miércoles, 12 de enero de 2011

Blackpool 2 - 1 Liverpool


DERROTA CUANDO MEJOR SE JUGABA



El Liverpool perdió en Bloomfield Road un partido de Premier una vez más, sin embargo en un contexto tan diferente que se trata de una dulce derrota.

Algo tiene que ver con que Kenny Dalglish debutase en competición de Premier tras su llegada junto a su nuevo asistente, Steve Clarcke. También podríamos decir que ha influido ver marcar y jugar bien a Fernando Torres después de tanto tiempo, pero sin duda lo que más ha conseguido lograr que la derrota de hoy no sea tan dolorosa, ha sido la actitud y juego mostrado por el equipo en todo momento.

Ha quedado claro que el equipo necesita un duro trabajo en labores defensivas (estaba claro que esto no se consigue en dos días de entrenamiento), pero su juego en pases cortos, presión y jugadas en ataque ha sido tan diferente de lo que nos tenía acostumbrado Hodgson, que aunque se haya perdido, yo daría el partido por aceptable.

Me quedo con la entrada al campo de N'Gog por Poulsen en el minuto 75', buscando claramente darle la vuelta al marcador (cosa que dudaría haberlo visto con RH), el buen juego de Torres y el intento de la instauración del "passing game".

En cuanto al partido, pues decir que empezó genial. Nada más empezar, con tan sólo 3' jugados, Torres marca tras la mejor jugada en equipo que he visto desde que comenzó la temporada. Una obra de arte que terminó con carrera y disparo del madrileño.


El equipo empieza a jugar al pase, habiendo olvidado el juego de la patata caliente que tanto nos aburría con RH. Sin embargo, como si de una pelicula dramática se tratase, cuando mejor se estaba jugando, el Blackpool empata en el 11' con gol de Taylor-Fletcher.
Meireles regala el balón al rival con un pase sin mirar mientras se caía hacia atrás e inicia la jugada del gol, en donde también hay que decir que Agger no se empleó con contundencia en el corte.


3 minutos más tarde, con el equipo rival motivado y los Reds siguiendo la senda del pase sin perder los nervios, Campbell está apunto de marcar en un remate de cabeza que pasa hasta tres veces por encima de la cabeza de los defensores Reds que por alto son meros espectadores.

Poco a poco el partido se va poniendo difícil y duro. El Blackpool se defiende bien y van a la contra con rapidez, al choque van con contundencia y los defensas del Liverpool intentan no quedarse atrás.

En el 29' se nos pasa por instante por la cabeza la imágen de Schmeichel (gran portero que tenía sus cositas) en nuestro portero.
Pepe Reina tras recibir un balón perdido por un delantero, se dispone a despejar con la presión de dicho jugador, pero le sale mal y se la entrega a Adam, que intenta una vaselina que no le sale bien dirigida ni con la potencia necesaria.

Mucho más tarde, en el 45', estamos apunto de volver a adelantarnos en el marcador y se produce la jugada dudosa de la primera parte.
Leiva remata un saque de corner que es parado con el pecho por el portero y se pide gol al tocar el balón en el suelo, ya que está cerca de la línea, pero ni por asomo la rebasa.

La primera parte se acaba con una gran actitud y juego en el equipo. El Blackpool es un equipo muy duro físicamente y el Liverpool se ve que saben tocar con sentido y que sin RH es un equipo totalmente diferente que quiere volver a disfrutar a jugar al fútbol.

La segunda parte no empieza muy bien y Reina se pega un paradón en el 54' tras disparo de Adam.
Un minuto más tarde Taylor-Fletcher dribla a Glen Johnson y pasa a Vaughan que está en el centro del área y aunque tiene a tres defensores Reds justo delante, remata tranquilo haciendo que Reina vuelva a realizar un nuevo paradón.
Y en la jugada siguiente a Torres se le va alto en un remate que podía haber entrado con un poco más de suerte tras pase desde la otra banda de Jovanovic.

El Liverpool en este instante de partido vuelve a meter al equipo local en su campo, buscando el gol con insistencia con un juego que hacía tiempo, yo diría que con Benítez, no se veía.

En el 66' Kuyt está apunto de marcar un disparo lejano que va hacia la izquierda del portero, pero Kingson en una gran estirada lo para.

Y yo diría que como en el primer gol, cuando mejor estaban jugando, Campbell marca en el 69' en un nuevo error defensivo del equipo. El jugador rival remata sólo y el defensa más próximo es Glen Johnson pero no se le vio la intención de marcarlo.


Tras sacar de centro, Meireles tiene la ocasión de marcar en un remate de cabeza pero se le va fuero por poquito.

El Liverpool no se resigna y se viene arriba con más ganas, pero se les ve apurados y ansiosos de cara al ataque y eso hace que comentan algunos fallos en el pase o en el control del balón de más.

Lo más destacado del partido acaba con el intento de gol por parte de Adam desde el centro del campo en el 76' y con la polémica falta con tarjeta amarilla que le pitan a Torres cuando el defensa del Blackpool toca claramente el balón con la mano. ¿Qué pondrá esta vez Babel en su Twitter?

Derrota, no hemos ganado los tres puntos, pero se han visto muchas cosas positivas y en si se sigue en este camino es imposible que los buenos resultados por méritos propios no lleguen.



10 comentarios:

daviniaaa dijo...

Puf han vuelto a perder :(

*María* dijo...

Sé que aún es muy pronto para hablar, pero... Y si Dalglish no consigue mejorar la situación del Liverpool? Se pedirá su cabeza también? :S

Anónimo dijo...

Al menos ha marcado Torres, que ya es un consuelo. A ver si coge confianza y los demás jugadores lo mismo. También me ha alegrado mucho ver como ha festejado el gol Kenny Dalglish, igual que cuando los marcaba él. ¡Cómo se nota que siente y vive los colores del equipo de sus amores!

Eva G

Jony dijo...

Una situación tan desastrosa que pasaba el Liverpool no se arregla con tres o cuatro entrenamientos.

Si se cree eso es que de fútbol andamos cortos.

Está claro que el equipo ha tenido otra actitud y los jugadores esta vez sí han dado lo que tenían, sin embargo la defensa sigue fallando y eso se corrige con más tiempo, ya que Hodgson destrozó bien al equipo.

En este camino es imposible no mejorar la situación y si no se hace pues Dalglish sólo está hasta final de temporada y recordar que es uno de los 3 entrenadores más exitoso del Liverpool en toda su historia que son muchos años, por lo tanto algo de fútbol sabe.

Quiero decir que él sabría si se tiene que ir o no, no lo comparemos con el destrozado mental de Roy Hodgson.

También decir que por fin se ha visto pinceladas del gran Torres y que para mi es una derrota muy positiva.

Esta vez se perdió por errores puntuales que con trabajo son salvables y no porque el equipo no jugaba a nada o porque los jugadores no luchaban lo suficiente.

Este es sin duda el camino.

Anónimo dijo...

Bueno la verdad que si,, senti que se jugo mas, hubo mas toque, claro que no tan finos, pero si se toco, no fue uno de aquellos partidos anteriores que querias a pagar la Tv al ver al equipo sin toques,, se que en los proximos partidos seran mejores... Vamos Poooll

De todas maneras no importa sos mi vida y mi pasion.

David Z.

daviniaaa dijo...

Yo es que no he podido ver el partido pero bueno si decís que por lo menos no se les vio mal eso es bueno y que torres haya marcado que voy a decir me encanta!! no hace mucho marcó y esté gol ahora otra vez es muy bueno y si encima tuvo un buen partido pues mejor que mejor.

tapadillo dijo...

Cuando Quique llegó al Atleti el año pasado, tuvieron que pasar algunos partidos para que se notara la mejora. Lo mismo le pasó a Manzano con el Sevilla. El pobre de Dalglish, como ellos dos, acaba de llegar a un equipo sin fútbol y sin fe. Necesita tiempo para levantar todo eso. De momento hay algún motivo para la esperanza. Vamos, peor que como se presentaban las cosas este verano, no pueden ir.

Torres y Dalglish dan la impresión de entenderse muy bien.

daviniaaa dijo...

Cuando hay un respeto mutuo es fácil entenderse :)

Anónimo dijo...

Torres, sal de alli aunque sea de noche.

Stubbins dijo...

Notable mejora de juego. Lástima que ello no se refrende en el resultado final.

Hay que tener en cuenta la alineación de circunstancias que se vió obligado a sacar Dalglish. Este equipo, con este espíritu más Gerrard y Cole, creo que es de garantías y para conseguir una buena clasificación final.

El partido de ayer también sirvió para comprobar que Poulsen no es apto para este equipo (A ver si los del West Ham aceptan el trueque por Scott Parker. Si, si) y que Jovanovic no se sabe a que juega. La jugada de la mano que le valió una tarjeta es de alevín.

Y lo que hay que tener muy claro, es que aquel jugador del Liverpool que no salga con una motivación del 200%, cuando es entrenado por una leyenda como Dalglish, es que no merece ni ser futbolista. Torres ejemplifica esa motivación. Poulsen es la otra cara de la moneda.

@ Eva G

Hice el mismo comentario en el pub al ver a Kenny en la celebración del gol. Aaaaay! 20 años sin ver esa imagen. Cómo pasa el tiempo.