domingo, 16 de enero de 2011

Liverpool 2-2 Everton


TABLAS



El derby de las urgencias se saldó con un empate que de poco sirve para ambos bandos que ven perplejos su incapacidad para abandonar el fondo de la tabla. El regreso de Kenny Dalglish al banquillo de Anfield no fue suficiente acicate para un Liverpool que pudo haber sentenciado el derby en la primera mitad, pero que vió como una salida en tromba de los visitantes en el segundo acto, a punto estuvo de dejarles sin ningún punto que llevar a su exiguo casillero.


Kenny Dalglish recorría junto a John Henry el pasillo que lleva de los vestuarios al terreno de juego de Anfield. Bajaba los escalones y tocaba con ambas manos el mítico cartel de "This is Anfield". Una escena que había repetido infinidad de ocasiones y hacía al menos veinte años que no reproducía. Sin duda, era conocedor de lo emotivo de la ocasión. Él y los 45.000 supporters que esperaban ansiosos la salida del mito que tan solo aparecer por el túnel de vestuarios, recibió una atronadora ovación, a la que Dalglish respondía con gratitud y efusivos saludos a la grada.


Anfield sabía que estaba ante un partido para la historia. Regresaba una de los máximos iconos del club y como "invitado" el vecino y máximo rival. Mayores alicientes eran díficiles de encontrar. Y desde luego que los Reds supieron recoger la transcendencia del partido. Con tan solo 30 segundos de juego, Fernando Torres probaba por primera vez los guantes de Tim Howard. Tampoco el Everton fue a la zaga en los primeros compases del encuentro y buscaron la puerta de Reina a través de Coleman.

El partido se iniciaba con un intercambio de golpes en el que los Reds eran los más beneficiados con dos buenísimas oportuniades para Fernando Torres. En la primera, el de Fuenlabrada disparaba por encima del travesaño, mientras que en la segunda, Torres pugnaba con Anichebe en carrera, saliendo airoso de la lid y plántadose solo ante Howard. El 9 del Liverpool disparaba a puerta, dibujando el balón una rosca que fue insufciente para besar las mallas, puesto que el balón se estrelló en el poste. El posterior rechace, lo recuperaba Kuyt que fue incapaz de atinar su disparo, enviándolo a la grada. Fernando Torres buscaba celebrar la efeméride de su centenar de partidos en la Premier con un gol que no llegaba, pero que al fin llegó.

Corría el minuto 28 cuando un balón colgado por Glen Johnson al segundo palo era rematado por Dirk Kuyt en dos intentos neutralizados por un brillante Tim Howard. Fianalmente el balón llegó a Raul Meirelles que desde la esquina del area conectaba un durísimo disparo que se colaba, ahora sí, por la escuadra del marco visitante. Primer gol de Raul Meirelles como jugador del Liverpool.


Eran los mejores minutos del Liverpool que trató de aprovechar la situación y la confusión Toffee para ampliar el marcador. Lametablemente ni Kuyt, ni Torres, ni Maxi Rodríguez, ni tampco Raul Meirelles que a punto estuvo de repetir gol ante la indecisión defensiva de los de Goodison, estuvieron atinados de cara en buenas y consecutivas oportunidades. El Everton salía vivo antes de llegar al descanso. El Liverpool pagaría cara su clemencia.

El segundo tiempo se iniciaba con el cambio obligado de Kirgyakos por Daniel Agger. Sin tiempo para asentarse en el terreno de juego, el Everton disponía de un córner servido por Mikel Arteta y que Silvayn Distin remataba de cabeza en el segundo palo, viniendo libre de marcaje desde atrás. Era justamente la primera llegada a puerta con claro peligro de los de Moyes y recibían el premio del empate.

Pero el Everton, además de la línea, cantaría el Bingo apensas seis minutos después ante la incredulidad de los locales. Jermaine Beckford tras recibir el balón en pugna con los centrales reds, encontraba puerta y ponía en el minuto 51 por delante a los "bluenoses". Con dos disparos a puerta el Everton ponía patas arriba todo Anfield, que veía como los 7 disparos realizados sobre la meta de Howard eran insfucientes para doblegar a los de Goodison.

El Liverpool sentía el golpe. Demasiado daño hacen al equipo los goles que encaja. Y eso es un preocupante sinónimo de inseguridad. Y esa indecisión en los puestos de la tabla en los que habitamos, son peligrosos en exceso, puesto que la continua repetición de "pájaras" como las de hoy y como las de Blackpool y como tantas otras durante la temporada que llevamos, pueden condenar a cualquier equipo en esta situación a escenarios muy, muy peligrosos y que a medida que se acerca el mes de Mayo, más difíciles se hacen de evadir.


Mucho tardó el Liverpool en reaccionar. Tampoco lo hizo Kenny Dalglish desde el banquillo que debió actuar con mayor rapidez y dar vitalidad al equipo con algún cambio ofensivo. Por suerte para los Reds, tras una jugada embarullada tras disparo de Dirk Kuyt y la enésima parada de Howard, el portero blue cometía un infantil penalty sobre Maxi Rodríguez que le había ganado la posición y el balón. Kuyt ejecutaba el penalty y llevaba el empate al marcador quedando más de veinte minutos en juego.


A partir del empate, mucha tensión y poco juego. El empate parecía servir a ambos equipos conocedores de lo que significaba no salir del terreno de juego sin sumar un solo punto. El pitido final llegaba y los equipos abandonaban Anfield en tablas. El factor Kenny Dalglish parece insuficiente para revitalizar a un equipo que a mitad de temporada navega a la deriva. Sin sistema, sin líder, sin motivación y sin rumbo. Nada de ello cabe achacársele a Kenny Dalglish. Pero está claro que debe ser él quien ponga remedio al desaguisado cometido por Hicks - Gillett, Purslow, Broughton y Roy Hodgson en connivencia con algunos jugadores símbolo.

ALINEACIÓN: Pepe Reina, Martin Kelly, Martin Skrtel, Daniel Agger, Glen Johnson, Raul Meireles, Lucas Leiva, Jay Spearing, Maxi Rodriguez, Dirk Kuyt, Fernando Torres.

Subs :
Peter Gulacsi, Sotiris Kyrgiakos, Joe Cole, Fabio Aurelio, Jonjo Shelvey, Dani Pacheco, Ryan Babel

Goles:
1-0 Meirelles 29'
2-2 Kuyt (pen) 68'

14 comentarios:

Jony dijo...

Me quedo con la reacción del equipo.

Ha sido un partidazo y un empate en el derby de merseyside es un resultado aceptable.

La única mala suerte es lo de Agger y que aunque ya se sepa jugar y atacar, aún falta más trabajo en la zona defensiva...pero partidazo y por mala suerte en dos despistes defensivos empatamos.

Meireles grandioso y Torres repite un muy buen partido.

Yo hubiese puesto a Babel o Joe Cole antes que Shelvey.

Stubbins dijo...

Ha sido un derby disputadísimo. No se ha jugado mal, pero tampoco bien. Son partidos de los que poca lectura sosegada se puede sacar, puesto que el factor anímico está siempre por encima del factor analítico.

Aún así, falta mayor contundencia ofensiva. Se ha perdonado arriba y eso se acaba pagando. Creo haber contablizado hasta 7 disparos a puerta con claro peligro. Cabe decir, que Howard ha estado sembrado.

Además, en cuanto nuestra puerta se ve perforada, nos venimos abajo como un equipo pequeño. Me preocupa mucho ese aspecto. Se acerca Mayo y ojito no nos llevemos más de un susto.

Mucho trabajo tiene Kenny. Más de lo que yo podía esperar. Este equipo se ha tirado seis meses sin hacer nada absolutamente.

Como en el cole, vamos a tener que hacer codos el último trimestre para aprobar con suficiente en junio.

Malament nanos. Malament.

Anónimo dijo...

ToRRES SAL DE AHI AUNQUE SEA DE NOCHE.

daviniaaa dijo...

A mi me pareció un buen partido, lo pudieron hacer mejor pero veo otra actitud en el equipo y eso me gusta. Al final el empate ha sido lo más justo. Torres un partidazo lástima que no haya marcado, y bueno se jugó un poco la expulsión creo yo pero aparte muy buen partido.

Red dijo...

Aunque es un derby, son otros dos puntos más que se escapan en casa. Veo más cerca el objetivo de no pasar apuros y olvidar esta temporada, que de meterse en Champions.

Jorge-George Olmos dijo...

Gracias Stu por la crónica.

Yo en ver de sacar peros y porques, me quedo con los primeros 45 minutos en los que el Everton no tuvo el balón y el buen hacer en la primera parte de Martin Kelly, necesitamos un lider en la zaga y fue lo que se vio en la segunda parte ya que Skrtel es un flan sin Agger.

Mejor empatar que quedarnos de vacio, mañana será un día mucho mejor hemos probado ya de todo derrota,empate ahora viene la Victoría.

*María* dijo...

Pude ver un poco el partido y creo que se jugó mejor, poco a poco porque hay muchas cosas que mejorar, pero en líneas generales no fue un mal partido en absoluto.

Me lo parece a mí o Torres cambió radicalmente? Ahora habla con la prensa, nada más irse Hodgson dijo que se quedaba, juega con ganas y se ve al viejo Torres con ansias... Cada vez tengo más claro que eso de estar "deprimido y jugar diabólicamente" era parte de su estrategia para echar a Roy Hodgson... xD
También puede deberse a que admira y respeta a Dalglish, pero piensa mal y acertarás... jijijiji ;)

*María* dijo...

Aunque también puede ser que reciba más asistencias ahora... jeje

*María* dijo...

Una cosa más (uff... qué pesada estoy hoy xD)
He leído que Luis Suárez (jugador pretendido por el Liverpool) comparte el mismo agente que Fernando Torres... Sabéis si Petón sigue siendo su agente? Es simple curiosidad :)

Ivan dijo...

Kyrgiacos arruino un buen partido que estaba dando Agger.... hubiera preferido a danny wilson que ese inutil.

supe por hay que daniel ayala ya esta en el equipo deberian ponerlo a jugar por favor ES MUCHISIMO MEJOR QUE SOTO

daviniaaa dijo...

Yo creo que es por la admiración que siente por dalglish maría, el sabe lo que ha sido es para el liverpool y quiere demostrarle lo que vale, no sé es lo que creo, también lo que yo he dicho siempre, si el equipo juega mejor el también lo hará mejor.

Red dijo...

@María
El representante de Torres es la empresa Bahía Internacional, de la cual José Antonio Martín 'Petón' es consejero delegado.

*María* dijo...

Red -> gracias por la info, algo escuché y no sabía muy bien el dato.

Ojalá que a Fernando se le vea mejor cada partido, que creo que lo va mereciendo! :)

Anónimo dijo...

If you could e-mail me with a few suggestions on just how you made your blog look this excellent, I would be grateful.