viernes, 17 de diciembre de 2010

Campaña solidaria Navidad 2010

ACTUALIZACIÓN
CAMPAÑA TERMINADA. FINALIZADO PLAZO DE DONACIONES






QUE NO CAMINEN SOLAS


Recordaréis, queridos amigos, que hace un par de años organizamos una campaña solidaria, con el objetivo de recoger juguetes para un orfanato de la Comunidad de Madrid.

Este año, uno de los miembros del staff ha vivido de cerca una trágica historia, la cual nos ha impulsado para iniciar una nueva campaña.

JOSÉ Y LIDIA LLEGAN A ESPAÑA
Hace ya más de una decena de años, un matrimonio rumano, huyendo de la pobreza de su país, emigró a España. Se asentaron en un pueblo de la Comunidad de Madrid. Allí fueron recibidos con los brazos abiertos, y ellos correspondieron integrándose perfectamente entre los ciudadanos de la pequeña villa madrileña. José y Lidia eran muy queridos en el pueblo. Él hacía reformas de todo tipo, y ella limpiaba casas. Al poco tiempo nació su hija Denisa María, que en la actualidad tiene 6 años de edad.

Los tres participaban en la vida del pueblo. Perfectamente integrados, participaban en las actividades culturales y se relacionaban con todos los vecinos. Cualquier favor que les pidieras, se desvivían por ti.

Pero había un problema que los habitantes de este pueblo desconocían. José sufrió una grave depresión hace unos años, y todavía tenía recaídas.

"NO PUEDO MÁS, OS QUIERO MUCHO"
Este verano de 2010, una de esas recaídas fue más intensa de lo habitual. El aviso de que así era es el terrible sms que Lidia recibe: "No puedo más. Os quiero mucho a ti y a Denisa, que lo sepáis. Hasta siempre".

Lidia avisó corriendo a las amistades del pueblo. José estaba en una obra, haciendo una reforma, pero nadie sabía dónde estaba esa obra. El móvil no respondía a las innumerables llamadas de Lidia.

A los 3 días le encontraron ahorcado en el local donde hacía la reforma. Había apagado el móvil el cual había arrojado lejos de él.

Hace pocos meses se habían metido en una hipoteca para comprar una casa. España era el sitio donde querían vivir felices. La muerte de este joven rumano, un chico que vino a trabajar huyendo de la pobreza, que se había integrado él y su familia al 100% en el pueblo, fue un palo muy gordo para los habitantes del pueblo, y no digamos para su esposa.

De pronto Lidia se ve fuera de su país, lejos de su familia, con una hipoteca, con una hija de 6 años, y sin su querido marido. Ella trabaja limpiando casas y ahora tiene que tirar del carro sola.

"PAPÁ TE ESTÁ VIENDO DESDE EL CIELO"
La joven Lidia tuvo que decírselo a su hija. Quizás la tarea más dura de su vida, mucho más que limpiar los wáteres de las casas. "Mira hija, Papá se ha ido muy lejos y ya no va a volver más. Me dijo antes de irse que te quiere mucho. Mira, cuando mires al cielo por la noche, y veas una estrella muy grande, ése es papá, que te está viendo desde allí y te manda muchos besos." - le decía Lidia a su hija. "Pero mi papá es más grande que esa estrella, mamá."- contestaba la pequeña rubia de 6 años.

Esta simpática española de 6 años está en una edad en la que ya capta aspectos que con unos años menos no hubiera captado, y algo le despista, quizás provocado por las conversaciones que oye de terceras personas.

Todos los días ella y su madre van a la tumba a llevar flores, y un día le preguntó a su madre que quién estaba allí y por qué llevaban velas y flores. "Mira hija, necesitamos un sitio para que papá, desde el cielo, pueda vernos, y por eso ponemos las velas" -le decía su mamá.

DELICADA SITUACIÓN ECONÓMICA
Este año, estas Navidades, nos hemos propuesto ayudar a esta familia. A Lidia, que no quiere volver a Rumanía, le han estado a punto de cortar la luz en varias ocasiones por la difícil situación económica que está viviendo.

Estamos dispuestos a ayudar a esta familia y queremos que nos echéis una mano.

La forma más idónea sería encontrar un trabajo para Lidia.

Otra forma de ayuda a corto plazo es aportar dinero. De esta manera podría afrontar cualquier dificultad que surja, como una avería en el hogar, por ejemplo.

Cualquier otra aportación, como ropa, no viene mal, pero ya hay gente que en este aspecto está ayudando.

De cara a las navidades, y para que sean menos trágicas de lo que ya son, algunos juguetes para la niña tampoco estarían mal, aunque el que más le gustaría a la pequeña de 6 años, un juguete de un metro setenta, que por la noche la arrope y le dé un beso, y que cuando le diga "Papá" acuda a la llamada, por desgracia, no se lo podemos conseguir.

Es mejor centrarse en la ayuda inmediata aportando directamente dinero, no sea que todo el mundo aporte juguetes, con los cuales Lidia no puede pagar las averías ni las facturas de la luz.

AYUDA A DIVULGAR LA CAMPAÑA
A partir de este momento, todas las ideas que los usuarios puedan aportar, bienvenidas sean. Por ejemplo, es importante la divulgación de esta campaña. A ver si, gracias a la gente tan importante y no importante que lee este blog, gracias a sus contactos, gracias a una pequeña parte del dinero que les sobra, podemos mitigar el terrible dolor que tiene esta familia. A través de las redes sociales podéis dar a conocer la campaña. Lidia no sabe nada. Se le ha pedido una foto de su hija diciendo que es para un concurso en Internet para niñas que han perdido a su padre. Tiene que ser una sorpresa.

Puede que haya gente que no conozca el placer de ayudar a los necesitados. Es una de las mejores terapias que existen. No abandonemos a una familia trabajadora, honrada y con un corazón que no les cabe en el pecho. Las buenas personas deben ser apoyadas. Analicemos si nos sobra un puñado de euros para dárselos a la madre de la pequeña. Yo creo que a todos nos sobra algo de dinero. Que nadie se avergüence de que sólo pueda dar un par de euros. ¿A quién no le sobran 2 ó 3 euros? Con esa cantidad habrá ayudado a sacar adelante a una familia rota, y eso a la vez le enriquecerá como persona, como buena persona. Grano a grano se hace granero.

QUE NO CAMINEN SOLAS
Les espera un invierno duro, unas navidades donde habrá una silla vacía y muchas lágrimas derramadas, pero que se encuentren con el cariño de la gente, QUE NO CAMINEN SOLAS.

Para terminar, quería dar las gracias a los compañeros del blog, al motor de The Kid Torres, porque desde el primer momento se han volcado en esta campaña. Hay que estar orgullosos de un grupo humano a más no poder, que hacen una labor altruista desde hace ya varios años. Gente comprometida con la sociedad, sensibles y solidarios, que no dudan ni un momento en rebelarse contra las injusticias y aliarse al lado de los más desfavorecidos. Habernos conocido es una de las mejores cosas que le pueden pasar a uno en la vida. Todos ellos se han desvivido para involucrarse en esta campaña.

2 comentarios:

daviniaaa dijo...

Vaya historia me ha emocionado, ya voy a empezar promocionar esto por varios sitios.

Anónimo dijo...

Gran iniciativa. A ver si hay suerte, amigos.