Godín, doblaba Correa, chutaba Gameiro... Todos buscaban el gol. Toc, toc, toc. El sonido, frenético, podría venir de sus botas o del corazón de Lux. Entonces llegó el pum: centro de Juanfran, pase atrás de Gameiro, Griezmann y gol.

Fue el 1-0 pero no la tranquilidad, nunca en el Calderón. El último uy de la tarde llegó en el 89’ y fue del Depor. Disparó Mosquera a matar, pero se topó en el camino con la cabeza de Godín, que repelió el balón como si fuera un tercer guante de Oblak. Al viejo estadio ya sólo le quedan 16 tardes de Liga. Y será sólo polvo y aún, cuando uno pase por ahí, sentirá la electricidad que en el aire dejaba siempre este Atlético del Cholo. Ya está ahí, ya es tercero.


Patricia Cazón (As.com)

sábado, 24 de septiembre de 2016

Previa Atlético - Deportivo de La Coruña


Al Calderón en la siesta
25/9/16   16.15   Vicente Calderón   BeIn LaLiga
Tras sacar un válido punto del Camp Nou, en la sexta jornada toca defender el Calderón a la hora de la siesta, siendo el Atleti el único equipo Champions que juega el domingo. Enfrente un Depor que de perder podría entrar en zona de descenso. 

viernes, 23 de septiembre de 2016

Torres habla sobre el traslado a 'La Peineta'

"Este año hay que disfrutar del Calderón"

Más de 10.000 aficionados han reservado ya su asiento en el que será el nuevo estadio del Atlético de Madrid. Las obras avanzan a buen ritmo y la próxima temporada ya podrán disfrutar de las nuevas y modernas instalaciones, aunque antes habrá que pasar el trago del adiós al Vicente Calderón. Fernando Torres ha apuntado las ventajas que ofrecerá esta nueva casa, que espera se llene de ‘Sentimiento Atlético’, a la vez que anima a disfrutar de esta la última temporada en el Vicente Calderón tras 50 años a orillas del río Manzanares.

“Es ilusionante para todos los Atléticos, que han tenido la oportunidad de ver todo el proyecto y seguirlo a través de la página web del club. Ver cómo va a ser. Los 10.000 que ya han elegido su asiento estarán ilusionados para la temporada que viene, que aún queda muy lejos, pero es un primer paso para empezar a ilusionarse con lo que va a ser nuestra nueva casa. Dejar la melancolía de abandonar el Calderón después de 50 años y pensar en lo que va a venir y sentirlo un poco más nuestro”, comenta Torres.

Por otro lado, anima a exprimir al máximo las vivencias en el Calderón: “Hay que centrarse en disfrutar del Calderón, queremos que sea una temporada inolvidable. Que nos quede un recuerdo inmejorable, que ya seguramente lo tengamos. Yo no he vivido otro estadio, mis recuerdos se van a ir con el Calderón. Será difícil pasar por allí y no verlo. Recordar tantas y tantas cosas sólo en la memoria, porque el estadio ya no estará”.

“Y a la vez vamos a un estadio nuevo donde las facilidades van a ser mucho mayores que en el Calderón, con el club más cercano en todos los sentidos. Disfrutar de un estadio nuevo con mucho más ocio alrededor. Tenemos que aprender a quererlo, porque cuando lleguemos allí la primera vez va a ser algo extraño para todos. Es bonito que la gente ya quiere formar parte del nuevo estadio, que elija su asiento, que lo empiece a sentir como suyo. Al final la diferencia que va a tener con otros estadios es lo que haya dentro, que le podamos imprimir el sentimiento Atlético y ese cariño que se siente en el Calderón”, añade.

Por último Fernando considera que “va a ser una experiencia muy positiva. Está siendo uno de los objetivos de todos los responsables de esta área, que el sentimiento del club se pueda disfrutar como aficionado. Las escuelas, tiendas, el crecimiento global que está teniendo. Con el nuevo estadio tendrás la oportunidad de vivirlo en cada partido. Ya no es ir al partido corriendo y volver. Ir horas antes, disfrutar de ser Atleti, conocer a gente. Al final también, con un montón de cosas que hacer rodeado de Atléticos. Son cosas que el Calderón no nos puede ofrecer por la localización y ojalá que esto sea muy positivo”.


Web Oficial del Jugador

miércoles, 21 de septiembre de 2016

Barcelona 1 - Atlético 1

Resiste la roca
EL ATLETI ESTUVO MUY IMPRECISO EN LA PRIMERA MITAD PERO SUPO CONTROLAR EL PARTIDO EN  LA SEGUNDA


Resulta difícil negar la erótica del sufrimiento y el dolor. Pocos equipos se entregan a su propia angustia como el Atlético. Tensa los músculos del cuello cuando el agua alcanza ya los párpados. Rechaza toda llamada de auxilio y, lejos de lamentarse, busca la manera de darle esquinazo al sepulturero. Nunca es momento para una última palada. Siempre hay un motivo para seguir respirando. Sobrevivir es la manera más bella de vivir.

Quizá Diego Pablo Simeone pueda torturarse por no haber conseguido -hasta el momento- conceder al Atlético una Copa de Europa. Pero el imaginario rojiblanco lo mantendrá por siempre en la memoria por haber engendrado a uno de los equipos más singulares que se recuerdan. Asistir a los movimientos defensivos del ejército del Cholo resulta un espectáculo. Las ayudas defensivas se suceden, los hombres se mueven de izquierda a derecha como si estuvieran todos ellos atravesados por la barra de hierro de un futbolín. Un tormento para cualquiera. Bien lo sabe el Barcelona, eliminado por dos veces por los rojiblancos en la Champions.

Premio en la estrategia
La purpurina no suele bastar para derrocar al Atlético. Se requiere imaginación, esfuerzo y un trabajo táctico a la altura. Por eso hubo que reparar en la satisfacción de Luis Enrique y su ayudante, Juan Carlos Unzué, justo en el momento en que sus futbolistas celebraban como si no hubiera mañana el testarazo a la red de Rakitic. Ante la imposibilidad de fecundar desde el ataque estático, sin opción alguna al contraataque y con Messi siempre atrapado entre tres o cuatro rivales, los mares se abrieron en un saque de esquina.

Botarlo en corto llevó a los rojiblancos al repentino desorden. Iniesta aprovechó la tesitura para centrar al corazón del área pequeña. Filipe Luis no logró llegar a la marca, por lo que Rakitic, futbolista idóneo para este tipo de entuertos, pudo girar la cabeza con soltura para avanzar al Barcelona en el marcador.

Por supuesto, el Atlético, con todo el segundo tiempo por delante, se empeñaría en responder al golpe. Aunque para ello tuviera que aprovecharse de un sinfín de episodios desgraciados sufridos por el Barcelona. Ni siquiera se había alcanzado una decena de minutos de la reanudación y los azulgrana ya se habían quedado sin sus dos futbolistas capitales: Sergio Busquets, griposo, y Leo Messi, que sufrió una rotura en el adductor del muslo derecho que le apartará tres semanas de los terrenos de juego. El centrocampista, expuesto cada año a esfuerzos sobrehumanos, es el único al que el club nunca encontró recambio. Sin La Pulga, simplemente, este Barça pierde demasiadas veces su razón de ser. André Gomes y Arda hicieron lo que pudieron. Y a duras penas cumplieron.

Torres hacia Correa
Nadie huele la sangre como Simeone. Dejó por un rato a buen recaudo su traje defensivo, echó a volar a Correa y Torres por Gameiro y Saúl, y en un santiamén tomó el empate. El Atlético, centellente, sacó una falta sin que el Barcelona supiera demasiado bien qué hacer. Piqué vio pasar el balón bajo sus piernas, Torres intervino en el pase y Mascherano aceleró su descenso a los infiernos con un inoportuno resbalón. Aunque nada como ese chico maravilloso llamado Ángel Correa que hizo suyo el Camp Nou con un gol de los que no se olvidan. Un tanto con el que quizá debió soñar hace dos años en Nueva York, cuando los médicos pudieron extirparle un quiste que se alojaba en uno de los ventrículos del corazón. Una vez logrado el empate y mientras Griezmann ejercía las labores de un obrero más, el Atlético podía volver al origen. Es decir, a su inaccesible retaguardia.

Sin el sostén de Messi, los focos debían atender a Neymar. Aunque el Barcelona, con las urgencias propias de quien intuye el desenlace, sólo pudo entregarse a las jugadas episódicas. El brasileño, lejos esta vez de arabescos, exigió a Oblak por dos veces. El meta ni se inmutó. También estuvo cerca de atrapar el segundo gol Jordi Alba, cuyo disparo con el alma acabó marchándose por encima del larguero.

El Atlético, sin embargo, no diría adiós al Camp Nou sin que Godín pusiera a prueba los nervios de Ter Stegen. Y, sobre todo, sin recordarnos que pocos son capaces de quebrantar su fe.


Francisco Cabezas (ElMundo.es)

martes, 20 de septiembre de 2016

Previa Barcelona - Atlético


Al Camp Nou con la maquina engrasada
21/9/16   22.00   Camp Nou   M Partidazo
Después de los dos pinchazos en las primeras jornadas, el Atleti ha sabido encontrar los goles y su mejor versión de juego en el último partido de Liga. Toca aprovechar ese impulso en una de las visitas más complicadas de la temporada y que puede ser clave para la consecución del título. El Barsa no puede permitirse volver a pinchar en el Camp Nou.

domingo, 18 de septiembre de 2016

Torres es presente

Torres es presente

"Pasan los años, pasan los jugadores...", que diría el cántico, pero Torres sigue aguantando. Vaya que si sigue. Esta temporada le toca medir sus camino de 33 años con los Griezmann, Gameiro, Correa... e incluso Cerci. Hasta este sábado, el panorama no pintaba del todo bien: pese a contar con bastantes minutos, no fue titular contra Leganés y Alavés. Sí en Balaídos, donde el Atleti se reencontró con la victoria. Pero volvió al banco en Champions, saliendo a falta de algo menos de 15 minutos del final. Contra el Sporting tuvo 20, aparentemente no demasiado, llevado a la práctica más que suficiente: con dos goles, es el séptimo máximo goleador de la historia del Atlético.

Como todo delantero respira por los goles, al Niño le faltaba oxígeno. Ha tenido que esperar a la visita del Sporting para estrenar la temporada, con la presión que acarrea tantos partidos a cero, más aún soportando el peso del mito que es, la exigencia que impone el Cholo y la fuerte competencia que hay. Pero Torres siempre vuelve: lo demostró la temporada pasada, cuando hasta el Cholo dudó de él, para acabar siendo titular y ganarse a base de goles la renovación. Y lo ha vuelto a certificar contra el Sporting: llegó el minuto 69 y, si alguien vio algo de simbólico en su sustitución por Griezmann, una confluencia entre pasado y presente, Torres se apresuró en quitarle la idea.

Apenas había tenido tiempo de colocarse en el campo y ya estaba desmarcado en el primer palo para hacer el cuarto, definiendo de primeras una gran jugada de Correa. Pasaron los minutos y, antes de que muriese el partido, en el descuento, quiso ser él el encargado de tirar un penalti cometido sobre Gaitán. Y también fue gol.

Así que sí que le dieron de sí los poco más de 20 minutos que le puso Simeone. Lo que alguno, más con el currículo del de 'Fuenla', hubiera considerado las sobras del partido, fue para Torres una oportunidad, casi un regalo, y con tal ilusión lo disfrutó. Sus dos goles le ponen en 111, séptimo en la tabla de pichichis del Atlético de Madrid, por delante de Elícegui y a sólo dos de Adelardo. No es mal momento para visitar el Camp Nou...

Mario Cortegana (As.com)



GOLEADORES HISTÓRICOS DEL ATLÉTICO DE MADRID
GolesPartidosPromedio
1. Luis1723700,46
2. Escudero
170
3240,52
3. Campos1542440,63
4. Gárate1363270,41
5. Peiró1292190,58
6. Adelardo1135510,20
7. Torres1113190,34
8. Elícegi1101290,85
9. Juncosa1072170,49
10. Collar1042340,44