viernes, 19 de septiembre de 2008

Entrevista a Paco de Miguel

Comenzamos la publicación por capítulos de la entrevista que Juan LFC le hizo en Villarreal a Paco de Miguel. Los capítulos se irán añadiendo en esta entrada la cual se irá actualizando en cuanto a hora de publicación para que la veáis en lo más alto del blog.


Capítulo 1. Conversando con Paco de Miguel. ¿Quién es Paco de Miguel?

Por Juan LFC


Coincidiendo con la visita del Liverpool a Castellón para jugar un partido de pretemporada con el Villarreal, “Liverpool Madrid” tuvo el enorme privilegio de conversar durante más de dos horas con Paco de Miguel, preparador físico de nuestro equipo. Los detalles de lo hablado serán expuestos a lo largo de una serie de varios capítulos que hoy comienza, con una parte introductoria a modo de breve currículum vitae del que es responsable del estado de forma de Gerrard y Fernando Torres entre otros.

No hay ganas de dilatar por más tiempo la secuencia de textos que revelan ciertos secretos de la cocina de Melwood pero pero no sería justo empezar sin agradecer antes a Kily y a José sus brillantes gestiones para que el encuentro tuviese lugar. Aunque por mucho que se diga gracias nunca será suficiente, gracias una vez más. Y ahora sí, con todos ustedes, Paco de Miguel:

Lo primero de todo, nos gustaría que le explicases a los lectores tu relación con la preparación física, ya que llamándote Paco de Miguel, te pega más ser cantaor flamenco que otra cosa…

(Risas) Lo del flamenco mira, tengo una madre andaluza con lo cual… bueno, yo me dediqué a la educación física un poco por accidente porque siempre pensé ser militar. Era algo que me gustó siempre y tengo familia militar pero me dijeron que había una carrera que era INEF que estaba muy relacionada con la actividad física, y yo, que por aquel entonces era atleta, finalmente tuve que tomar la decisión. Me lo pusieron muy negro porque la idea que tenía era alistarme en la marina que era lo que me gustaba, ir a la escuela de San Fernando. Me dijeron que eran plazas muy limitadas, que era muy complicado y como el ejército de tierra tampoco me llamaba mucho pues hice INEF.

Ya que citas el atletismo, ¿cuál era tu prueba?

Yo me dedicaba al medio fondo. Primero ochocientos, luego mil quinientos y después lo intenté con el diez mil, pero ya era una distancia que se me quedaba muy larga. Mis marcas más o menos eran buenas pero tenía que entrenar demasiado y al final el sacrificio no merecía la pena. Eran tres sesiones al día, mucha exigencia y cuando te das cuenta de que ni siquiera te da para conseguir una mínima nacional...

¿Y lo del fútbol de dónde viene?

Cuando acabé la carrera, a través de familiares y personas que estaban vinculadas al fútbol, fui encontrando un poco ese camino hasta que empecé a entrenar a un equipo de tercera división, el Villaverde Boetticher y descendimos (risas). Me fui al San Fernando de Henares y en ese mismo año, cuando iba a empezar la pretemporada, me llamaron del Atlético de Madrid, del segundo equipo, y allí estuve tres temporadas. Tuvimos años muy buenos y guardo unos recuerdos preciosos del Atleti. De ahí me fui al Universidad de Las Palmas, de Universidad de Las Palmas a Getafe tres años, ascendí con el Getafe, luego Valencia y finalmente el año pasado el Liverpool.

Vamos cerrando esta toma de contacto. Háblanos un poco de tu historial como aficionado.

El fútbol siempre me ha gustado. Me ha gustado desde pequeño. Pasé toda mi infancia en Barcelona por traslado de trabajo de mi padre y siempre fui fan del Real Madrid, pero, a mi vuelta, empezó a suscitarme mucho más interés el Atlético de Madrid. Y estando en Barcelona el futbolista que tenía un poco idolatrado era Schuster. Era la referencia en aquella época y, aparte, yo llevaba el pelo a tazón como él. Luego le vi en el Atlético de Madrid y a partir de ahí empezó también mi afición por el Atleti.




Capítulo 2. Conversando con Paco de Miguel. Trabajando en Melwood


¿Cuál es el jugador que más te ha impresionado en cuanto a preparación física de todos los que has tenido?

Buf, es difícil pronunciarse porque, sinceramente, ha habido muchos, muchos, muchos. Me impresionó en el Valencia Miguel Ángel Angulo, un futbolista muy completo en todo. Porque lo malo de esto es que el que tiene una cualidad más pronunciada no tiene tanto de otra pero Angulo por ejemplo sí. En Getafe me impresionaron varios. Gica Craioveanu a sus treinta y seis años seguía siendo el más rápido del equipo lo cual era algo admirable. Bajaba de cuatro segundos en los treinta siempre que se hacía cualquier test. Era fabuloso. Y en el Liverpool pues es difícil también porque cada uno tiene una cualidad diferente pero es cierto que, quizá por la espectacularidad y el despliegue físico que muestra, me decantaría por Javier Mascherano. Creo que es un futbolista físicamente muy completo. El resto también lo son pero a él se le ve un poco más. Si pierde algún balón rápidamente sale a recuperarlo, le pone mucho ímpetu y desde fuera es más vistoso. Aún así en el Liverpool se vacían todos. Es una preciosidad de entrega física por parte del primero hasta el último y eso es algo con lo que he alucinado desde el primer día.

¿Se nota mucho el día que no juega Mascherano a la hora de recuperar a los jugadores?

En nuestro caso no, pero ¿sabes por qué? Porque somos un equipo que cada uno en su línea rinde mucho. Si no está Javier, entra cualquier otro que está más o menos a ese nivel. No se nota mucho. De hecho, nosotros tenemos el control de la intensidad, del volumen de partidos y demás aspectos y, sinceramente, juegue uno o juegue otro, las medias suelen ser buenas.

A mí particularmente me sorprende el físico de Pepe Reina.

Pepe Reina tiene una genética fabulosa. Lo que pasa es que él también es un enamorado del trabajo de fuerza pero, sobre todo, de tren inferior, de piernas. A él le gusta mucho porque cree en ese trabajo y porque se siente mucho más cómodo cuando lo hace. Pero es cierto que él, sin hacer mucho trabajo de tren superior, es un futbolista que está totalmente definido y, evidentemente, eso te lo da la genética. Es más, tiene un biotipo más que de futbolista caucasiano, de futbolista africano. Es curioso pero es así.

¿Hasta qué punto influye la pretemporada en la temporada?

Nosotros no creemos en la filosofía de trabajar mucho en la pretemporada para luego trabajar menos durante la temporada o que hay que trabajar mucho en la pretemporada para luego estar mejor en la temporada. No creemos mucho en ese concepto y optamos por trabajar de una manera más light, dejando bastante lejos aquellas pretemporadas al uso de volumen de carrera, de muchísima intensidad y de palizas, mañana tarde, y hacemos un trabajo muy similar al que hacemos durante la temporada porque al final, para nosotros son tan importantes los tres primeros puntos como los tres últimos. En la medida en que uno domina más las cargas de entrenamiento, las controla mejor unidas con las de partido y eres capaz de ir dando la dosis adecuada de cada estímulo durante todo el año, con pequeñas dosis, al final el nivel se mantiene mucho más estable y no se producen ni ascensos ni descensos en el rendimiento. Para nosotros la pretemporada forma parte de la temporada. No hacemos cosas muy distintas a las que luego hacemos durante el año.

¿Quién es el futbolista de la plantilla que cuando mandas hacer quince abdominales hace diez, escaqueándose claramente, y además se cree que no le has pillado?

Normalmente todos hacen todo. En el Liverpool no existe nadie que se intenté escaquear con eso. En otros equipos en los que he estado sí que había más de uno (risas)… pero en el Liverpool no os podría dar ningún nombre porque no lo hay. Es cierto que hay gente que se queja más que otra pero al final todo el mundo hace todo. Ahí no hay problema. Es una bendición para un preparador físico.

¿Tienes un plus en tu contrato en el caso de que el Liverpool fiche un jugador de las características físicas de Jan Molby?

(Risas) El contrato es el mismo. En todo caso, me darían un tirón de orejas si no les saco rendimiento. De vez en cuando tienes la desgracia, entre comillas, de que te toca pelear mucho con un jugador pues porque le cuesta más… hay gente que trabaja bien pero que al final, intentando cuidar mucho el peso, no termina de encontrarlo y es difícil, es más complicado de lo que parece… pero al final, sinceramente, en el fútbol actual hay muy poquitos casos de estos. En el Liverpool por ejemplo, todos los futbolistas están a buen nivel. No tenemos ningún gordito, gracias a Dios.

...



Capítulo 3. Conversando con Paco de Miguel. El entrenamiento invisible


¿Cómo harías para mantener en forma a tipos como nosotros que la relación que tenemos con el deporte se basa principalmente en la contemplación de partidos de fútbol tumbados en el sofá de casa o recostados en la barra de algún bar y siempre acompañados por una cerveza?

(Risas) Poco podría hacer porque al final depende de cada uno. Aquí ya sabéis que para estar en forma hay dos claves: una comer lo justo (que a todos nos encanta comer y a mí el primero) y la otra hacer ejercicio. Teniendo tiempo creo que es factible. Al final yo siempre digo que hay que incluir los hábitos de actividad física en los hábitos más básicos que tenemos de higiene, de sueño, de comer… y si lo incluyes como uno más no es tan difícil.

Cuando un partido se complica es habitual que nos dediquemos a comer compulsivamente patatas fritas o frutos secos para matar los nervios. ¿Hay alguno que el cuerpo asimile mejor o son todos ellos poco recomendables?

Los frutos secos son alimentos muy ricos en calorías pero también es verdad que son muy sanos. Las patatas fritas son horrendas. La mayoría de ellas están fritas con aceites muy poco sanos. Porque la patata en sí es un buen alimento. Evidentemente es un alimento con un índice glucémico muy elevado y si la cocinas, que la tienes que cocinar (yo no conozco a nadie que la coma sin cocinar), le aumenta mucho el índice glucémico, suelta mucho almidón y engorda. Engorda bastante.

¿El menú del restaurante de Carragher es compatible con la dieta de un deportista?

Sí, cien por cien… si no me mata (risas). He ido alguna vez y es comida más tipo americana… en la línea de las grandes franquicias americanas de combinar lo que es el deporte con la comida. Está bien, está bien.

¿Cuánto tiempo te llevaría poner en forma a Rafa Benítez?

(Risas) A Rafa lo que le sucede es lo que nos sucede a todos allí y es que, como estamos muy volcados en el trabajo, y en especial él que trabaja veinticuatro horas al día (es una cosa digna de admirar. He trabajado con muchos entrenadores pero nunca vi algo igual), no queda tiempo. El año pasado ha sido uno de los años que menos actividad física he podido hacer pero, ¿por qué? Porque tenemos mucha faena, estamos muy comprometidos con el proyecto y por supuesto, en este caso, la cabeza visible que es él y no le queda tiempo para mucho más. Aunque también es verdad que está pregunta se contesta sola porque Rafa es licenciado en INEF con lo cual él se puede poner en forma perfectamente solo.



Capítulo 4. Conversando con Paco de Miguel. Hablando la lengua de Shakespeare


Sabemos que Rafa tiene prohibido hablar en castellano en los entrenamientos. ¿Te ha pillado alguna vez hablándolo?

Mi nivel de inglés es normalito, entonces, cuando a algún jugador español en algún momento le he tenido que decir algo en español porque me era más rápido y me salía mucho más fácil, pues lo he hecho y no me ha caído bronca. Aunque sabemos que no le gusta y por eso estamos mejorando el inglés a marchas forzadas todos. Nos está ayudando mucho eso. Al final hay que sobrevivir.

Hay ciertos músculos que son de difícil diferenciación e incluso pronunciación en castellano. A mi modo de ver, destacan entre todos ellos los abductores y los aductores. ¿Es más sencillo el asunto en inglés?

Vamos a ver, los músculos aductores, con “d y d” son realmente los que cierran la cadera y sin embargo, los abductores con “b” son los que la abren. En inglés normalmente cuando hablamos de “adductors” es simplemente los que cierran que en realidad en español es igual, el músculo que se llama así es ese. El otro pertenece a un grupo que se le da el nombre de la función que realiza y engloba a varios.

Cuando vamos a una entrevista de trabajo y nos preguntan por nuestro nivel de inglés siempre decimos que es medio-alto tanto hablado como escrito. En tu caso, cuando te llama Rafa para trabajar en Liverpool, ¿qué respondes acerca de este asunto?

Lo mío fue distinto porque yo a Rafa no le conocía de nada y él se informó por otras vías hasta que contactó conmigo (pensando que podía ser la persona que podía llevar esa función). Benítez habló con mucha gente, la gente con la que habló le dijo que mi nivel de inglés era bueno. Entonces cuando me llama me pregunta: “bueno, me han dicho que el nivel de inglés muy bien” y digo “no, muy bien no. Entiendo prácticamente al cien por cien (eso es cierto, ya fui así) pero hablar no lo hablo. Lo hablo en indio y no hablo, esa es la verdad”. Entonces ya cuando quedé con él y estuvimos en Liverpool pudo percibir que no entendía todo como dije porque allí se hablaba algo distinto a lo que yo había escuchado pero que no tenía ningún problema para entender a la gente y que luego al final el hablar va saliendo.

Leí en el libro de Guillem Balagué “A season on the brink” que en una ocasión Benítez quiso advertir a un jugador que estaba realizando disparos a puerta que tuviese precaución con el viento pero que debido a un error de pronunciación este entendió que debía beber menos vino (confusión entre la ronunciación de “wind” y “wine”. “Be careful with the wind y be careful with the wine). ¿Te ha pasado alguna anécdota parecida?

Sí, me han pasado muchas porque al principio como lo que más cuesta es pronunciar bien, los jugadores se cachondean bastante. Hay una muy buena y es que yo siempre incido que, en los ejercicios que hacemos, la espalda siempre esté recta. Entonces yo les decía “back straight” y añadía “boys”. “¡Back straight boys!”. Y empezaban todos con el cachondeo con el grupo musical “Backstreet Boys”. De hecho he tenido que cambiar la forma de decirlo porque si digo “Back Straight” ya se oye por ahí “Backstreet Boys”. Ya los tengo que dejar por imposibles. Sobre todo Kuyt. Kuyt me castiga con eso muchísimo. Pero al final, cuando voy acelerado, me sale.



Capítulo 5. Conversando con Paco de Miguel. Una temporada en el Liverpool


Cuando el Real Madrid llamó a Joan Plaza para confirmarle como primer entrenador del equipo de baloncesto, éste le pidió a su mujer que le hiciese una foto en el lugar exacto donde había atendido esa llamada. ¿Te inmortalizaste de igual manera una vez que mantuviste la primera conversación con Rafa?

Lo mío fue un poco curioso. Yo estaba en casa, en Madrid (bueno, no vivimos exactamente en Madrid. Vivimos en un pueblo que está en el límite de Madrid y Guadalajara, en una casa en pleno campo). Había estado el día anterior en Almería, me había entrevistado con Unai Emery porque habían pensado en mí para trabajar en el Almería y a las nueve y media de la mañana sonó el teléfono, número privado, no se me olvidará, lo cogí y me dijo “¿Paco de Miguel?”, “Sí”, “Soy Rafa Benítez, ¿puedes cogerte un avión de aquí a una semana? Quiero que nos conozcamos”, dije “Vale”, si tenía que ir nadando lo hubiese hecho. Así fue. Y cuando colgué, me dice mi mujer “parece que has visto un fantasma, ¿quién era?”, digo “Rafa Benítez”, “¿Y qué quiere?”, “¿Pues qué va a querer? Que le pinte las puertas de su casa. ¡Qué va a querer!”.

Asocia una vivencia de tu etapa en el Liverpool con cada una de las cualidades físicas básicas. Empecemos por la fuerza.

Fuerza sería la grada de Anfield. Anfield. Anfield es pura fuerza. Lo que ahí se vive… yo que sé, después de catorce años en el fútbol es muy difícil de explicar. Creo que no hay una afición con más fuerza. Es pura fuerza, es admirable.

Resistencia

Resistencia… el volumen de trabajo, cómo está todo el mundo implicado… tienes que estar muy resistente para aguantar ese ritmo y luego estar lo suficientemente hábil y fresco para que no se te escape ningún detalle y que todo esté en orden.

Velocidad

La rapidez con la que todo el mundo que trabaja en Melwood te hace sentirte como en casa. Es un proceso muy rápido. Me impactó mucho. El llegar a un entorno de trabajo y con qué rapidez ves a todo el mundo apoyándote y cuando te quieres dar cuenta dices “esto ha sido mucho más fácil de lo que yo pensaba”. Que suele ser una de las tareas más complejas cuando llegas a un lugar nuevo. Y desde el primero hasta el último. Desde el jardinero hasta cualquier persona de las oficinas. Es una gran familia.

Flexibilidad

La actitud tan receptiva que tienen los jugadores hacia el trabajo que se hace. Creo que son muy flexibles. Yo he trabajado con otros grupos y en éste he encontrado algo especial y es que se amoldan perfectamente a lo que se plantea. Yo estoy convencido de que muchas de las tareas que nosotros tenemos el placer de poder hacer y acometemos sin ningún problema, en otros equipos algunas serían complicadas. Es un grupo muy flexible.

¿Tu familia en España sigue al equipo con la misma devoción que le seguimos nosotros?

Por supuesto. Mi hermano es un gran aficionado al fútbol (jugó al fútbol y llegó a tercera división) y todas las semanas, cuando jugamos, una de las primeras llamadas que realizo es a él para ver como lo ha visto. Entonces está obligado a verlo porque luego me tiene que dar la crónica. Y mi madre poniendo velas a todos los santos que les tiene a todos locos. Como digo yo “ya tienes a los santos locos” (risas).

Una curiosidad, ¿de qué equipo es tu hermano?

Él siempre fue del Madrid también, pero desde que yo trabajé en el Atlético de Madrid se hizo un poco atlético y, según me confesó el otro día, este año se saca el abono.

La zona de banquillos de Anfield hace que os sentéis muy cerca de la gente dando pie, imagino, a infinidad de anécdotas con tus vecinos de grada. ¿Podrías rescatar alguna?

Yo recuerdo algo que también me chocó en una ocasión y fue que había un aficionado que estaba… no insultando, porque allí la gente es mucho más respetuosa, pero estaba increpando de algún modo, un poco más de lo que allí es habitual (que sería lo habitual en España), estaba alzando un poco la voz y metiéndose con alguien del otro equipo (no sé con quién jugábamos). Y recuerdo perfectamente que uno de los policías que estaba aquí a un lado se vino de frente a nosotros, le señaló y le dijo “schhhhh”. Ya no le sentí más. Increíble.

La ropa que utilizáis en los entrenamientos está personalizada con las iniciales de vuestro nombre. ¿Tienes algún familiar o amigo cuyo nombre coincida en dichas iniciales con el tuyo y que además vista la misma talla que te haya pedido alguna vez alguna prenda? Yo me llamo Juan Morán por lo que compartimos la “M”. Tal vez podría hacer un apaño.

Ya te regalaré algo y si lo llevas a un buen sitio igual te pueden quitar la “P” (risas). Lo de la ropa es cierto que es algo bonito porque está hecho con un significado claro y es que la gente en Melwood tenga identificado a todo el mundo de una forma rápida y accesible. Cuando hablábamos (antes) de la rapidez con la que la gente te hace parte del proyecto y parte de lo que es la vida del propio club, las siglas de la camiseta ayudan mucho. Porque cuando te presentan a mucha gente, al principio no tienes la referencia de cómo se llama todo el mundo y al final, las siglas, las miras y dices “ah, sí, éste era…” y al final te ayuda. Y por otro lado yo creo que le da un toque de distinción y te haces más responsable de tu ropa. Porque cada uno tiene que ser responsable de su material. Los jugadores tienen que serlo y nosotros también. Si dejo una sudadera tirada y aparece “PM”, evidentemente la he dejado yo, con lo cual la culpa es mía y tendré que asumir las consecuencias.


Capítulo 6. Conversando con Paco de Miguel. Guía turística de Liverpool


Hay mucha gente que lee "Liverpool Madrid" que tiene planes para ir a Liverpool no sólo a ver un partido sino también a hacer una visita por la ciudad. Haznos una guía rápida de la misma indicándonos qué casa de algún miembro de la plantilla o del cuerpo técnico sería buena para, en primer lugar, ir a comer:

Yo no he tenido el privilegio porque nosotros la vida con los jugadores fuera de Melwood no… intentamos no mezclarnos pero, por lo que percibo y lo que me cuentan, Torres trae muchos productos de España de buena calidad. No sé cómo se lo monta pero consigue marisco, consigue cosas que aquí no aparecen ni de coña por ningún lado. Yo creo que la casa de Torres puede ser un buen sitio para comer.

Para ir a tomar una cerveza.

En casa de Xavi Valero (nota del editor: entrenador de porteros). Porque es un gran apasionado de las cervezas, un tío de mundo y siempre que vas te saca algún tipo de cerveza que te dice “mira, prueba ésta que…”. Y yo que no tenía ninguna afición a la cerveza pues ahora con éste, me va a buscar la ruina. Y es un buen sitio. Monta un entorno agradable, te da buena conversación. Ahí no tengo dudas.

Para ver un partido de fútbol.

Esta es difícil. Te diría en casa de Rafa pero pasaríamos de estarlo viendo un poco como aficionados a hacer un análisis exhaustivo de lo que está pasando. Entonces casi que la descarto. ¿Sabéis qué pasa? El concepto de apasionado del fútbol y que lo viva con… es que no se manifiesta allí porque como somos todos profesionales yo creo que va por dentro. No os podría decir una persona porque no hay nadie que lo manifieste de una forma especial. Todo el mundo intenta mantener un poco la calma. Si os fijáis, además, yo tampoco soy una persona que celebra mucho los goles pero, ¿por qué? Porque el momento, te alegras (que te alegras. Yo hay goles que los he celebrado…) pero desde el momento en que marcas el gol hasta que acaba el partido pueden pasar tantas cosas... Yo creo que casi todos somos gente que estamos muy centrados y no detectas que alguien digas… bueno quizás sí. David Bygroves. Es la persona que se encarga del staff en Melwood. Es un chico inglés, habla bastante bien español y se encarga también de acomodar a las familias y demás. Es un gran núcleo en Melwood. Es buena ayuda para todos. Y él sí que de vez en cuando te hace preguntas de futbolero. “Me voy a poner la camiseta y me voy a ir a tomar una cerveza”, “David, que trabajas en el Liverpool. Mantén el tipo”. Yo para mí, esto es un hincha hincha.

Para ir a dormir. Tengo entendido que Xabi Alonso vive en la zona de Albert Dock. ¿Puede ser una buena opción?

Sí, lo que pasa que no es una zona muy tranquila… sinceramente no sé deciros.


Capítulo 7. Conversando con Paco de Miguel. El desenlace


Yo todos los días que juega el equipo desayuno cereales en una de mis tazas del Liverpool. ¿Tienes algún ritual similar?

Creo que en el fútbol en general casi todo el mundo es supersticioso. Yo antes tenía muchas manías. Ahora la única que tengo es que siempre uso el mismo reloj para los partidos de Premier, FA Cup y Carling, y en Champions cambio el reloj. Ya lo hacía en Valencia y lo sigo haciendo aquí.

¿Qué nos puedes decir de tu museo? Nosotros tenemos cerca de cincuenta camisetas del Liverpool. ¿Tú, cuántas tienes? ¿Tienes algún objeto, camiseta, foto, etc. que guardes con especial cariño?

Si os digo la verdad, vivo en una casa bastante grande y tengo zonas de sobra para poner recuerdos pero no es algo que me llame la atención. Es una cosa que nunca me he explicado muy bien y lo hablo con muchos compañeros y con mucha gente. No sé bien por qué. Todos los compañeros que se dedican a esto lo tienen pero yo nunca he sentido tampoco mucha inquietud por esto. Tengo camisetas de jugadores que de forma voluntaria me han dicho “oye, esta para ti” y las guardo con cariño pero nunca las he expuesto. Y lo que nunca he hecho en ninguno de los equipos en que he estado es pedirle la camiseta a ningún jugador.

¿Y tus amigos te piden que les consigas camisetas de ciertos jugadores?

Mucha gente…es una cosa increíble. Pero yo, como no lo pido para mí pues tampoco lo pido para los demás y siempre contesto lo mismo. Ellos tienen sus compromisos y para el jugador también pues… imaginaos si les pedirán camisetas a ellos. Y ellos realmente tienen una camiseta por partido, no tienen más y luego todas las que tienen que regalar las tienen que pagar.

Sexo antes de los partidos. ¿A favor o en contra?

Con esto siempre ha habido controversia. Yo tenía un compañero médico en el Atlético de Madrid que decía que era bueno pero sin llegar a eyacular (risas). Yo decía “eso debe ser la rehostia de malo” pero el tío decía que sí, que se podía conseguir. Hablaba unas cosas rarísimas, le gustaba la medicina china… le tengo un cariño, porque es un tío majísimo. Pero él sostenía aquello. Sinceramente, creo que el sexo por sí mismo tiene un desgaste y una actividad y entiendo que eso, antes de tener el cuerpo muy activo y en máxima tensión a todos los niveles, desde el sistema nervioso hasta sistemas musculares, creo que no es bueno. Yo no lo aconsejaría. Pero esto es como todo. Hay jugadores que tienen hábitos que no son buenos pero los llevan haciendo mucho tiempo y si les gusta… yo recuerdo a David Villa que se tomaba para merendar, si jugábamos por la tarde, un vaso de leche con Cola Cao enorme. La leche sabemos que es superindigesta y antes de jugar al fútbol tomar leche es horrendo. Pero luego el tío se salía en el campo. Leche, Cola Cao y lo que haga falta.

Estamos buscando un corresponsal para el blog entre los jugadores y el staff técnico del equipo. ¿Quién es el más internauta del grupo al que poder ofrecerle el puesto?

Es complicado porque no hay tiempo. Yo me entero de lo que pasa en España cuando llamo a casa, una vez cada diez días. Y me matan cada vez que llamo. Mis padres, todo el mundo: “nos tienes olvidados”. Me entero más en casa por mi mujer, pues cuando llego, a lo mejor ha tenido algún hueco y me dice “éste ha fichado por no sé quién, el otro por tal…” y me pone un poco al día. No le gusta el fútbol nada pero desde que está uno en esto pues al final… yo salgo de casa a las siete y media de la mañana, todos los días, y raro es el día que entro antes de las siete de la tarde. Y las siete en Inglaterra ya es tarde. Ese es el ritmo.

El año pasado estudié el nivel I del curso de entrenadores de fútbol pero, para obtener el título es necesario presentar un informe de prácticas consistente en la descripción de sesiones de entrenamiento realizadas como técnico en algún club. Debido a mis obligaciones profesionales me resulta imposible poder trabajar con ningún equipo. ¿Podrías dejarme alguna memoria para copiarla y superar definitivamente mi fase de iniciación?

Hombre, yo lo único que te puedo dejar, si quieres, son todas las sesiones nuestras en memoria y, eso sí, luego me tengo que marchar porque me despiden.

Para finalizar, me gustaría que me firmases mi libro de preparación física.

Sin problemas.

Muchísimas gracias. Ha sido un placer. Lo hemos pasado realmente bien.

De nada. Saludos y suerte para todos.















Epílogo 1. ("Hola Paco, soy Juan")


La tarde antes de que el Liverpool instalase su cuartel general en Castellón llamé a Paco de Miguel. Tuvimos una conversación breve pero efectiva. Quedamos en hablar pasadas veinticuatro horas para concretar nuestra cita. Justo después de colgar el teléfono intenté imaginar lo que le habría pasado por la cabeza a nuestro preparador físico después de que un individuo llamado Juan que afirmaba ser editor de un blog se hubiese comunicado con él. Supuse que sería una buena pregunta para la entrevista que debía realizarle: ¿Qué pensaste cuando cogiste el teléfono y escuchaste aquello de “Hola Paco, soy Juan”?

Cuando María llegó a casa después del trabajo le conté lo que me traía entre manos. Salimos a dar un paseo y fuimos hablando de qué se le pregunta a un profesional del entrenamiento deportivo. De aquel escenario romántico salieron preguntas como “¿Quién es el jugador que cuando mandas hacer abdominales se escaquea y además se cree que no le has pillado?” o “Asocia vivencias de tu etapa en el Liverpool a las cualidades físicas básicas”. La cosa empezaba a coger cuerpo y me fui a la cama relativamente satisfecho.

A la mañana siguiente puse rumbo al Este en compañía de Lover. Gracias a que es un guionista de prestigio, aprovechamos el viaje para darle la forma a definitiva a los asuntos que debíamos tratar con nuestro entrevistado. Ya sólo nos quedaba cerrar definitivamente la cita. Otra vez tocaba tirar de teléfono y decir la famosa frase “Hola Paco, soy Juan”. Desde el autobús del Liverpool recibimos el OK para presentarnos en el hall de un céntrico hotel castellonense con la grabadora preparada.

Diez minutos antes de que el reloj marcase las nueve y media de la noche nos encontrábamos cenando un bocadillo de pollo con queso mientras perfilábamos todo el material que teníamos pensado exponer y cómo exponerlo. No bastaba con disparar nuestra batería de preguntas. Había que transmitir el espíritu que caracteriza al blog de buen humor, pasión por los rojos y exquisita educación. Fue por esto que, pese al calor agobiante de aquella zona del Levante, lucimos camisetas de vestir del Liverpool y vaqueros en lugar de equipaciones de juego combinadas con bermudas. Casi nos da un pasmo pero somos embajadores del club y tenemos que dar buena imagen allá donde vamos.

A la hora convenida llegamos al punto de reunión y Paco de Miguel nos recibió con una sonrisa de oreja a oreja dispuesto a responder pacientemente nuestro cuestionario.





Epílogo 2. ("Les ha invitado el señor que está hablando por teléfono")


Para aquellos que no tienen el gusto diremos que Paco de Miguel es un tipo excepcional. Pese a que no nos conocía de nada, nos atendió como si fuésemos amigos suyos de toda la vida. Tal fue la amabilidad, simpatía y disposición del que ya consideramos uno más de la familia de “Liverpool Madrid” que llegamos pensando que, en el mejor de los casos, tendríamos media hora como mucho para dirimir nuestras inquietudes y nos fuimos dos horas después habiéndole regalado un disco de Pop Robinson. Que gente como Paco de Miguel trabaje para el Liverpool es una suerte pero sobre todo es un orgullo porque, además de buen profesional, podemos estar seguros de que siempre dejará el nombre de nuestro club en buen lugar.

Y al hilo de personajes que representan al Liverpool con categoría, a la hora de pagar las consumiciones estuvimos lentos y Paco se nos adelantó haciéndose cargo de la cuenta. No habíamos asimilado todavía la vergüenza por nuestra torpeza cuando el camarero volvió con el dinero y dijo “les ha invitado el señor que está hablando por teléfono”. Miramos a la barra y ahí estaba Sammy Lee con el móvil en la oreja. Me pregunto cuánta gente podrá decir que una leyenda de Anfield les ha invitado a una bebida. Aunque eso sí, como bien nos confesó posteriormente, se hacía cargo de todo porque nos había visto tomando tónica, agua sin gas y un refresco de cola. Si hubiese descubierto una cerveza en la mesa otro gallo hubiera cantado.

En definitiva, fue una velada inolvidable y por la que le estaremos eternamente agradecidos a Paco de Miguel, nuestro preparador físico.

Nota: una vez revelada la intrahistoria de la entrevista, se da por finalizada su publicación no sin antes hacer una mención especial a nuestro amigo Octavio, el cual no pudo compartir con nosotros la experiencia debido a los siempre inoportunos motivos laborales.

13 comentarios:

Jony dijo...

Juan, te sales por todas partes. A mi me parece interesantísimo esta entrevista y sobretodo de la manera en la que se plantea, de auténtico crack. Espero con impaciencia el siguiente capítulo.

ina9red dijo...

Me encanta ^^ se plantea super interesante la entrevista. Espero que los demas capítulos sean igual de buenos. Que majo parece el tio.
Muy buena Juan ;)

indi dijo...

Cómo me gustan las preguntas que le haces Juan. Debe ser una persona muy accesible y profesional. Somos unos privilegiados con tus aportaciones al blog. Enhorabuena.
Saludos!!

juan dijo...

Gracias por las felicitaciones.

También podéis seguir la entrevista en http://www.liverpoolmadrid.com que lleva un capítulo de adelanto xD.

de tapadillo dijo...

¡Mis patatas fritas noooooooo! ¡Arggggggggh!

Anónimo dijo...

Qué gracia lo de las anécdotas con la pronunciación.

El jugador que entendió que debía beber menos vino, pensaría ¿qué mal lo debo estar haciendo! Supongo que no sería Gerrad, porque pegando al balón hay pocos como él.

Y lo del cachondeo con los Backstreet Boys también muy bueno. No me imaginaba yo a Kuyt caldeando el ambiente en los entrenamientos. Eso le pega más a Pepe, que seguro es de los que mejor ambiente hace en el equipo.

tgdor_ dijo...

jajajajaja. Lo último de Kuyt me ha encantado. Qué mamón!

ina9red dijo...

Jajaja Que bueno Kuyt ! Idolo xDD

Anónimo dijo...

esta ruta no la echo nunca la proxima vez que vuelva a casa prometo recorrerme este circuito....tiene que ser la leche ja ja ja ja.

Anónimo dijo...

- Para ver un partido de fútbol.

Esta es difícil. Te diría en casa de Rafa pero pasaríamos de estarlo viendo un poco como aficionados a hacer un análisis exhaustivo de lo que está pasando. Entonces casi que la descarto.

Jajajajaja, brutal.

de tapadillo dijo...

Cómo no se va a comer bien en la casa de Torres, con todo el aceite de oliva que le regaló el ayuntamiento de Villatorres después de la Eurocopa... (bueno, al menos eso se comentó en los periódicos, no sé si se los harbán entregado ya). Como algún día a Carra se le ocurra servir en su pub pan con aceite, o esas tapitas de jamón serrano que encarga al Corte Inglés, todo Liverpool se va a olvidar del Fish and Chips.

de tapadillo dijo...

Cómo no se va a comer bien en la casa de Torres, con todo el aceite de oliva que le regaló el ayuntamiento de Villatorres después de la Eurocopa... (bueno, al menos eso se comentó en los periódicos, no sé si se los harbán entregado ya). Como algún día a Carra se le ocurra servir en su pub pan con aceite, o esas tapitas de jamón serrano que encarga al Corte Inglés, todo Liverpool se va a olvidar del Fish and Chips.

de tapadillo dijo...

Cómo no se va a comer bien en la casa de Torres, con todo el aceite de oliva que le regaló el ayuntamiento de Villatorres después de la Eurocopa... (bueno, al menos eso se comentó en los periódicos, no sé si se los harbán entregado ya). Como algún día a Carra se le ocurra servir en su pub pan con aceite, o esas tapitas de jamón serrano que encarga al Corte Inglés, todo Liverpool se va a olvidar del Fish and Chips.