jueves, 18 de noviembre de 2010

Portugal 4 - España 0


Un CRISTIANO que jugó lo suyo, y en España no jugó ni DIOS

Portugal pegó un repaso a La Roja en Lisboa, en el partido amistoso por la candidatura conjunta ibérica para el Mundial 2018. Fernando Torres jugó unos minutos de la segunda parte.

JOSÉ SÁMANO - EL PAÍS
Acostumbrada a batallas de campeonato, resulta que a España no le van las treguas. Se desplomó frente a Argentina y recibió otra zurra ante Portugal, dos adversarios obligados a encarar estos partidos con la penitencia de su penoso tránsito por Sudáfrica y sus tormentosos tiempos recientes. No es que la selección de Del Bosque se haya acomodado con su estrella en el pecho, pero la defensa de sus títulos siempre es un reto para los contrarios. Hoy, ganar al campeón es mucho más que un amistoso. Frente a la selección más reputada no hay tiempo para la molicie habitual en este tipo de cartelera. España ya debería saberlo. La cita en Argentina fue una decisión federativa calamitosa con un equipo en tanga, aún de jarana por el éxito mundialista y sin entrenamientos previos. A Lisboa la selección ya fue rodada, pero le faltó hueso, el punto febril que sí tuvo Portugal, que tiró serpentinas. Un sedante tras la zozobra vivida con Carlos Queiroz. Como ya lo fue para Batista y Argentina tras el sainete de Maradona. En el fútbol todo es efímero y España no puede permitirse rehabilitar a nadie. Las hermandades, en los despachos. La de anoche es la mayor goleada recibida desde 1963 (2-6 ante Escocia en el Bernabéu). Otro dato elocuente: es la primera vez que a Casillas le meten cuatro goles con La Roja.

Demasiado retórica con la pelota, a España le faltó picante ante un contrario nada acomodado, frente a una selección que también tiene su cuajo. Quiso, sin éxito, limitar el partido a su rondo particular, sin apenas desmarques en el ataque, lo que reduce el paisaje de los magníficos asistentes de la selección. Lo advirtió Del Bosque, que antes de los 20 minutos ordenó a Iniesta enquistarse en la orilla izquierda, a Villa irse al centro y a Silva, improductivo en el eje, pasar al costado derecho. Al menos así, España se fabricó sus tres primeras ocasiones, dos remates lejanos de Iniesta y Villa y un cabezazo en soledad de Silva con todo a favor que se alejó de la red de modo incomprensible. Un espejismo porque España estaba pesadota, peor articulada que de costumbre, con un juego menos trenzado de lo habitual. Por el centro, Martins, Moutinho y Meireles hicieron de interruptor. Enredados en la telaraña, los medios de Del Bosque, tan fiables siempre, erraron más pases de la cuenta. Nada que no haga cualquier otro equipo, pero esta España se ha puesto el listón muy alto.

A la espera, Portugal aceleraba en cada robo del balón, con Nani como primer puñal, eléctrico por el lado de Capdevila. A Cristiano le costó más arrancar, gripado por un prematuro atropello de Busquets, que le frenó por las bravas a los siete minutos y se ganó la tarjeta amarilla. Así es este Busquets, descarado con la estrella local en campo ajeno. CR marcó de inmediato el territorio y un minuto después sacó el colmillo y tumbó al barcelonista con el mismo resultado: tarjeta amarilla. Quejoso el resto del primer tiempo, con gestos evidentes de dolor, el madridista estuvo pálido hasta el último tramo. Entonces apareció ese trapecista que lleva dentro. Primero hizo derrapar a Piqué y exigió con su posterior disparo una respuesta firme de Casillas. Ya metido en el tajo, por la misma vía elevó con gran sutileza la pelota por encima del portero español. Era gol o gol, pero Nani se cruzó en el camino y tocó la pelota con la cabeza. El árbitro anuló el tanto al creer que el extremo, en fuera de juego, había cabeceado antes de que entrara el balón. CR se puso de los nervios, contrariado por la torpeza del futbolista del Manchester United. Habría sido uno de los mejores tantos que jamás haya marcado un cojo. En plena efervescencia lusa, Piqué evitó bajo el larguero un gol cantado de Martins, que hizo diana a un paso del descanso con la complicidad de Cristiano, cuyo remate desvió como pudo Casillas. Martins cazó el rechace. Ya entonces, Piqué estaba con la pierna derecha tiesa. Ni él ni CR volvieron tras el intermedio: las penurias de este amistoso electoralista.

Del Bosque movió fichas en el parón y Cesc, Torres y Marchena dieron relevo a Xavi, Villa y el dolorido Piqué. Sin remedio. De nuevo Portugal tuvo más brío, más ardor. Unos decibelios que le faltaron al campeón del mundo, que encajó de inmediato un autogol de Ramos y a punto estuvo de que Nani, solo ante Casillas, amplificara el castigo final. Por momentos, en Lisboa se rebobinaba el argentinazo de hace tres meses. Con el encuentro algo extraviado por la ruleta de los cambios en estos amistosos, España se agrietó por completo. Sin demora, Del Bosque agotó las seis sustituciones pactadas de antemano. Donde había comenzado Silva, como ariete postizo, acabaron ubicándose Torres y Llorente, dos delanteros puros, por talla y alma. Tampoco hubo solución y Postiga y Almeida le dieron la puntilla.

Tres amistosos a la vuelta de Johanesburgo y dos calamidades: ocho goles en contra por uno a favor. Definitivamente, a esta España no le van estos partidos. Por fortuna para sus seguidores, se crece en la oficialidad. Pero nadie debería olvidar que el prestigio no es gratuito y no se puede derrochar. Por algo, en público y en privado, insiste e insiste Del Bosque: "Que el pasado no nos confunda".

INCIDENCIAS
Portugal: Eduardo (Rui Patricio, m.46); Joao Pereira, Ricardo Carvalho (Pepe, m.46), Bruno Alves, Bosingwa; Carlos Martins (Manuel Fernandes, m.63), Raúl Meireles, Joao Moutinho; Cristiano Ronaldo (Danny, m.46), Nani (Paulo Machado, m.88) y Helder Postiga (Hugo Almeida, m.76).

España: Iker Casillas; Sergio Ramos, Piqué (Marchena, m.46), Puyol (Arbeloa, m.73), Capdevila; Busquets, Xabi Alonso (Llorente, m.58); Xavi (Cesc, m.46), Iniesta (Cazorla, m.58), Villa (Torres, m.46); y Silva.

Goles: 1-0, M.45: Carlos Martins. 2-0, M.23: Hélder Postiga. 3-0, M.68: Hélder Postiga. 4-0, M.94: Hugo Almeida.

Árbitro: Antony Gautier (FRA). Amonestó a Busquets (m.8), Cristiano Ronaldo (m.9) y Cesc Fábregas (m.72).

25.000 espectadores en el nuevo Estadio da Luz 25.000 de Lisboa.

15 comentarios:

Anónimo dijo...

Nunca me han gustado los amistosos. Es como boxear sin pegarse o sin pegarse fuerte. Cuando un equipo no se juega nada, los jugadores no encuentran la motivación suficiente para meter la pierna o para correr más. Y si encima, algunos jugadores como Sergio Ramos (por poner un ejemplo) hacen "footing" por el campo,más pendientes de los partidos que han de venir que del partido que se jugaba...

Un partido como el de ayer, tipo "bolo veraniego" en plena temporada no es lo que más conviene a los jugadores, que ya de por sí están sobrecargados de partidos.

Eva G. Jiménez

Jony dijo...

El partido no lo vi, pero me parece comprensible que no lo dieran todo en un partido amistoso.

Nadie quiere tener una lesión y perderse varios partidos importantes con sus respectivos equipos en las diferentes competiciones en las que juegue.

Se tiende a vender estos partidos como importantes también, pero son estratagemas de la prensa deportiva coaccionada o no por las diferentes federaciones de su país para ganar el dinero que estos partidos aporta en publicidad, venta de entrada, televisión, etc, etc....

Anónimo dijo...

Antes ganabamos los amistosos porque necesitabamos (como portugal o argentina) recuperar prestigio, confianza y darle al aficionado una alegria hoy ya no es asi y cuando no te juegas nada pasa esto , si algunos diran que el prestigio pero para mi el prestigio se gana en los camepeonatos , antes eramos los campeones de amistosos y no pasabamos de cuartos.

Red dijo...

El tema es que para Portugal también era amistoso.

*María* dijo...

Que no se jugaban nada, está claro.
Que es un momento inoportuno, de acuerdo.
Lo que pasa es que España es CAMPEONA DEL MUNDO, y todos los equipos irán a ganarla, es lo que tiene entrar al selecto "club de los elegidos", que debes defender el título que te has ganado y no a pasearte. Se puede perder, pero van dos derrotas abultadas seguidas (no es un 1-0, es un 4-0!!!) y es algo que España no puede permitirse. No era en competición oficial, ok, y son los que cuentan; pero queramos o no SÍ está el prestigio del actual campeón del mundo expuesto porque hay que jugar echándole ganas (por no decir algo más fuerte xD)
Está claro que había jugadores que tenían la mente en próximos partidos y mejor que no hubieran jugado... :/

tapadillo dijo...

Pero lo de los últimos amistosos de España empieza a preocupar.

Se puede perder contra Portugal y Argentina: son dos equipazos con jugadores geniales, que salen ultramotivados para lucirse ante la Campeona del Mundo, contra la que no tienen nada que perder. Pero perder con goleadas humillantes y un juego impotente, con una diferencia tan abismal entre los dos equipos, no es normal, no entra dentro de lo comprensible.

Lo de México y Argentina: vale, las fechas eran malísimas, los jugadores no estaban rodados y el viaje resultó una paliza; Del Bosque sacaba a los suplentes y hacía experimentos raros. Pero ayer las condiciones eran mucho más favorables, sacamos a los titulares... y el resultado fue lo mismo de humillante, incluso peor.

La falta de motivación de los jugadores, que ya lo han demostrado todo y no ven estos amistosos con la misma ilusión que antes; la preocupación de los merengues y culés de no desgastarse demasiado, de cara al próximo "clásico"... puede explicar un poco la bajada en el juego y en la intensidad. Pero no el parecer de pronto una sombra de la selección que conquistó a Europa y el Mundo a base de tiqui-taca.

Los del Barcelona también lo han ganado todo, se les va notando ya la presión y el desgaste, la dificultad de motivar a los jugadores cuando ya no queda nada por ganar pero sí todo por perder... ¿Pero alguna vez han dado un espectáculo parecido al de ayer o al de Argentina?

Es que terminas pensando si los jugadores actúan así por decisión propia, a cosa hecha.

La cosa empezó a oler mal al ver que Silva volvía a salir de delantero centro, con Villa en la banda. Ya se probó en los otros amistosos, y se vio que no funcionaba... Me acuerdo de una jugada de la primera mitad, en una de las pocas ocasiones en la que España dejó ver algo de su estilo: con una maravillosa triangulación, se desbarató a la defensa portuguesa, y Silva sólo tenía que centrar al hueco para que el delantero se incorporara desde atrás y se quedara solo frente al portero... Pero en vez de eso, pasó hacia atrás y dejó que la defensa portuguesa se recompusiera, perdiendo una ocasión preciosa. ¿Exceso de tiqui- taca, o faltaba una referencia arriba, porque Villa estaba escorado en la banda?

tapadillo dijo...

En los primeros minutos se vio que los españoles habían salido dormidos y no encontraban su juego, mientras que los portugueses presionaban como si les fuera la vida en ello y salían lanzados hacia nuestra portería, en un estilo que me recordaba lo mejor del fútbol inglés, al mejor Liverpool de Benítez. Me sorprendió ver cómo nuestros jugones eran incapaces de enhebrar más de tres pases, y perdían el balón con tanta frecuencia. En la primera media hora, se veía claramente cómo Portugal llegaba con mucha más frecuencia que nosotros, y que los españoles que más destacaban eran Casillas y algunos defensas...

Antes de que terminara la primera parte, decidí que, por el bien de mi ansiedad, lo mejor era no seguir viendo. Me acordé de aquel otro partido contra Portugal, el de la Eurocopa del 2004, en el que nos jugábamos el pase a cuartos, y nos eliminaron de una manera muy parecida: una Portugal que salía a morder, y una España que no sabía todavía ni a lo que jugar... Precisamente en aquel mismo estadio. Me acordé también de las sensaciones del último amistoso contra Argentina... Y recé para que Torres no saliera en aquel matadero.

Desgraciadamente, desde otras habitaciones me confirmaron que Torres salía en la segunda parte.

No la ví. Del Bosque se había decidido a sacar un delantero centro, que sirviera de referente arriba; pero al mismo tiempo, quitó a buena parte de los jugones, por jugadores que caían más a banda. Así que supongo que volvimos a uno de esos partidos en los que ni chicha ni limoná: ni apostamos claramente por el tiqui-taca (con Xavi e Iniesta fuera...) ni por las bandas (Navas ni siquiera estaba). Y España se terminó de desmoronar, y se consumió el desastre.

No ví a Torres, aunque me temo que volvió a jugar uno de esos partidos grises que se le pegan como una lapa cuando se viste con la camiseta de España. Se le reprocha especialmente una ocasión clara que tuvo al borde del área, y que volvió a desperdiciar por la ansiedad o por la falta de puntería. Aunque las circunstancias no eran las mejores para que brillase. Imagino que recibió pocos balones, y en las pocas ocasiones que los tocó, estaría solo y rodeado de tres portugueses.

Sinceramente, tampoco entiendo que un Torres tocado saliera ayer como revulsivo, en un partido que se nos había puesto cuesta arriba. Cada vez que sale con España, todos los ojos se clavan en él y esperan encontrarle fallos calamitosos, para seguir cimentando su fama de ser el cáncer de la Selección. Si ya le cuesta de por sí jugar bien con España, sacarlo con un esguince de tobillo, en un partido que pintaba francamente mal, era echarlo directamente a los leones. Y más teniendo a un Llorente en estado de gracia, que ya había funcionado a la perfección como revulsivo. Era como si, al tratarse de un partido para recaudar fondos y promocionar la candidatura ibérica, hubiera una cláusula por ahí que obligase a sacar a Torres, por ser el más mediático... Y nada de esto puede hacerle ningún bien.

tapadillo dijo...

consumió = consumó (emoticono vergonzoso).

daviniaaa dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con el tercer anónimo creo que no hay y que decir más, es cierto de que les valía antes ganar estos amistosos si luego en lo importante no pasaban de cuartos? el prestigio ya lo tienen y así será por lo menos en los 4 próximos años.. sigo pensando que con este tipo de partido no hay que dramatizar, en los oficiales estoy segura que darán mucho más y eso es lo que importa.

Sobre torres, por dios tapadillo por más que hoy alguien quiera hacerlo culpable a él de la derrota de ayer vamos es como para reirse!! cierto a él no se le vio pero y a villa? y a llorente? ( su futuro sustituto según dicen ) es que es verdad!! ayer nadie hizo nada, así que tranquila, y sigo sin estar de acuerdo con que torres le cuesta jugar bien con españa, aveces si pero en toda su trayectoria ha hecho más partidos buenos que malos digan lo que digan. Y lo dicho mucho llorente mucho llorente pero ayer tampoco pudo hacer nada.

Jony dijo...

Gerrard fuera durante un mes por lesión tras partidillo internacional amistoso con su selección.

daviniaaa dijo...

A mi lo que me hace flipar es leer las cosas que he leído por ahí, por lo visto el mundial se gano de casualidad, o no hubo tongo!! alguien compró el mundial para que ganará españa!! jajaajja de verdad me río por no llorar porque toda está panda que dice esto seguro que fueron los primeros en decir que eran los mejores!! cuanta hipocresía hay en esté país y desde luego para echarnos mierdas somos los primeros!! que fuerte!!

*María* dijo...

Davinia: desde la derrota de España en Argentina se oye cada tontería... Sí, vamos, que habría que haberles dado la Copa a los argentinos por ganar a España?!

Sí, con la crisis que hay, como para ir sobornando por ahí, no faltaría más, lo que pasa es que la selección se ha tomado los amistosos como lo que son y los rivales quieren ganarlos a toda costa. Critico que deberían echarle más ganas a esos partidos, pero vamos, que el Mundial se ganó por méritos propios!

*María* dijo...

No sabía lo de Steven, menuda faena... :S

carles dijo...

Torres salió y... dejo "su sello" con la roja. Es decir, malos controles, resbalones, trotar y trotar como pollo sin cabeza. Más de lo mismo...

daviniaaa dijo...

Torres salio y jugaron peor solo te falto decir eso!! jajaj me parto con está gente que siempre despotrica de el..