jueves, 10 de junio de 2010

Un Mundial de anuncio

Raúl Piña. ElMundo. Una oportunidad para que te vean. Rentabilizar que durante un mes cada cuatro años toda la atención está puesta en un país, en un terreno de juego. El Mundial no sólo es el escaparate perfecto para los futbolistas. También para la publicidad, que como previa a la disputa del campeonato muestra su ingenio, la idiosincrasia de cada país o el potencial de las grandes marcas y patrocinadores.

Es uno de los mejores momentos para hacer ruido. Bien por los protagonistas, por la creatividad, la producción, la puesta en escena... La publicidad aprovecha el Mundial de 2010 para mostrarse de una manera diferente. Con más libertad e ideas nuevas.

Es el caso de Cruzcampo, uno de los socios patrocinadores de la selección española, que ha desarrollado una acción en la que más de 2.000 voluntarios han llevado un balón desde Madrid hasta Sudáfrica. Como respuesta, Xavi, Torres, Iniesta, Sergio Ramos y Silva protagonizan un 'spot' donde agradecen el apoyo de la afición.

En este anuncio, los paisajes de Cape Town se han fotografiado y mapeado para su integración en el decorado virtual, y todo el fondo ha sido generado por ordenador. Se rodó en un tiempo récord de 90 minutos, se ha filmado en dos sets de Cromas y con 4 cámaras Red One simultáneas.



La rivalidad que supone un partido de fútbol encuentra su reflejo en las campañas publicitarias. No ya sólo como argumento sobre el que trabajar, sino como cuerpo a cuerpo entre dos marcas rivales. Como ejemplo de lo primero, sólo hay que pensar que, en el fondo, el Mundial no es más que tu selección contra todas las demás. Para ser campeón hay que ganar al resto. Un concepto y una presión que siempre acompaña, por ejemplo, a Brasil. El anuncio de la cerveza Brahma lo refleja muy gráficamente.



Luego está la 'lucha' entre dos marcas del mismo sector. Competencia feroz por ganar notoriedad y dinero. Su objetivo es seducir a los consumidores e imponerse a su rival. Dos casos destacan por encima del resto. El primero es el de Coca Cola y Pepsi.

La primera es socio de la Fifa. Esta circunstancia supone que cuentan con la posibilidad de adaptar su patrocinio a la medida de su estrategia y sus necesidades de mercadotecnia. Por ejemplo, pueden utilizar individualmente el logotipo oficial y crear logotipos compuestos. Entre los diferencias 'spots' de Coca Cola destaca uno realizado en 3D, en colaboración con el estudio francés Digital District, titulado 'Quest' y que recrea diferentes celebraciones mundialistas.



Por su parte, Pepsi ha apostado por el tirón de jugadores de diferentes selecciones que disputarán el Mundial o iban a disputarlo en el caso de Drogba. Al de Costa de Marfil le acompañan Messi, Kaká, Lampard y Arshavin. A diferencia de años anteriores no está Beckham, que poco a poco pierde su sitio en la publicidad. El anuncio, que casi parece una producción cinematográfica -como la mayoría de estos gigantes publicitarios-, narra un partido entre las estrellas mundiales y chicos africanos.



La otra gran rivalidad es entre las marcas deportivos. Nike y Adidas la protagonizan. En este caso, el socio Fifa es Adidas, cuyo 'spot' se titula 'Fast vs Fast' y está protagonizado por Zinedine Zidane, David Villa y Lionel Messi. Recrea un partido entre España y Argentina. ¿La final del Mundial?



Por su parte, Nike cuenta con Drogba, Cannavaro, Rooney, Cristiano Ronaldo o Ribery, entre otros. 'Write the future' es el eslogan de la campaña y muestra cuál sería el futuro de cada uno de los jugadores en función de su acierto o fallo en la jugada que protagonizan en el partido que juegan.

Por ejemplo, Rooney pasa de ser odiado en Inglaterra a ser nombrado caballero por la reina; Cristiano Ronaldo tiene su propia película y protagoniza un cameo en 'Los Simpson'. Llama la atención la presencia de Ronaldinho en el 'spot' que apenas ha contado con la confianza de Dunga, seleccinador de Brasil, y, claro, no estará en el Mundial. Eso sí, sus bicicletas son imitadas hasta por Kobe Bryant.



Entre los creativos que más viven el Mundial están los argentinos. Las semanas anteriores al campeonato proliferan los anuncios que aluden al orgullo nacional, las emociones y sensaciones que provoca un balón. Este año, incluso, Dios es el protagonista de uno de los 'spots', a cargo de Quilmes. En él, se repasan los aciertos y errores de la albiceleste a cargo de alguien que, claro, está libre de culpa.



En este otro 'spot', firmado por TyC Sports, muestra cómo viven el fútbol las personas de diferentes países, en unos diálogos donde se habla de deporte pero también de cultura general.

No hay comentarios: