sábado, 29 de marzo de 2008

Lo que el Informe Robinson no contó


Nuestro blogger Stubbins publica en su blog una entrada sobre Alvarito Arbeloa, en el que linkea a un artículo de Arbeloa hablando sobre aquella maravillosa noche en la que rodaron el Informe Robinson.

Lo que Informe Robinson no contó

"Las estrellas fueron ellos. Me sentí como un hincha, como cuando era un crío... Me pasé toda la cena con la boca abierta como si abandonase mi condición de jugador por un momento"

Álvaro Arbeloa (Futbolista del Liverpool)


Por Álvaro Arbeloa en Media Punta.
Me ha escrito mucha gente comentando el reportaje que le hicieron a Fernando Torres en “Informe Robinson” y en el que tuve la suerte de estar presente. Me llamó Reina el mismo día porque querían que estuviésemos acompañando a Fernando en el reportaje, así que fui sin saber muy bien qué me esperaba. Sin duda, será un día que me quedará grabado para siempre. Allí, en el famoso restaurante Bar&Grill, tuve la suerte de conocer en persona a cuatro grandes jugadores del Liverpool que dominó Europa a principios de los ochenta. Kenny Dalglish, Graeme Souness, Sammy Lee y Michael Robinson.

Cuando vi el reportaje en casa me sentí un poco decepcionado por todo lo que se había quedado sin mostrar y que sin duda a la gente le habría encantado escuchar. Anécdotas, vivencias y recuerdos de jugadores que marcaron época como para hacer un documental se quedaron en aquella mesa.

La que mejor recuerdo fue la que nos contó Sammy Lee sobre la final de la Copa de Europa de 1984. Aquella final se disputó en el Estadio Olímpico de Roma. El rival, la Roma. Fue una auténtica encerrona. No se permitió asistir al partido a los hinchas ingleses por motivos de seguridad, así que la Roma parecía el principal favorito a llevarse el título. Cuando llegaron al estadio, Souness, el “gran capitán”, así lo llaman, les hizo salir al campo antes de entrar al vestuario. El estadio ya estaba repleto de hinchas romanos y él comenzó a saludar y a aplaudir al público. La pitada que recibió fue atronadora. Cuando entraron al vestuario se dirigió a sus compañeros y les dijo: “Esto es todo lo que pueden hacer, ahora ganemos el partido”. El partido acabó con empate a uno y fue el primero en la historia de la Copa de Europa que se decidió en penaltis.

Estoy seguro de que cualquier amante del fútbol habrá visto la imagen de Grobbelaar, portero de aquel Liverpool, tambaleándose de lado a lado de la portería como si las piernas le fallaran. La Roma falló el penalti y el Liverpool conquistaba su cuarto cetro europeo.

Nos contó Robinson que al ir a recoger el trofeo, Souness ni siquiera esperó a las felicitaciones y a que se lo entregasen, cogió la Copa para mostrársela a los tifossi que ya abandonaban el estadio... Para Dalglish supuso su tercera Copa de Europa y respiró tranquilo “porque ya tenía una para cada uno de sus hijos”. Esta fue una de las muchas anécdotas que pudimos disfrutar esa noche.

Nos trasmitieron de la mejor manera posible la grandeza de este club. Revivir la época mas brillante del Liverpool de boca de sus protagonistas fue algo excepcional. Tras brindar por los futuros éxitos del equipo nos despedimos de cuatro leyendas vivas del fútbol y no pudimos más que agradecerles el magnífico rato que nos habían hecho pasar.

2 comentarios:

tgdor_ dijo...

QUé bontia la anécdota...
Sin duda una final inolvidable que muchos aficionados y que los propios protagonistas no olvidarán.

A pesar de las dificultades, no cabe duda de que nada está perdido antes de tiempo.

Anónimo dijo...

Haber que aqui hay algo que no me cuadra ¿quien dice que no hubo ingleses? claro que habia y que eramos minoria tambien, pero habia joder si habia,que cuando acabo el partido lo note en mis propias carnes coño, porfavor no falseemos la verdad de la historia, y a Sammy Lee con todo mi cariño que se lo haga mirar ó Arbeola no supo traducir lo que dijo Sammy.