miércoles, 23 de enero de 2008

Dubai salve al Liverpool

JAVIER GÓMEZ MATALLANAS en su blog MaTA-dor
Los americanos dueños del Liverpool no tienen ni idea de fútbol. Los megamillonarios de Dubai seguro que no saben mucho más, pero fijo que dejan trabajar con tranquilidad a Rafa Benítez, que es lo que necesita el club de Anfield. Tranquilidad y dinero necesitan los Red, porque los americanos dueños del Liverpool andan apurados al no encontrar pasta para refinanciar el crédito con el que compraron el equipo. Y la salida que les puede quedar (de momento, la niegan) es vender a Dubai Internacional Capital. Esa inyección de dinero sería positiva en lo deportivo y en lo económico para el Liverpool.

Los aficionados de Anfield se posicionaron a favor de la entrada de los inversores de Dubai, y en contra de los americanos dueños, en el partido del pasado lunes ante el Aston Villa. Y el capitán Steve Gerrard vinculó el irregular rendimiento del equipo a la inestabilidad creada por las dudas expresadas y escenificadas por los americanos dueños del Liverpool sobre la continuidad de Rafa Benítez como manager. "No ha pasado sólo esta semana, lleva un tiempo así y es algo que no ayuda a los jugadores. Tengo que tener cuidado con lo que digo, pero realmente no ayuda al equipo", apuntó Gerrard tras el partido del lunes refiriéndose a las protestas de los aficionados contra los estadounidenses propietarios del Liverpool, añadiendo, Steve, que, aunque los jugadores deben hacer su trabajo "en el campo y apartar de la mente las cosas que suceden fuera del césped, a veces es imposible".

Los americanos dueños el Liverpool, que se llaman, por cierto, Tom Hicks y George Gillett, se han encontrado con la crisis económica como enemiga. Según publicaba ayer Expansión, “la dificultad que Gillett y Hicks afrontan para refinanciar el crédito de 270 millones de libras (356 millones de euros) que utilizaron para comprar el Liverpool ha desviado su atención de la posible necesidad de cambiar al entrenador del club para mejorar los resultados. El préstamo, que fue concedido por Royal Bank of Scotland, vence esta semana y los dueños del club buscan otras entidades dispuestas a financiarles. Gillett y Hicks quieren, además de los 270 millones de libras para amortizar el crédito pendiente, otros 80 millones de libras que permitan construir un nuevo estadio”. Lo que desean los aficionados del Liverpool es que no consigan la financiación que necesitan y entre en escena el grupo inversor de Dubai, que ofrece un dineral para entrar en el accionariado del equipo de Anfield Road. Posiblemente, sería lo mejor para Rafa Benítez, para Gerrard, Torres, Reina y compañía y, sobre todo, para el Liverpool.

No hay comentarios: