sábado, 3 de septiembre de 2011

España 3 - Chile 2

Prueba de fuego para La Roja en Suiza. Al descanso el electrónico reflejaba un 0-2 en contra para, pero los Campeones del Mundo no se resignaron y dieron la vuelta al partido en un segundo tiempo de coraje, fútbol y goles. Un Chile valiente sorprendió defendiendo y atacando con máxima efectividad, desbordando por todos los flancos e imponiéndose en todas las líneas. Tras el descanso Del Bosque reaccionó e introdujo cambios que dibujaron a un equipo diferente. Más vivo, rápido y con mordiente.

Isla y Vargas marcaron dos grandes goles en el primer tiempo, pero quedaron en papel mojado por los equivalentes de Iniesta y Fábregas, este último por partida doble marcando el definitivo al remachar un penalti en el 91’. La expulsión de Isla por una fea entrada a Cazorla y una refriega final que obligó a dar el partido por concluido apenas restaron brillo a lo que fue una lección de pundonor de los de Vicente del Bosque.

Fernando Torres comenzó el encuentro como suplente, pero saltó al césped en la segunda mitad para formar parte de la ‘revolución roja’ que dio la vuelta al partido. Ingresó por Negredo en el 64’ y de inmediato generó peligro con un zurdazo que se marchó por milímetros. Se convirtió en el calvario de la zaga, desbordada para cubrir sus movimientos y evitar los remates, que buscó el ‘9’ en centros de Pedro y Fábregas.


- Huracán chileno

Como era de esperar Chile se entregó a la presión. Impedir que los españoles manejaran cómodamente el balón era premisa fundamental para los chilenos y, nada más robar, buscar con máxima velocidad el arco de Casillas. De hecho no tardaron en buscar gol con un tiro al lateral de la red. Como repuesta Xavi ejecutó un disparo por encima del larguero. Al final fueron los chilenos quienes se llevaron el gato al agua. Isla sorprendió a todos controlando un excelente cambio de juego de 50 metros, controló orientado de pecho y no se lo pensó: soltó un derechazo cruzado con efecto que hizo de la estirada de Casillas papel mojado. Silva contestó con la mejor ocasión de España, un tiro a bocajarro en el área que blocó Bravo.

La Roja quería desprenderse de la camisa de fuerza impuesta por su rival. La media comenzó a repartir y las ocasiones afloraron. Villa tomó la voz cantante con un fuerte disparo desde fuera del área que una vez más murió en brazos de Bravo. Y cuando más sacaba la cabeza recibió el segundo mazazo. Una bonita pared entre Alexis y Vargas acabó con este segundo en uno contra uno, recortando la salida de Iker con frialdad y anotando a puerta vacía: 0-2 en el electrónico, pesada renta en contra que oscurecía el panorama. Aún así España se afanaba en quebrar la línea defensiva con internadas de Villa, buscando el barcelonista a Silva y Negredo. Mas otra vez fue chile quien se apuntó la mejor ocasión con un tiro de Beausejour que despejó Casillas. Reclamaron los españoles un penalti sobre Negredo, mas ni por esas el partido mostraba una cara amable a los campeones.

- Metamorfosis, remontada y refriega

Al regreso de vestuarios Vicente del Bosque dio un giro de timón. Hasta tres cambios introdujo el salamantino con ánimo de dar la vuelta al partido. Reina entró por Casillas, Pedro por Villa, Iniesta por Xabi Alonso. Ganó España en presencia, posesión, profundidad y llegada, algo que redundó en efectividad. Iniesta se atrevió desde la frontal a buscar un difícil disparo cruzado, pero su apuesta salió ganadora sorprendiendo a Bravo. Y después llegó el aluvión: primero Silva probó con la izquierda después de sortear con un slalom a tres defensas.

Y más leña al fuego. Entraron Torres y Cesc por Negredo y Xavi y la pareja produjo una gran ocasión, sirviendo Cesc un buen balón en profundidad que el ‘9’ remató con la zurda ajustado al palo. El de Arenys de Mar aprovechó una de pillos, un saque de falta rápido que pilló relajada a la defensa chilena. Definió perfecto con la derecha, anotando el empate que hacía justicia a este segundo tiempo. Y pudo repetir con un lanzamiento de falta. Marcar el tercero hubiera sido la guinda a la revolución de los campeones. Y un cambio más. Cazorla por Silva. Recital de La Roja en busca de un gol definitivo que diera la victoria, aunque Chile se rebeló al cambio de mando con dureza, jugándose la roja Contreras con una dura entrada al tobillo de Cazorla.

Todavía esperaba el capítulo más emocionante de la noche. Cumplido el tiempo reglamentario un derribo a Arbeloa en el área acabó en penalti y gol. Fábregas se ocupó personalmente de poner el 3-2 en dos tiempos. Remató y Bravo detuvo, rebotando el cuero en el poste para caer al mismo lanzador que ya no perdonó. Una tángana final hizo saltar los ánimos en ambos bandos, aunque el árbitro cortó por lo sano decretando el final del choque.

fernando9torres.com

3 comentarios:

daviniaaa dijo...

Primera parte horrorosa! la segunda con los cambios fue bastante mejor, aunque ese penalty no fue penalty! y Torres ayer fue capi!! puede parecer una tontería pero a mi me emociono!

Anónimo dijo...

Una oportunidad y la falló. No se que le pasa, pero vaya petardo.

Marta dijo...

A ver qué tal va el de Liechtenstein el martes!