viernes, 7 de marzo de 2008

Matrix


Primero, pedir perdón a los que entren a un blog de fútbol y se encuentren una arenga política. Al ser un medio libre, gratuito, donde reina la libertad de expresión, me he tomado la confianza de escribir esta entrada.

Por Red
No sabía qué título poner a esta entrada que tenía pensada hace tiempo. Pero un amigo mío catalán, hace unos días, al charlar sobre los puñeteros debates de ZP y Rajoy, me dijo que 'En Matrix había arrasado ZP'. Al preguntarle '¿Qué es Matrix?', me dijo: 'Catalunya'. Y prosiguió: '¿No has visto la película?. Hay gente que vive en el mundo real, y otros en Matrix'. Y por eso esta entrada lleva el título de Matrix, refiriéndome al mundo ficticio en el que 'vive' un porcentaje muy alto de españoles. No me refiero a Catalunya, me refiero a ese mundo virtual de los que no ven la realidad.

Recuerdo un documental sobre el conflicto entre palestinos e israelíes, donde el actor Jorge Sanz, testigo directo de dicho conflicto, al ver a los judíos en el 'muro de las lamentaciones', rezando, vestidos todos iguales, haciendo aspavientos a la vez que oraban voz en alto, manifestaba, 'ahora comprendo lo que sucede aquí'.

Ese fanatismo lo he visto resucitar recientemente al ver a la gente agolpada ante la televisión para oír a Zapatero o a Rajoy. Cuando veo los mítines (debería escribirse meetings) repletos de gente con banderas, siento vergüenza ajena en esos momentos, no porque sea una cosa anormal el oír a un político, sino por esa devoción, esa sumisión ante un político. Las televisiones anuncian estos debates como si fuese un Real Madrid - Barça '¡Zapatero frente a Rajoy!' Di que sí, ayudando a calmar los ánimos...

En la vida he ido a ningún meeting ni he perdido el culo por oír a algún político. Pienso que ser partidista es absurdo, máxime cuando si se tiene dos dedos de frente, uno se da cuenta de que poca diferencia hay entre unos y otros. Se puede ser de derechas o de izquierdas, pero hay que saber ver lo que hacen bien y mal unos y otros.

Estoy harto de no tener ganas de hablar de política con mis padres, con mis hermanos, con mis cuñados, con mis vecinos, con mis compañeros del trabajo... y me he dicho '¿por qué no probar con los towermaniachs (torresadictos), como dice mi buen amigo Stubbins?'. Estoy seguro de que después de este artículo pocos simpatizantes me van a quedar.

Uno puede ser fiel al Liverpool, al Atleti, Al Barça, etc., porque lo haga bien o lo haga mal, hay que apoyarles como simpatizantes. Pero en la política, lo que haga esa gente a la que se le aplaude, se le llena plazas de toros con banderitas en la mano, se les dice guapos, bonitos, tesoros, etc., influye en la vida de los demás. Veo grave, insensato y ridículo rendir pleitesía a un partido político. Uno puede tener unas ideas, pero primero hay que predicar con el ejemplo, y segundo, ver la realidad, pues posiblemente esas ideas no las lleve a cabo el partido.

En España, una gran mayoría vota con un corazón engañado y manipulado. No votan algo en lo que creen, sino contra el partido supuestamente rival. -No me gusta llamar rival a ningún partido, aunque en este texto tenga que utilizar esta palabra más de una vez- Estoy seguro de que si se pudiese valorar la labor de un partido de uno a diez, los fanáticos de esa mayoría de la que hablo, preferirían que gobernase 'su' partido con una nota de 5, antes que el partido rival con una nota de 8. Y ante todo, hay que conocer, como mínimo, el programa de los partidos, y sus virtudes y pecados, y eso sólo se consigue leyendo, oyendo o viendo medios de comunicación de todas las tendencias. ¿Cuántos hacen eso?

A partir de ahora, todos los ejemplos que ponga, si no indico lo contrario, se pueden extrapolar al partido 'rival' y a sus simpatizantes.

Últimamente me tengo que callar ante simpatizantes de derechas cuando les digo que el PP está haciendo una oposición muy radical y destructiva. O cuando les digo que el pecado del PP ha sido no aceptar la derrota de Marzo de 2004. O cuando digo que la COPE es la emisora más radical. He sido recientemente criticado por defender que el homosexual nace y no se hace. O por criticar a los cazadores, que disfrutan matando animales. No puedo luchar contra molinos de viento. Cuando uno oye a periodistas de la COPE que todo lo que hace ZP, según ellos, está mal hecho, cuando oye a los miembros y simpatizantes radicales del PP decir lo mismo, se pregunta '¿Es matemáticamente posible que ZP lo haga todo mal?'. '¡No!' fue la respuesta que obtuve de mis compañeros de trabajo, radicales de izquierdas. Ya les tenía en mi terreno. Entonces, sin tiempo a pensar, les dije '¿Y el PP hace todo mal?'. 'No', fue su respuesta. Entonces hice un cálculo, y en 7 años que llevo con mis compañeros, los cuales hablan a diario al menos una vez 'de la última de Rajoy', 'de la última de la Esperanza' (me recuerdan a los atléticos más acérrimos que no saben vivir sin el Real Madrid), habrían tenido al menos 2000 conversaciones políticas. Entonces les pedí que me dijeran de esas 2000 conversaciones, no 100, no 50, ni 20 ni siquiera 10; les pedí una sola conversación en la que hubieran dicho 'Pues aquí tiene razón el PP, el PSOE no la tiene'. -silencio estilo José María García- NO ME DIJERON NI UNA, NO PUDIERON.

Aquí radica la gravedad del asunto. El 80% de los españoles son así de fanáticos. Yo pensaba en principio que su cerebro era dirigido por la COPE o por PRISA, entonces pensaba 'Cuando en ciertos asuntos hay discrepancias dentro del mismo partido, ¿qué pasará cuando estos fanáticos tengan que pensar? ¿Se quedarán 'colgados' como un ordenador?' Tenemos el ejemplo del llamado 'proceso de paz', donde pesos pesados socialistas se posicionaron claramente en contra. ¿Qué pensarían? Fue entonces cuando me di cuenta de que el cerebro de los fanáticos de derechas o de izquierdas no está dirigido por los que simpatizan con ellos, sino que se posicionan sistemáticamente según diga el rival. Es decir, su opinión es la contraria que diga su rival, y los argumentos los encuentran en los medios de comunicación, y no son capaces de leer de uno y otro bando, para sacar sus propias conclusiones.

Cuando uno no es capaz de ver la realidad, es que tiene un defecto mental ¿o no? Esto me recuerda a los casos de anorexia. Pensaba yo ¿cómo es capaz una chica de 15 años, que pesa 25 kilos con un metro setenta, verse gorda? Si la miden con una cinta y la pesan, le dicen su peso, y lo compara con el peso que según los médicos debe tener, ¿no se daría cuenta de que no está gorda? Pues no, es un problema mental.

Me gusta hacer trampas a los fanáticos políticos. Por ejemplo, me invento una noticia en la que el PSOE diga una cosa, y el PP se opone a ello. Es entonces cuando pido opinión a un grupúsculo de fanaticos del mismo bando. Todos opinan lo mismo (qué casualidad). Les digo que la noticia es inventada, y entonces me espero a que venga uno de su banda, y delante de ellos, cambio la noticia. El PP dice lo que decía antes el PSOE, y el PSOE se opone. Y todos comprueban cómo ahora el miembro de su 'secta' piensa lo contrario que ellos. Bueno, ¿creéis que son capaces de darse cuenta de su fanatismo? ¡Ni de coña! Lo dicho, es un problema mental. Os cuento otra de mis 'trampas' que he hecho en los dos bandos. Le digo a un simpatizante del PP, que ¿por qué en Extremadura siempre salía Rodríguez Ibarra? ¿Es que lo hacía bien o es que había mucho rojo en Extremadura? La respuesta es 'que hay mucho rojo en Extremadura'. Sibilinamente, espero un tiempo, y hago la siguiente pregunta a la misma persona ¿Por qué en Galicia siempre ganaba Fraga? ¿Lo hacía bien o es que hay mucho facha? La respuesta es 'que lo hacía bien'. Esta misma trampa se la hice a una compañera del trabajo, simpatizante del PSOE, e imaginaros cuáles fueron sus respuestas. Hoy unos critican al rival, pero mañana, si la situación criticada fuese totalmente igual, pero al revés, no serían capaces de ver la realidad.

Este problema mental, impide que si un Gobierno lo hace mal, se le castigue, y además siempre se reparta el poder entre dos partidos. ¿Es que no existe Izquierda Unida? ¿Y el nuevo partido de Rosa Díez, UPD? Sólo me faltaba ver el lamentable espectáculo de unos fascistas de izquierdas llamando fascista a Rosa Díez. Perplejo me quedé, de ver cómo a una auténtica socialista se la tilda de fascista. Primero hay que saber qué significa fascista, para que se den cuenta que hay dos clases de fascistas actualmente, los mismos fascistas y los llamados antifascistas, que utilizan la violencia al igual que sus 'rivales'.

La misma Rosa Díez, que ha sido ninguneada a lo bestia en esta campaña, dejándola sin aparecer en casi ningún medio, decía que hay que votar lo que a uno le gusta, no contra nadie. Lo que quiero transmitir es que hay que tener personalidad, pensar por uno mismo, leer varios medios y ser capaz de extraer uno sus propias conclusiones, que no te las tenga que sacar nadie. Los periodistas son muy listos, y raramente mienten, pero omiten lo que les interesa, y te cuentan verdades a medias, que casi es más grave que mentir. Y además, saben argumentarlas. Y los españoles, tan latinos ellos, en muy alto porcentaje esnifan esos argumentos y los hacen propios. Si lees El Mundo te puedes encontrar con la noticia de que el Gobierno del PSOE ha dado más dinero a la asociación de Pilar Manjón que a la AVT, teniendo la primera menos miembros que la segunda. Pero claro, si ese mismo día no lees El País, no sabes que la Comunidad de Madrid, gobernada por el PP, ha dado dinero a la AVT y no ha dado nada a la asociación de Pilar Manjón.

Hay que escuchar a Javier Nart, Pablo Castellanos, Ramón Tamames, o había que escuchar al fallecido Umbral, gente de izquierdas independiente, que cuando tienen que criticar a su partido lo hacen (como han hecho en esta legislatura). A quien no hay que oír, o lo justo, es a Jiménez Losantos, la mala leche en persona, o a Iñaki Gabilondo, el cómplice del 'tensionador' (según avanza este texto me voy quedando sin amigos...).

Es casi objetivo decir que el PP ha sido la peor oposición (destructivos totales) de toda la democracia, o que el gobierno de ZP ha sido el peor gobierno (nunca un partido en su segundo Gobierno había perdido votos). Nos encontramos en 2004 a un partido que no supo perder, y a un partido que no estaba preparado para ganar.

Hay que dar un voto de confianza a partidos como UPD. No podemos cerrarnos en banda. Es muy sensato tener ideas propias, y votar a lo que uno crea más conveniente. Lo que no es sensato es, por ejemplo, ir a favor de la pena de muerte y en contra del aborto porque es un asesinato. Como tampoco es sensato ir a favor del aborto y en contra de la pena de muerte. He conocido a ultraderechistas que en su decálogo incluían la lucha contra las drogas, y al cabo del tiempo los han detenido por tráfico de cocaína. He visto a gente de derechas, muy católicos ellos, conservadores, que se iban de viaje de negocios y cometían adulterio. He conocido a empresarios de derechas que tienen su panteón familiar, y que despedían a empleadas simplemente por ser gordas. He conocido a curas rencorosos, que no perdonan. A cristianos que no sólo no ponen la otra mejilla, sino que te inflan a hostias si les dejas. También he conocido a supuestos rojos que tienen a inmigrantes limpiándoles la casa como criados, pagándoles 'cuatro duros' en dinero negro. A rojos que viven en chalets, invierten en bolsa, echan horas extras y no donan un duro a la gente que lo necesita. He visto a rojos utilizar la palabra 'maricón' o 'lesbiana' de manera despectiva. A rojos que se ríen de los defectos físicos de la gente, machistas, xenófobos. A teóricos pacifistas deseando quemar a la gente, matarles, insultarles... ¿Dónde coño vamos con estas putas generaciones? ¿Por qué no tener, como yo, ideas de izquierdas y de derechas? Así por lo menos no te callan la bocaza tras enarbolar día sí y otro también la bandera de determinada ideología ¿No se puede ser apartidista -que no es lo mismo que apolítico?

En España somos casi todos iguales, nos mueve una sola cosa, el dinero. El dinero no está sólo en la derecha. Cuando el caso de los tránsfugas de la Comunidad de Madrid, el portavoz de Izquierda Unida dijo que ellos, los rojos, no sabían de ladrillos, que sólo sabían de letras. Al poco tiempo se descubrió su patrimonio, y tenía una inmobiliaria, con un montón de pisos en alquiler, en propiedad, garajes.... Si en Izquierda Unida hay dinero, ¿qué no habrá en el PP y en el PSOE? ¿Por qué creéis que la vivienda ha subido tanto? No interesaba pararlo, pues de ahí 'trincan' muchos políticos. Los teóricos fachas y teóricos rojos son muy parecidos, viven para ganar dinero enganchados al consumismo, al capitalismo más radical. Losantos era del Partido Comunista, Juan Luis Cebrián (El País) falangista, Víctor Manuel escribió una canción en honor de Franco ('Un gran hombre'), Sánchez Dragó comunista... Al final muchos de estos son igual de egoístas, tiranos e insolidarios. Por favor, no nos fijemos en ellos y pensemos en las generaciones que vienen. ¿Por qué no dejamos de tildar a unos de rojos o de fachas, si no hay apenas diferencia?

Estamos en manos de estos humanos con ese defecto mental, que siempre votan a los mismos, importándoles una mierda que el país vaya a mejor, sólo les importa que no gane ese partido al que sus papás les enseñaron que eran los malos. Y lo malo, y valga la redundancia, es que seguramente los genes que les hacen tener esa deficiencia mental, los transmitan a sus descendientes, manipulen a sus hijos, y seguiremos con una España de rojos y fachas. Por favor, dejad que vuestros hijos piensen por sí mismos. Menos mal que todavía hay españoles que son capaces de votar una vez a un partido y otra a otro cuando lo consideran oportuno. Podéis leer un artículo de Elena Herrero Beaumont donde explica cómo en Estados Unidos mucha gente cambia su voto. Unos pequeños extractos:

'un creciente número de republicanos, conocidos como 'Republicanos por Obama', muestra estas semanas su respaldo al actual candidato demócrata a la presidencia de los Estados Unidos, Barack Obama, siguiendo una dinámica tradición que refleja la virtud más sobresaliente de los estadounidenses: su enorme apertura.'

'Eisenhower destacó la capacidad de Obama para movilizar al pueblo norteamericano en los principios de unidad y libertad. Pero la conservadora fue más allá de las virtudes del candidato demócrata e hizo hincapié en una interesante tradición que ha marcado el devenir de la política norteamericana. Es la tradición de ver en momentos críticos de la historia del país a grupos de votantes de un partido apoyando al candidato del partido contrario, tal y como hicieron los demócratas por Eisenhower o por Reagan, cuando respaldaron a ambos políticos republicanos en sus candidaturas a la presidencia.'

'Es ciertamente inspirador ver cómo el establishment norteamericano, tanto liberal como conservador, por encima de su posición ideológica y de sus intereses, muestra en los momentos más críticos de su historia la lucidez y la apertura que mueven a este gran país hacia delante.'


A ver si de una vez copiamos los bueno de los estadounidenses, y no sus payasadas.

Que nadie se felicite el 9 de marzo por la gran participación (estoy seguro de que será así) en las urnas. Eso no será producto del gran espíritu democrático, sino del gran odio instalado en la mayoría de los españoles. Cuando gobernaba Felipe González, según avanzaban las legislaturas, cada vez votaba menos gente, hasta que las encuestas por primera vez dieron posibilidades a la derecha. Fue entonces cuando 'misteriosamente' aumentó el índice de participación. Se prefiere que no salga el oponente aunque se considere que el gobernante no lo esté haciendo bien.

Un cosa está clara, el 10 de marzo de 2008 no habrá ganado nadie, habremos perdido todos. Nos encontraremos con un partido que ganará por la mínima, con una oposición que no le dejará gobernar, y con dos españas cada vez más divididas. Sé que el 80% de los que hayan leído este texto estarán enfadados conmigo. Lo siento, pero ¿por qué no os miráis al espejo, os quitáis por un momento el chip de fanáticos, y veis el ridículo que hacéis?

He estado a punto de no colgar esta entrada porque el bestial asesinato del concejal socialista a manos de ETA me había quitado las ganas de criticar. Pero creo que si consigo que la gente se saque su fanatismo de encima, si tendemos a unir y a no destruir, a pacificar las cosas, mejor nos irá a todos. Perdón por este 'ladrillazo', y si hay comentarios, ruego que sean con respeto y talante. Un abrazo a todos y mi más sentido pésame para la familia de Isaías Carrasco.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Nas noches.

La verdad es que no me ha gustado nada tu post, es la primera vez que contesto aunque llevo tiempo viendo el blog, ya que es de las pocas formas de ver los goles de torres, pero no he intervenido.

Sinceramente no me gusta nada ver mezclado deporte y politica, creo que despues de ver precedentes como la Ex-yugoslavia o cuando Laporta abre el buzon creo que no deberia permitirse.

Dicho eso he de decir que tu post me parece que esta lleno de topicos baratos, de como somos los españoles, de cuan corruptos son los politicos...

Solo recordarte, antes de nada, que me gusta mucho el blog, pero para hablar estos temas deberias buscarte otros medios.

La politica es mucho mas que eso, hablar de fanaticos es injusto ya que puede haber gente que le guste realmente la politica, y les estas insultando, o acaso todos los que les gusta el futbol son fanaticos? tu eres un fanatico? fanatico significa no ser objetivo y estar nublado por una convicción, personalmente no me considero uno de ellos, asi que no nos metas a todos en el mismo saco.

La politica tiene facetas repugnantes, no lo voy a discutir, pero no todos son unos fanaticos o estan cegados ni todos comparten tu opinion, tu post es demagogo cuanto menos, e incierto en muchos casos, por favor nos sigas en esa linea y no mezcles cosas, no llames a catalunya matrix, sigue con tu labor en el foro y deja que cada uno haga el domingo lo que quiera.

El afan de ver lo negativo a veces no nos deja ver lo positivo que tenemos, en china no podrias escribir eso sin pasar por el calabozo, solo piensalo.

Red Howard dijo...

Hola. Respeto tu opinión de no mezclar política con fútbol. Aquí, en este blog, está junta pero no revuelta. No está mezclada. La verdad es que me ha costado publicarlo, pero en vísperas de las elecciones, y con tanta crispación, quería hacer ver a algunos que están colaborando en la división de las dos Españas.

- Hablo del 80% de los españoles, no de todos. Hablo de los que votan para que no salga el otro. De los que utilizan los razonamientos de Cope o Prisa y no piensan por sí mismos.

- Claro que hay gente que le gusta la política. Con ellos no me meto.

- Dices que 'fanatico significa no ser objetivo y estar nublado por una convicción'. Eso es. Meestoy metiendo con esos, no contigo o con los que son como tú.

- Insisto, lee bien el texto y verás como no me meto con todo el mundo.

- No llamo Matrix a Cataluña. Lo llama un amigo mío. Por Dios que no se ofendan los catalanes que no van por ahí los tiros. Llamo Matrix al mundo en el que vive ese 80% (a lo mejor son menos) de fanáticos de todo el territorio español.

- Y por supuesto que tenemos cosas positivas. He hablado de las cosas malas.

Creo que has leído el post muy rápido y te has 'encendido'. Vuelve a leerlo y verás que sólo ataco a una parte de los españoles. Éso sí, entiendo que a más de uno no le guste leer un post político en un blog de fútbol. Por eso empiezo pidiendo perdón, pero a veces no pasa nada por salirse de la línea editorial.

Red Howard dijo...

Para 'redondear' la tarde, nos hemos cenado con la noticia de que han encontrado el cadáver de Mari Luz, la niña de Huelva que desapareció recientemente. Jopé...

Anónimo dijo...

Artículo cuanto menos sorprendente Red. Personalmente, soy una persona al que le gustan los temas de política, arte, filosofía, historia, literatura... (éso que la mayoría de la gente y algunos de mis amigos califican como "aburridos"). La verdad que para corroborar lo que afirmas habría que relaizar una análisis histórico, político y social de la sociedad española. La apertura de EEUU se puede deber a que su historia es más corta (desde 1776) y su única guerra civil (la de Secesión con la victoria de los de Lincoln) no está tan presente como la actual. La circunstancia de la que hablas es muy compleja. Tu opinión me parece muy osada, pero muy valiente. Decir lo que piensas tras una larga refelexión (como se deduce viendo tu post) es de admirar. Más allá del contenido del mensaje (en el que no me voy a meter), yo te admiro por ser capaz de plasmar lo que piensas en un artículo. Me parece genial. Un saludo.

Anónimo dijo...

Perdón, quería decir que la guerra civil estadounidense no tiene un efecto tan cercano y extendido como el efecto actual de la guerra civil en España. Es que he tenido un problema con las líneas al escribir y me he hecho un poco lío... Saludos.
PD: Red, a los fanáticos de Torres siempre nos tendrás como amigos, que no te quepa las más mínima duda (al menos por mi parte)

Red Howard dijo...

Sergio, como ha dicho el buen amigo Xorn, el fanatismo es sinónimo de ceguera psíquica.

Seguro que cuando dices 'a los fanáticos de Torres' querrás decir a los simpatizantes de Torres, que no es lo mismo.

En este blog criticaremos el juego de Torres cuando haya que hacerlo (de hecho ya se han visto opiniones cuando ha estado flojo según nuestro punto de vista), y no le apoyaremos si no hay que apoyarlo. Tiene nuestro cariño, y como no es un político, aunque juegue un partido mal, le seguiremos queriendo.

Todos te hemos entendido, Sergio, seguro que no has querido aplicar el adjetivo de fanáticos, sino de seguidores, simpatizantes o torresmaniáticos (towermaniachs -como dice Stubbins). Un fuerte abrazo y espero que el texto no ofenda tanto como me estoy temiendo.

Anónimo dijo...

Tienes razón Red, lamento mi lapsus lingüe, y más en un texto en donde precisamente se recalca la diferencia que hay entre ambos términos. Por cierto, yo también veo y digo que Torres tiene partidos mejores y peores (como el del Reebook Stadium), así que supongo que seré un "torresmaníaco"...je,je como dice Stubbins. Por cierto, no se si lo sabeis, pero hoy se ha dado un nuevo acontecimiento que demuestra la grandeza de Fernando: le han otorgado el premio Barclays al mejor jugador de la Premier League de Febrero. Un saludo.