jueves, 7 de febrero de 2008

España-Francia: Ambiente enrarecido

Por Tapadillo
Antes del partido hubiera firmado un empate a 0. Lo último que me esperaba era ganar. Cuatro debutantes, una defensa de suplentes, jugadores clave en baja forma o lesionados. Íbamos bajo mínimos. Encima, el único delantero enrachado se lesiona al cuarto de hora (esto empieza a ser preocupante. Desde hace medio año, Torres se lesiona en todos los encuentros de la Selección: ¿Raúl hace vudú con los delanteros españoles?)

Lo único que teníamos intacto era el centro de campo, y aún así, no es fácil soltarte en ataque cuando no te sientes seguro detrás. Que se lo pregunten al Atleti. Por eso los pases en corto y en horizontal, sin arriesgar el balón lo mínimo.

Pero lo que más me preocupaba era el ambiente. He estado escuchando el Canal Sur por la radio estos días, y de lo que menos hablaban en los especiales desde la Rosaleda, era de fútbol. El ambiente estaba muy, muy enrarecido. No se hacía más que discutir si Raúl debería regresar, si Albelda no debería estar convocado, si Luis debía dimitir, si se le veía mosqueado y abatido, si iba a durar más de dos telediarios. Supongo que eso también debió afectar a los jugadores. Y si se hubiera perdido, por mucho que fuera un amistoso, todo hubiera estallado.

Es de vergüenza esta campaña contra Luis Aragonés. En los dos últimos partidos de la Selección, nos clasificamos para la Eurocopa los primeros de grupo, dando además una lección contra Suecia. ¿A qué viene esta lluvia de críticas; a qué vienen esos comentarios tan envenenados? ¿Todo viene por el asunto Raúl y Guti? Con independencia de si los dos merecen ir a la Eurocopa por su estado de forma, si se cometiera una injusticia parecida con algún otro jugador que no jugase en el Real Madrid, ¿se armaría tanto jaleo? ¿Clamarían tantas voces por su regreso?

Esto me recuerda al caso que comenta José Manuel Díaz, en relación a Inglaterra: la decisión de dejar fuera a Beckham ha provocado ríos de tinta, pero nadie escribe nada a favor de Aaron Lennon que está en una forma magnífica, y tampoco ha sido convocado (y por cierto, que de Capello tendríamos que hablar laargo y tendido... otro que ninguneó a Torres en su día... Pobre Gerrard y pobre Inglaterra)

Me parece delirante que se presione de tal manera a un seleccionador, casi forzando su dimisión, sólo para que Raúl vaya a la Eurocopa. Sabiendo que el grupo es frágil de por sí, y que tantos cambios, tantas presiones, un entorno tan enrarecido, lo terminarían de hundir... ¡A las puertas de una Eurocopa! Y no sólo eso: también se rumorea que el puesto de Secretario Técnico se lo ha sacado la Federación de la manga, para poner en él a Fernando Hierro, nombrar a un Seleccionador apropiado, y asegurarse que Guti y Raúl vuelven a la Selección...

Bueno, Torres no tiene suerte con España. Qué ganas tengo de volverle a ver en una tarde gloriosa con la Roja. En casi dos años, sólo dos goles, y contra los rivales más débiles del grupo: uno a pase de la muerte, y otro de rechace... La verdad es que el último delantero que marcó un gol con la Selección fue Tamudo, contra Dinamarca. Tengo la sensación de que el juego de la Selección favorece que se luzcan los centrocampistas, pero no los delanteros; hasta los laterales están brillando más.

Bueno, espero que se esté guardando los goles para Junio. Antes del Mundial tampoco había hecho gran cosa con la Selección (quitando Bélgica y San Marino), y bueno, cuando se acopló y se sintió agusto...

5 comentarios:

Billie dijo...

Me alegré con la victoria de España... y también por Luis. Después todavía alguien se pregutará porque no ganamos nunca nada... pues es evidente porque no sabemos ni acatar lo que diga nuestro técnico.

Tapadillo dijo...

Creo que Red sobrevalora mis comentarios... Muchas veces sólo tengo cinco minutos para estar aquí; dejo un comentario porque los tïmidos en Internet nos soltamos con el teclado todo lo que no lo hacemos con la sin hueso; y no siempre me viene la inspiración, las buenas ideas y la soltura de palabras. Es que a veces dejo aquí un comentario sin muchas pretensiones, y al día siguiente me lo encuentro publicado como una entrada, al lado de entrevistas como la de Petón o de artículos de Matallanas; y veo que ni siquiera sé terminar las frases (emoticono vergonzoso...)

Bueno (otra muletilla), cuando tenga tiempo hablaré de Capello. Por cierto, en los foros del Liverpool están molestos porque, cuando Gerrard jugó como capitán con la selección inglesa, los aficionados le abuchearon...Y eso que el chico había dado una asistencia de gol. Parece ser que echaban de menos a Beckham. ¿Os suena de algo?

tgdor_ dijo...

Beckham? Prefiero a Stevie de "captain".

Como dice Billie, son ganas de ser rebelde porque sí. En fin...nos metemos en el charco nosotros mismos...asi no vamos a ninguna parte... en vez de remar apra el mismo lado...

Red dijo...

Tapadillo, no creo que sobrevalore tus comentarios.

Lo primero, es que en este blog falta opinión, hay demasiada noticia.

Segundo, no hace falta ser Sánchez Dragó para escribir en un blog.

Tercero, para mí, escribes bastante bien.

Cuarto, lees muchos foros, webs, ves T.V., oyes radio... tienes conocimiento de los temas que se tratan.

Quinto, sabes 'leer' el fútbol. Por ejemplo, en esta entrada das una explicación de por qué España jugó con excesiva horizontalidad.

Sexto, tienes muy buena memoria. Creo que te sabes de memoria todos los goles que ha metido Torres, te acuerdas de los comentarios injuriosos que ha recibido en los últimos años, los desprecios de la prensa...

Y ahora el tirón de orejas. Cuando quieras opinar, con textos amplios, publica una entrada, que nadie te va a decir nada. Como digo, se echa en falta más opinión. De todas formas, yo seguiré pegando los comentarios que crea interesantes.

Ya no voy a insistirte más en que recopiles todos esos desprecios o ninguneos hacia Torres, le harías un bien a él.

Te pido otra vez un email o una forma de contactar más rápida, como tienen los otros bloggers.

No tienes obligación de hacer nada de esto, que sepan los usuarios que lo haces gratis, y muy bien. Esperamos esa entrada de Capello je,je,je...

Tapadillo dijo...

Pues ahora que tengo tiempo, pero no creo que dé para una entrada. Lo que ví el año pasado de mister Cap..llo, no me hacer imaginarmelo como una buena persona. Más bien, un tipo hipócrita, mezquino y oportunista.

Todos nos acordamos de aquel derbi en el Bernabeu, la temporada pasada. Cappello se había pasado toda la semana previa comentando a la prensa el miedo que le inspiraba Torres, y que estaba centrado en buscar la manera de frenarle.

Llegó el derbi, y lo cierto, es que el Atlético jugó mejor, y mereció la victoria (aunque, como siempre, Raúl supo aprovechar la única ocasión clara del Madrid para marcarnos el golito de rigor). No fue un partido espectacular de Torres, aunque inició la jugada del gol de Mista, y dio tres o cuatro asistencias magníficas. Sin embargo, ¿qué es lo que apareció en la portada del Marca al día siguiente?

El Atleti le perdonó la vida al Madrid, pero... CAPELLO ACUSA A TORRES DE TRAMPOSO. Lógicamente, la primera parte del titular aparecía en letra minúscula; y la portada estaba ocupada prácticamente por el careto de Capello, confrontada con Torres.

La polémica vino por una jugada confusa, en la que Torres se revolcó en el suelo dando a entender que Sergio Ramos le había derribado con un manotazo, y que dejó al Madrid con uno menos. Capello acusó a Torres del típico "piscinazo. Ni qué decir tiene que Capello estaba intentando desviar la atención del mal partido del Madrid, y vaya que sí lo logró.

Algunos representantes del Real Madrid intentaron quitar hierro al asunto; hasta se declaró que Capello quería decir en realidad que Torres era un magnífico jugador. Pero una semana después, en una entrevista a Don Balón, Capello no sólo reafirmó esas acusaciones:

"Es un tramposo, y no me gustan los tramposos en mi equipo. Además, es un paquete. Ya le dije a Pedja Mijatovic este verano que no le fichara".

Posiblemente, nadie en Don Balón se acordaba de sus declaraciones anteriores al derbi, en las que hablaba del respeto que le merecía Torres. ¿Entonces no era un paquete? ¿O declaraba lo que le resultaba más ventajoso según las circunstancias?

Porque Capello se estaba aprovechando de las circunstancias. Aquel derbi se jugó justo después de que Luis Aragonés diera la primera lista en la que no aparecía Raúl; y toda España vio aquel partido como un duelo entre el antiguo emblema de la Selección, y el chico que iba a jugar en su lugar. Raúl marcó, y Torres continuó su maleficio. Ni qué decir tiene que los raulistas buscaban un chivo expiatorio, al que acusar de estar quitandole el puesto a su ídolo sin merecerlo, ¿y quién mejor que Torres? Uno de los jugadores más cuestionados de la Roja. Ese chico al que tanto odiaba la mayoría de los españoles, que marcaba tan pocos goles, que había jugado tan mal en la derrota contra Irlanda del Norte (evidentemente, todos se habían olvidado ya de su Mundial). Encima, no había comenzado la temporada con muy buen pie.

Las críticas que ya se asomaban, se convirtieron en un diluvio después de la derrota contra Suecia. Había que buscar un chivo expiatorio al que culpar de los males de la Selección; Raúl ya no estaba, los únicos elementos cuestionados que quedaban eran Torres y Aragonés. Tres días después, España apabulló a Argentina, en un amistoso en el que todos brillaron dando la cara por su entrenador, menos Torres. En medio de aquella fiesta de fútbol español, Torres fue sustituido tras el descanso; y el público de Murcia le despidió abucheándole. Qué lejos quedaba esa ovación en el Mundial, cuando salió a jugar contra Arabia Saudí. Él era el cáncer de la selección, el emblema de sus fracasos y de su baja calidad.

Ésas eran las ideas que se respiraban por aquel entonces. Capello sólo fue complaciente con esa corriente de opinión, aprovechándose de ella en su beneficio, para congraciarse con la mayoría de aficionados. De la misma manera que, cada vez que el Madrid entraba en crisis por alguna derrota, él señalaba hacia Ronaldo y Beckham, los dos jugadores de los que quería deshacerse. Es curiosa también su manera de referirse a Beckham: "No sé qué hace Beckham en el Real Madrid". Jugó con los prejuicios populares que había contra Beckham, y enseguida le colgó la etiqueta de chico guapo más preocupado por hacer anuncios que por jugar al fútbol. Qué casualidad que, una de las razones por las que el Madrid ganó la Liga, fuera que Capello decidió dar su brazo a torcer, y sacar a Beckham y Guti.