sábado, 2 de abril de 2011

STOKE CITY 1 - CHELSEA 1





El vibrante choque entre ‘blues’ y ‘potters’ acabó con gris resultado para los intereses del Chelsea en la Premier. El campeón llevó la voz cantante en buena parte del choque y tuvo ocasiones para llevarse la victoria, aunque el Stoke se adelantó e incluso optó a los tres puntos a pesar del acoso final del conjunto de Ancelotti. Walters pegó primero tras una acción personal en el 8’ y Droga empató de cabeza a la media hora de partido. A partir de ahí el electrónico se enrocó para conservar el 1-1, en buena medida por culpa de los palos. Los balones a la madera fueron denominador común en ambas escuadras y factor clave para no ver un marcador más abultado. Al final tablas que perjudican al Chelsea en su objetivo de defender el vigente título de campeón.


Fernando Torres fue suplente de inicio, reservado por Carlo Ancelotti de cara a los cuartos de Champions League contra el United que comienzan el miércoles con la ida en Stamford Bridge. Su turno llegó en el 61’, entrando por Anelka. Desde su entrada aportó aire fresco a la vanguardia azul, aunque el despertar del Stoke cortó el suministro y obligó al ‘9’ a un sacrificado trabajo sin balón. Arriba buscó la combinación, en especial con Lampard a quien asistió para generar dos ocasiones de gol que no fructificaron.


- Drogba deshace el entuerto

El Chelsea saltó al Britannia Stadium en formación de 4-4-2, con Anelka y Drogba de pareja atacante. Con el balón en juego apenas se mantuvo el empate inicial, con un sorprende en el minuto 8’. Walters se apuntó en exclusiva el tanto, firmando recuperación, jugada y gol. Recuperó un balón de Bosingwa en propio campo, superó a David Luiz en la medular y avanzó hasta el área. Allí salvó la llegada de Essien con un recorte y chutó con la diestra pegada al palo corto. Cech poco pudo hacer aparte de recoger el balón de la red.

Con el 1-0 el Stoke tenía su botín. La ventaja era suficiente para los de Toni Pulis, que retrasaron posiciones y cerraron filas para blindar el área, dejando el balón desnudo para la iniciativa del Chelsea. La máquina ‘blue’ comenzó a funcionar. Las combinaciones en la media Malouda-Essien-Lampard se veían reforzadas con las evoluciones de Bosingwa por la banda, mientras que Drogba y Anelka pululaban con movimientos cruzados en el área.

Los papeles e intenciones quedaron perfectamente definidos: los ‘potters’ querían construir un muro y el Chelsea derribarlo, algo que consiguió Drogba en el 32’ a pase de Anelka. El francés tocó sutil con la diestra al corazón del área para conectar con el desmarque del marfileño, un centro de precisión que Didier transformó de cabeza en el empate. Siguió amenazando el Chelsea con combinaciones y paredes en las fronteras del área que dieron más de un quebradero de cabeza a la zaga local.


- Los palos perpetúan el empate

Torres sustituye a AnelkaDesatado intercambio de golpes al regreso de vestuarios. Tanto Stoke como Chelsea buscaron adelantarse con grandes ocasiones en los cinco primeros minutos tras la reanudación. Primero avisó Pennant, con un disparo a bocajarro tras una espléndida jugada sin balón de los delanteros. Ambos dejaron pasar un centro en paralelo a meta para dejar en posición franca al extremo, que disparó a gol topándose con un Cech salvador. Los ‘blues’ respondieron de inmediato con un balón al palo de Drogba, fruto de un remate cruzado tras pase filtrado al área de Essien.

En el 61’ Ancelotti decidió mover fichas sobre el tablero. La estrategia para buscar el triunfo pasaba por incorporar a Fernando Torres en sustitución de Anelka, a la vez que Kalou por Ramires. Nada más pisar el verde Torres rompió la línea defensiva con un movimiento a la media vuelta y firmó un peligroso centro a la zona de remate. El Chelsea mostraba el colmillo, al igual que el Stoke, que pegó en el travesaño dops veces consecutivas. Una, a saque de falta de Wilson. Dos, en un remate de cabeza de Huth. Ambas besaron la madera gracias al acierto de Petr Cech bajo palos. Jones, de jugada personal y en remate de cabeza, también hizo temblar los cimientos del Chelsea aunque sin acierto.

El partido pasó de llanura a puerto de montaña para los ‘blues’. El resurgir del Stoke empujó atrás al Chelsea y desconectó las líneas, desabasteciendo de juego a la vanguardia. Aún así volvió a crear peligro con un nuevo disparo al palo, esta vez de Drogba, y un zapatazo del ghanés Essien. Drogba se sumó al acoso combinando con Ivanovic, tercer cambio de Ancelotti, pero sin fortuna. Fernando Torres no se quedó al margen, dando dos buenos balones a Lampard que tampoco dieron fruto. Incluso la cosa pudo ir a peor, si Fuller hubiese acertado un remate franco en boca de gol en vez de consumar un flagrante error. El asedio final en el tiempo de descuento resultó igual de estéril para certificar definitivamente el tropiezo y complicar la pelea por el título.

2 comentarios:

daviniaaa dijo...

Yo ya dije el otro día lo que pensaba sobre el partido.

_O'NeiL9_ dijo...

Ya, yo tambien :S Yo lo avecine contra el MUnited... vereis=)