martes, 20 de septiembre de 2011

El Chelsea pasa por Torres


El hecho de que Roman Abramovich se gastase 60 millones de euros no debería suponer un plus especial a la hora de juzgar a Fernando Torres en Stamford Bridge. La situación del club londinense invitaba a dar un golpe de efecto costase lo que costase el traspaso y así sucedió. Un jugador que, junto a Gerrard, tiró del carro de un club hundido como el Liverpool y que merece ahora una confianza como la que está teniendo con Villas-Boas. Los números no acompañan pero el juego del equipo evoluciona con él como referencia aunque de momento no vea puerta. El fallo ante el United escenifica un entorno propicio para la mofa del sensacionalismo barato pero sus últimas actuaciones dejan a las claras que el Chelsea está por el buen camino.

Viejas glorias

Torres, en declaraciones a la Liga BBVA, afirmaba que el juego de los blues necesitaba la velocidad y creatividad de Mata para evolucionar. El equipo pronto ha notado esa mejoría tomando como ejemplo el encuentro frente al Bayer Leverkusen. El madrileño empezó su andadura en el Bridge bajo la compañía de Drogba y Anelka y asistido por un Lampard que cada día está más lejos de su mejor versión. Torres no es jugador que gane partidos sólo (quizás sólo Cristiano o Messi puedan hacerlo) pero esos 60 locos millones hicieron pensar a más de uno que así iba a ser. El período de transición, si es que algunos quieren hacerlo, pasa por hacer el equipo pensando en Fernando Torres. Si la inversión sirve para criticarle también debe servir para hacer las cosas pensando en el jugador en el que más dinero se ha puesto.

Pasado

Torres se siente ahora más jugador que al principio. Sabe que con Villas-Boas y otros jugadores al lado, los balones ya llegan con mayor frecuencia. No es opinión sino información saber que Torres no recibía los pases necesarios en los primeros encuentros. Está claro que el nueve del Chelsea tampoco respondió en la selección pero es una locura pensar que su mejor tiempo ha pasado. En el Chelsea pocos se atreven a señalar a las ‘vacas sagradas’ como Terry, Lampard o Drogba. Para sustituirles ya hay recambios de garantías como David Luiz por Terry, Meireles por Lampard o Sturridge/Mata por Drogba. Sin embargo, Villas-Boas no se ha planteado un fichaje para sentar a Torres que responde en los últimos partidos con el equipo más acoplado a la idea del técnico luso.

Mou

La era que empezó Mourinho fue tan exitosa que algunos todavía piensan que aquellos que tiraron del carro pueden volver a sus mejores años. Si dejan trabajar a Villas-Boas y de paso a Torres las cosas irían mejor. Las transiciones son la clave para que los grandes sigan siéndolo. Ferguson ha sido un maestro en conseguir cambiar de ciclos gracias a que nadie ya lo cuestiona. Abramovich debe tener paciencia y hacer ver a sus pesos pesados que ese dinero en Torres fue producto de la ansiedad y que el madrileño no es Messi pero tampoco todo lo contrario. El fallo ante de Gea fue horrible pero pocos se pararon en analizar el magnífico partido que hizo SU nueve. Rápidos movimientos, soltura, clase y contundencia. Eso que hacía en Anfield y que está cerca de volver a mostar al cien por cien.

futbolingles.es

3 comentarios:

miguel dijo...

Completamente de acuerdo con casi todo ......exeptuando que jamás un club debe construir un proyecto en torno a un jugador, puede elegirlo como pieza clave de un proyecto, peo si el el chelsea cree que debe construir el equipo para torres se equivoca . ya que solo metería mas presion al jugador y disminuye el protagonismo que otros jugadores puean tomar para hacer del equipo fuerte y fiable y por ende un proyecto bien armado y ganador

daviniaaa dijo...

Ya aquí se hablo de eso, y es cierto que todo no debe hacerse en base a un jugador, pero hombre un poquito si, y aquí hemos visto ya muchos partidos, donde parece que pasaran de Torres totalmente.

Marta dijo...

Estoy de acuerdo con Miguel. Aunque una cosa es no construir el equipo para Torres y otra es pasar de él completamente... Parece que esto ya está cambiando, esperemos que siga así.