viernes, 26 de septiembre de 2008

Everton, máxima rivalidad

Por Ariete
Estamos ante unos de esos partidos especiales que se dan todos los años. Los partidos de máxima rivalidad elevan la tensión hasta el límite. No hay nada mejor que ganarle al vecino y pasarse el resto de la semana recordándoselo. Lo malo es cuando te gana, entonces es mejor irse de la ciudad una semanita y esperar que escampe. Pues mañana, a la hora de la comida, el Liverpool visita Goodison Park esperando repetir la victoria de la temporada pasada, para poder recordárselo durante los próximos siete días.

El Everton es, en cierto modo, responsable de la existencia del Liverpool al dejar de usar Anfield Road como su estadio en 1892, al no llegar a un acuerdo económico con el propietario del terreno. Este hecho propició la fundación del Liverpool F.C.. Los "toffees" son uno de los equipos con más solera y prestigio del fútbol inglés. Fundado en 1878 fue uno de los integrantes de la primera liga en 1888. Competición que ganó por primera vez en 1891. Actualmente es el cuarto club en el ránking de ligas ganadas con nueve. También tiene en su palmarés cinco Copas, ocho Supercopas y una Recopa de Europa. Curiosamente aún no tiene en su poder la Copa de la Liga, siendo subcampeón en dos ocasiones.

De la mano de David Moyes intenta convertirse en una alternativa a los cuatro grandes. La temporada pasada se postuló para hacerlo en esta campaña al quedar en el quinto lugar, en el escalón inmediatamente inferior a los puestos más codiciados de la clasificación. Parecían en el buen camino, sin embargo este inicio de temporada no está corroborando lo apuntado en la pasada.

Comenzaron muy mal la liga al perder en su estadio ante el Blackburn por 2-3. Parecían recuperarse al vencer al recién ascendido West Bromwich Albion por 1-2. Sólo fue un espejismo, en la siguiente jornada caían de nuevo en Goodison Park. El Portsmouth se impuso con claridad por 0-3 en un pésimo partido del Everton. En las siguientes jornadas ligueras mejoraron sus números, coincidiendo con encuentros ante los otros recién ascendidos, al vencer al Stoke City por 2-3 y al empatar en el KC Stadium ante el Hull City (2-2). Pero volvieron a las andadas en la Copa de la Uefa, empate en Goodison ante el Standard de Lieja (2-2), y en la Carling Cup, eliminados a manos del Blackburn (1-0). Hasta ahora parece que sólo obtienen buenos resultados ante los recién ascendidos.

Puede que una de las causas de este irregular inicio hayan sido las lesiones padecidas por algunos de sus jugadores más creativos (Cahill y Pienaar) y que los fichajes llegaron muy tarde, ya con la liga empezada.

La estrella del equipo sigue siendo el español Mikel Arteta. Cerebro del equipo y encargado de que los demás también jueguen. Sin embargo, sobre todo en los primeros partidos, Moyes lo situaba en la banda derecha, donde pierde mucho potencial futbolístico. Escorado a una banda pierde su capacidad para dirigir el juego del equipo, sin que exista ningún otro jugador capaz de hacerlo. Lógicamente el juego del Everton se resiente considerablemente ya que ni Jagielka ni el joven Rodwell tiene calidad para hacer jugar al equipo.

Este problema parece solventarse con la llegada del ecuatoriano Segundo Castillo (cedido por el Estrella Roja) y, sobre todo, del belga Marouane Fellaini procedente del Standard de Lieja y por el que han pagado 15 millones de libras. A sus 20 años está llamado a liderar el resurgimiento del fútbol belga, y cuando esté adaptado totalmente al fútbol inglés será un gran complemento para Arteta. A pesar de su altura, mide 1,94, es ágil con el balón en los pies, distribuyéndolo con criterio. Y en las jugadas a balón parado es un auténtico peligro debido a su altura, consiguiendo goles con facilidad. Ya se enfrentó al Liverpool en la previa de la Champions con el Standard, dejando muestras de su calidad.

La llegada de estos jugadores, unida a la recuperación de Cahill, supuso la desaparición del centro del campo de Jagielka, pasó a jugar de central, y de Rodwell que pasó al banquillo. Ahora el centro del campo de los "toffees" es otra cosa con jugadores como Arteta, Cahill, Castillo, Fellaini y Osman. Ahora tienen más calidad y pueden jugar un fútbol más coherente que el mostrado en las primeras jornadas, en el que había hasta siete jugadores de corte defensivo en el once inicial, una barbaridad.

Sorprendentemente este equipo está encajando muchos goles en estas primeras jornadas. Hasta ahora no ha terminado ningún partido con el casillero a cero, a pesar de tener, bajo mi punto de vista, una de las mejores defensas de la Premier. Howard es una garantía bajo los palos. Y jugadores como el central nigeriano Yobo y el lateral-central izquierdo Lescott son una garantía para cualquier equipo. Si a ellos le sumamos la experiencia en el lateral derecho de Phil Neville y la contundencia en el centro de la zaga de Jagielka nos da como resultado una línea defensiva dura de pelar, al menos en la teoría.

El otro fichaje estrella de esta temporada ha sido el delantero francés del Manchester United Louis Saha, que viene a cubrir la baja de Andy Johnson traspasado al Fulham. Por ahora sólo ha disputado 45 minutos en liga y el partido completo de la Carling Cup. No se si Moyes se atreverá a colocar a dos delanteros ante el Liverpool. El nigeriano Yakubu parece fijo, lleva ya tres goles en este inicio de campeonato. Veremos si Moyes arriesga alineando a ambos o seguirá apostando por el 4-5-1 habitual hasta ahora.

Lo que está claro es que el Liverpool no puede dejarse más puntos en este inicio de campeonato si no quiere que sus rivales comiencen a abrir hueco en la clasificación.

No hay comentarios: