jueves, 24 de junio de 2010

Entrevista a Torres


"No hemos venido a dudar, sino a ganar"


Orfeo Suárez para El Mundo

Fernando Torres es uno de los grandes ídolos del Mundial en Sudáfrica. Así lo comprueba el enviado especial del diario El Mundo a Potchefstroom, donde mantuvo un interesante encuentro con el '9' que peleará el viernes con Chile por un sitio en octavos de final. En esta jugosa entrevista, Fernando Torres analiza al detalle todos los vértices de la actualidad que rodean a la selección española en el Campeonato del Mundo.

Cuando pedimos a un joven policía que se coloque delante de Torres, le tiembla la voz. Se acerca como quien lo hace a un monarca. Le impone mirarlo de frente, pero el jugador le da una palmada y, en su perfecto inglés, lo saluda. Al acabar, cruza su mano con la del agente con gesto guerrero, de piel roja, y le da las gracias. ‘Thank you’ Se retira con la cabeza baja y nos dice: “Es mi ídolo”.

Lo es de muchos más en Sudáfrica, como Torres comprobó en la Copa Confederaciones o cuando jugó en Durban, acompañado por los gritos de la afición local, negros en su mayoría. Fue como el ‘Ali Bumaye’ escuchado por Muhammad Ali en su combate contra George Foreman, pero esta vez dirigido a un blanco pecoso con aspecto de Tintín, el mismo que comparte carteles en Soweto con Drogba, Nelson Mandela o Desmon Tutú. Sin Sudáfrica y casi si africanos en el Mundial, este icono es un valor para España por lo que puede aportar si se reencuentra y por lo mucho que le quieren.

- ¿Qué siente cuando escucha gritar su nombre en esta parte del Mundo?

La verdad es que ya siento este mundo como el mío. Me sucede también cuando visito Asia. Esto acaba de empezar y no todo ha salido como esperaba. Por eso me siento en deuda. Cuando veo todo ese cariño hacia mí de tantas personas, cómo me quiere gente que vive a miles de kilómetros, siento que debo devolverles algo.

- Gente que tiene muy poco

Pero muchas veces los que menos tienen son los que te dan lecciones de felicidad.

- Continúe

Te das cuenta cuando los ves esperarnos hasta las tres de la mañana, después de un partido, en el hotel para darnos la bienvenida, cantando y bailando. Es gente que lo ha pasado mal en el pasado de este país y para mi es un orgullo que disfruten con nosotros.

- ¿Conoce la historia de Sudáfrica?

Siempre que voy a jugar a algún Torneo me intereso por el país. He leído cosas de su historia, de la lucha de Nelson Mandela, y por eso hemos de valorar el esfuerzo que hacen por salir adelante. Este Mundial es la oportunidad de que se sientan totalmente integrados en el mundo, es una inyección de optimismo impresionante. Más allá de las dificultades y de unas infraestructuras a las que no estamos acostumbrados, hay que hacer un esfuerzo y apoyarles con lo mejor de nosotros. Este país, y toda África, nunca tendrá palabras suficientes para agradecer a Blatter habernos traído aquí.

- No hay duda de que está usted implicado moralmente. ¿Pero cómo está físicamente?

Muy satisfecho, porque después de jugar casi todo el partido contra Honduras, no tuve ninguna molestia. Una señal de que la rodilla está perfecta. Esperábamos alguna pequeña reacción, por lo reciente de la operación, pero no se ha producido. Todo lo contrario. Es un problema menos en el que pensar. Me siento preparado para todo, para jugar esta tarde si es necesario.

- Hay una puesta a punto final, ese ajuste de las medidas que quizá le faltaron, la finura, en una palabra, que sólo dan los partidos.

Seguro, pero es normal, porque en los últimos tres meses he jugado 90 minutos en tres partidos. Por eso el futbolista necesita jugar. Puedes entrenar todos los días, pero los partidos son otra cosa, cambia la intensidad y los rivales te someten a pruebas diferentes. Es el fútbol de verdad. Entiendo que ese proceso lleva su tiempo, pero ahora tiene que ser rápido. Esto es Mundial y no hay espera posible.


- ¿Por qué desaprovecharon tantas ocasiones contra Honduras?

No se pueden marcar todas... (sonríe). Lo importante, sin embargo, son las ocasiones. Si las provocas, el gol llegará. ¿Cuántas veces las tenemos y no entra el balón? Muy pocas. Pasó contra Suiza y no tiene por qué volver a suceder. Lo malo es lo contrario, lo que le ha pasado a Francia, por ejemplo. Ver que el equipo no llega.

- Casi todas las grandes selecciones europeas, salvo Holanda, tienen apuros o los han pasado.

Estamos un poco sorprendidos. Se juegan tantos partidos al cabo de una temporada que los equipos que tienen menos futbolistas en las ligas europeas llegan más frescos. En el continente americano, además, disputan muchos partidos en su fase de clasificación, lo que les permite trabajar más tiempo tácticamente. Cualquier selección es madura en ese sentido...

- El mejor ejemplo es su próximo rival.

Claro. Chile tiene muy claro lo que quiere hacer, a partir del planteamiento de un entrenador (Marcelo Bielsa) muy inteligente y con experiencia en distintas partes del mundo.

- ¿Qué saben de Chile?

Hemos visto vídeos, aparte de los dos partidos de nuestro grupo. Juega con tres centrales atrás, nada más, pero puede que contra nosotros cambie y parta con cuatro defensas. Su principal virtud es que llega con mucha gente al área contraria, hasta con seis o siete jugadores. Ver cómo se incorporan es impresionante. Eso multiplica el peligro, porque hay siempre jugadores preparados para el rechace, para la segunda jugada. Nosotros vamos a tener que estar juntos cuando ellos recuperen el balón. Va a ser un partido trampa, porque a ellos les sirve el empate e inicialmente eso les hará sentirse cómodos. Esperarán y aprovecharán la velocidad en las contras. Si marcáramos pronto, haríamos nuestro el partido, sería lo ideal, pero eso no siempre ocurre. Va a ser nuestra segunda final. Si ganamos, empezará de nuevo el Mundial.

- Tienen una posibilidad de pasar a octavos con el empate...

Pero mejor no pensarlo. Ganar es el único objetivo. Dicho eso, Honduras tiene algunas cosas buenas si le dejan espacio y Suiza no podrá jugar como lo ha hecho hasta ahora si quiere la victoria.

- ¿Depende el estilo de un sistema, de las posiciones?

El estilo, en mi opinión, lo define la posesión y la vocación ofensiva, tener la pelota y querer atacar, crear ocasiones. Lo demás son variantes dentro del mismo estilo. Puede ser con Silva e Iniesta por dentro o con Mata, Navas o Pedro por fuera. Esa variedad es un lujo para España. A partir de ahí, la decisión es del entrenador y nada más que del entrenador. Si jugamos, bien; si no, apoyar a quienes lo hagan. Aquí no es cuestión de cuestionar un sistema u otro. Si lo hacemos, nos equivocaremos. Hemos venido a ganar, no a dudar, y para eso hay que estar unidos. Esa fue la clave del éxito en la Eurocopa. Hay que aislarse de las opiniones, del exterior, y apoyar al entrenador.

- ¿Qué pasó en el primer encuentro? ¿Falta de intensidad?

Quizá pudo ser uno de los motivos. Sabíamos que nuestro juego nos daría ocasiones, pero no entró el balón. En el fútbol no siempre se cumple el guión, por eso es tan bonito. Lo importante es que la selección no se desesperó. Acabó con su juego, no colgando balones, y es para estar orgulloso. Ojalá esa derrota nos haya venido bien. La exigencia no nos asusta.

- Se le nota más maduro. ¿Es la paternidad?

(Sonríe) Es posible. Valoras más unas cosas y te tomas menos en serio otras. Cuanto mejor estás en tu vida personal, mejor rindes en la profesional. Este año he tenido una mala experiencia con las lesiones, pero el tiempo que he jugado, me he encontrado mejor que nunca. Estaba liberado, porque si sabes que lo que más te importa está bien, sales al campo a disfrutar.

6 comentarios:

tapadillo dijo...

Seguro que, en cuanto alcance su mejor forma, deslumbrará. Pero quiera Dios que, cuando alcance esa forma, España siga en el Mundial.

Jugará la primera mitad, como Honduras. Por un lado, necesita minutos. Y por otro, por muy torpón que siga con el balón (en una entrevista deja ver que le está costando lo suyo familiarizarse con el jabulani), se chupa todo el marcaje, y Villa está más suelto para sorprender desde la banda. El problema es que Torres sería el que se comería todos los marrones.

Aunque lo que no me gusta nada, es que, para que pueda jugar él, Silva y Cesc parezcan condenados al ostracismo. ¿Dónde están esos tres jugones, que eran el santo y seña de la España de la Eurocopa? Aunque la culpa no la tiene precisamente Torres. La tiene esa dichosa obsesión por el doble pivote. Que lo puedo entender en algunos partidos, ¿pero como algo innegociable, tal como lo plantea del Bosque? ¿Se puede variar jugar con interiores o con extremos, con uno o dos delanteros, pero el doble pivote ni se toca? Pues ya podemos rezar para que incluso con el doble pivote las cosas salgan bien, porque, a juzgar por las palabras de Del Bosque, va a estar en todos los partidos.

Para una vez que nuestras queridas bestias negras de cuartos, Italia y Francia, están eliminadas en fase de grupos...

tapadillo dijo...

Y quiera Dios que España llegue lejos en el Mundial, porque nunca había imaginado que nos tuvieran tantas ganas.

Me acuerdo de que, cuando ganamos a Italia en cuartos, y luego ganamos la Eurocopa, curioseaba por foros ingleses y franceses, y todo eran buenas palabras para España. El grupo les parecía simpático, y celebraban que por una vez, ganase un equipo que apostase por un estilo diferente. Sin embargo, ahora nos odian. Y no solo los americanos, que entre lo del pasado colonial, y las empresas españolas que los saquean, es lógico que deseen quedar por encima de nosotros en todo. Son los europeos también.

Y todo esto no creo que se deba única y exclusivamente a los bocazas y prepotentes de nuestra prensa. Porque periodistas que menosprecian al rival, los hay en todos los países (me acuerdo de las portadas inglesas caricaturizando a los españoles, cuando nos enfrentamos a ellos en la Eurocopa del 96).

Casi todo el planeta está deseando que nos demos el batacazo en el Mundial para chotearse de nosotros. No se atienen a análisis serenos, como por ejemplo, que media España está lesionada, y al entrenador le ha dado de repente por cambiar los esquemas. Casi todo lo que se ha escrito sobre España va para ningunear a los jugadores (¿Quiénes son Iniesta y Xavi? La magia del Barca se debe únicamente a Messi), ningunear al estilo, y ningunear la capacidad en general de los españoles para hacer algo grande.

daviniaaa dijo...

Yo también espero que españa siga para que el pueda deslumbrar más que no dudo que lo hará, le hace falta minutos está claro y aunque se coma los marrones tss da igual tiene que estar ahí. A mi tampoco me gusta eso de que silva y cesc estén en el banquillo del bosque sabrá. Y es cierto que parece que todo el mundo ahora odia españa, sincertamente creo que es como envidia puede parecer tonto pero es lo que parece por lo menos ojala se puede llegar lo más lejos posible.

Panorama Fútbol dijo...

Parece que Fernando Torres conoce bien a Chile.

Chile es intensidad y presión, tampoco dejan lugar para la pausa. Presionan en el campo contrario para quitar tiempo y espacio al oponente. Sufren en el repliegue porque pierden su estilo. Si sube la calidad sufren, ya que viven para provocar y no para evitar. Marcelo Bielsa suele apostar por una defensa de tres centrales y su principal problema es que no cubren toda la anchura. Además, se desgastan físicamente porque su presión es incesante y dejan muchos espacios a la espalda de su línea defensiva.

Personalmente, creo que no será un rival sencillo (y no lo digo por tirar de tópico). Tendremos más espacios, pero ellos tocan bien el balón y no nos dejarán estar cómodos.

Un saludo desde Panorama Fútbol

tapadillo dijo...

Contra Chile jugamos un amistoso hace dos años. Aunque fue un partido precioso, en el que los dos equipos salieron a ganar, y los chilenos nos pusieron en aprietos, España terminó imponiendo el fútbol de la Eurocopa, y deslumbró. Incluso Torres marcó uno de sus mejores goles con España, tras un jugadón de Xavi, muy al estilo de los que marca en el Liverpool.

El problema es que, por entonces, teníamos a todos los jugadores de la Eurocopa, y en plena forma. Ahora, entre las lesiones, la falta de forma de algunos jugadores, las nuevas tácticas, y el bajón anímico de la derrota contra Suiza... no va a ser tan fácil.

Hasta estoy empezando a creer que se puede jugar bien incluso con el "doble pegote", como lo llaman algunos. Contra Polonia salimos con la misma alineación que contra Suiza, y mal no lo hicimos. Lo que cambió principalmente fue el espíritu. En la Condomina salimos a comernos a los polacos; contra Suiza salimos "esnortados". Iniesta lograba irse de todo el mundo, y sus compañeros se aprovechaban de los huecos que creaba; pero contra Suiza estaba solo en la banda, y ni Silva ni Villa podían asociarse con él... Contra Polonia, cuando teníamos una oportunidad, no perdíamos segundos valiosísimos en controlar y pensar si disparar o pasarla. Aunque claro, supongo que no es lo mismo la defensa de los polacos que la de los suizos.

Pero aún así, sigo sin entender porqué este hombre es tan reacio a aprovechar todos los jugones. En la Confederaciones, había momentos en los que el juego de España estaba atascado, y pedía a gritos sacar a Cesc para darle más fluidez; pero del Bosque no hacía ningún cambio... Silva tampoco jugó mucho. Suponía que se debía a las lesiones. Pero en este Mundial parece que sigue en la misma línea. Contra Suiza, cuando las cosas empezaron a pintar mal, el primer revulsivo en el que se pensó no fue Cesc, fue Navas...

No entiendo porqué lo que le ha dado tan buenos resultados en la fase de clasificación y en los amistosos, lo desecha cuando llegan los partidos serios.

El hecho de que, desde el principio, estuviera dispuesto a quitar a otro jugón más (Silva) para poner a Torres en cuanto estuviese recuperado, eliminando casi toda la línea de tres cuartos, que era vital en la España de la Eurocopa...

Lo de Senna, sigo sin comprenderlo. ¿Que era un riesgo llamarlo, porque había estado lesionado casi todo el año? ¿No asumía el mismo riesgo con Torres, Fábregas o Iniesta? ¿Era preferible llevar en su lugar a un chico nuevo que no va a jugar ningún minuto en el Mundial? Si veía que Senna era duda, ¿por qué no buscó a alguien que pudiera cumplir con la misma función, en lugar de intentar hacer el apaño con el doble pivote, condicionando el resto de la alineación? Comprendo que dejar a Xabi Alonso en el banquillo le parezca un desperdicio, ya que es un gran jugador, y puede aportar mucho. ¿pero porqué no le apena del mismo modo desperdiciar a jugadores como Silva o Fábregas?

Bueno, que hay cosas que no entiendo, aunque como diría Torres, no tendría que opinar de lo que no conozco. Mañana, lo importante es que salgan con la misma alegría, confianza y hambre de gol que les caracteriza, y que está por encima de dibujos tácticos.

Anónimo dijo...

Tapadilo, la mejor analista del blog, todo un lujo leerte.