sábado, 19 de enero de 2008

Un día especial

Por Tgdor
Dado que hoy es un día especial para mí porque cumplo 21 años, me gustaría publicar una redacción que escribí sobre F.Torres en el momento en el que todavía no era oficial su traspaso al Liverpool, y aún quedaba la esperanza de que siguiera en el Atleti... en su Atleti...
Espero que os guste. No lo había publicado en ningún sitio, pero me he dado cuenta de que era un buen momento para sacarlo y demostrar el por qué de mi compromiso con este blog. ¡Un saludo amig@s!



F.Torres y yo en la jornada 38 del Campeonato Nacional de Liga. Temporada 2005-2006. At.Madrid 1-1 Betis (lo más cerca que he podido estar de "El Niño")



Fernando Torres

Alto y espigado, veloz a la vez que elegante, y maduro como un adulto de mediana edad. Le llaman 'el niño', pero en su interior de eso queda poco.
Nació en Fuenlabrada, un 20 de Marzo de 1984, y desde ese día hasta hoy, muchas han sido las ilusiones puestas en ese muchacho.

De familia humilde, con un abuelo atlético, y unos padres que le permitieron elegir deporte y le apoyaron sin atosigarle. Que él fuera feliz haciendo lo que le gustara, que entrenara porque era sano, y estudiara para llegar a ser alguien. Y mira por dónde, al final se le dio bien esto del fútbol. Ha llegado a ser todo para muchas personas, y no sólo de su entorno, sino también de otros rincones del país. Y en León estoy yo, una ciudad más bien pequeña. Jamás pude pensar que alguien podía levantarme de mi asiento, que una sola persona pudiera hacerme ver el fútbol de esa manera… de alegrarme por su éxito como si fuera el mío…. de identificarme con sus gestos… con sus sentimientos… y a veces hasta con sus pensamientos.
Nací madridista… pero la metamorfosis que he ido sufriendo en estos últimos años me parte el corazón en 2.

Cuántas veces sueñas de pequeño con jugar en un grande, y ganar al máximo rival en tu campo, meter gol y celebrarlo como si fuera el último tanto de tu carrera…? Pues eso mismo hacía el joven delantero atlético. Empezó de portero, y el destino quiso que le rompieran los dientes de un balonazo para que se diera cuenta de que había nacido para meter goles, no para evitarlos.

Una vez que se hizo adolescente, comenzó a jugar con las categorías inferiores de la selección, y ganó dos Europeos de los cuales fue protagonista. Unas finales soñadas…
De ahí al primer equipo de toda su vida… al Atlético de Madrid. Una llegada un tanto difícil con el equipo en el pozo de 2ª y un equipo por formar… pero ahí estaba él… para abrirse hueco… para demostrarle a su abuelo y a muchos niños de este país que a veces los sueños se cumplen…

Y Torres llegó a primera, debutando en el mismísimo Camp Nou. Sin suerte pero sin derrota… sin goles pero en silencio, sin hacer ruido. Como todo lo que hace. Una persona tan tímida como él, pero con un carácter en el campo más parecido al de un veterano que al de una joven promesa. Aguilera le guió hasta que le cedió el brazalete. Otro sueño cumplido, capitán de tu amado Atleti…
Y año tras año… decepción tras decepción… no has podido demostrar lo que vales aún con el Atlético en Europa. Más allá de las fronteras, de esas que tanto te anhelan… pero que espero nunca te vean. Porque tú eres de aquí… tu casa es ésta. Madrid, el Vicente Calderón… ésta es tu camiseta… aquí tienes tu brazalete… tu número 9… por el que tanto luchaste…

Nunca he tenido la posibilidad de verte… de hablar contigo… de decirte que no te vayas… de que ni te lo pienses… No quiero ser egoísta, y no sé si en tu lugar me hubiera ido ya… pero… si permanecieras siempre aquí, íbas a ser el mejor jugar de la historia del Atlético de Madrid seguro. Batirías todos los records…. Y merecerías algo más que un simple dvd con tus goles o un barato poster…

No pido tu canonización, pero sí el reconocimiento por una entrega…una pasión… y un corazón como el que nadie ha tenido llevando una camiseta… Yo de verdad… en serio te digo… que nunca vi una persona como tú. Te lo prometo. Ojalá algún día pueda decirte, “Enhorabuena… Ya eres campeón!” Porque sólo así me sentiría a gusto; tu frustración… es la mía, y como la mía… la de muchos. Si lees esto, que no creo, te darás cuenta de lo que un aficionado puede llegar a sentir por un jugador profesional de un deporte en manos de Sociedades Anónimas con intereses económicos y comerciales…. Y es que… con los sentimientos no se juega.



ATLETI: UN SENTIMIENTO, UNA PASIÓN INAGOTABLE

F.TORRES: AÚN SIN DEFINICIÓN

4 comentarios:

de tapadillo dijo...

Cabr... !!!! ¡Esta carta la publicaron en Colchonero sacada de su web personal, pocos días antes de que se marchara! ¡A todos se nos puso el vello de punta! ¡Así que eras tú!

Pues ahora voy a publicar otras de las joyitas que se escribieron por entonces.

de tapadillo dijo...

También la quise publicar, pero me daba miedo volver a bucear en los post de aquellos días, en los que se escribía de todo. Corcho, creía que esas cosas sólo las sentían los atléticos. Y a veces, hasta me sentía un bicho raro.

Preciosa y conmovesora carta.

21 añitos. Toda mi vida he sido la benjamina de los sitios a los que iba, y ahora me empiezo a sentir vieja (soy de la generación de Naranjito).

Aquí se pueden encontrar más mensajes escalofriantes dirigidos a Torres para que se quedara:

http://torresnosevende.blogspot.com/2007/07/dile-fernando-porqu-no-debe-irse.html

tgdor_ dijo...

Pues...se la mandé a la web oficial ahora que recuerdo...y si entras en algun post de aquellos días, seguro que está publicada con e nombre de tgdor. Segurísimo.
Yo entraba a menudo en colchonero, pero no me di cuetna si la publicaron con el enlace hacía el foro. Me alegra ver que te acordaras...creo que me solté bastante aquella vez que la escribí...
En fin, un placer compartirla. :)
Leeré las cartas que hay en ese enlace que has puesto y por supuesto las que has colgado en la entrada del día. Gracias por sacarlas hoy...me ha encantado Tapadillo.

juan dijo...

Yo también tengo una historia que contar al respecto de este post.

La foto del amigo Tgdor está tomada el día que el Liverpool le ganó la FA Cup al West Ham. Vaya partido. Perdíamos 0-2, empatamos y nos volvieron a marcar. En el último Gerrard metió un golazo increíble que nos llevó a la prórroga. Después hubo penaltys y Reina lo paró casi todo.

Una vez finalizado el choque, mi amigo Lover y yo nos fuimos al Calderón a ver ese partido con el Betis. Disfrutamos de vivir noventa minutos sin que nos importase nada lo que pasase en el terreno de juego, excepto el mero placer de contemplar fútbol.