viernes, 25 de noviembre de 2011

Mi momento con Torres






Fue el 10 de agosto del 2009. Nunca olvidaré esta fecha. La mañana había empezado como todas, preparando las fiestas de mi pueblo desde Madrid y disfrutando de la capital en pleno Agosto. Después de la comida todo cambió, me encontraba bastante mal, decaida ya que me había sentado mal la comida y no podría llevar a cabo eso que no le podía contar a nadie para que no se me gafase: ir a ver a la selección y, por supuesto, a Torres.
Dormí una siesta como pude, tuve que cambiarme
incluso dos veces de ropa de lo mal que me había puesto y allí fui yo. Eran las 19:00, hora de comienzo del entrenamiento y estaba todavía en el colegio con mi padre cuando de repente dijo las palabras mágicas: "Si ya estás bien podemos ir a Las Rozas" De un salto me levanté y a eso de las 19:30 llegamos. Nerviosa como nunca, no me lo podía creer.
Tras el entrenamiento tuve la suerte de poder pasar a la zona mixta y fueron saliendo los jugadores y equipo técnico poco a poco, mi admirado Xabi Alonso, Iker Casillas... hasta que apareció Torres. Mi padre no estaba en ese instante a mi lado pero rápido le llamé y acudió donde yo me encontraba. Le agarré tan fuerte del brazo que se lo dejé rojo y no paraba de repetir "Papá, Torres!!!" Era increíble. Se me cortaba la voz, no era capaz de decir nada más. Le había visto tantas veces en la tele, en todos mis posters y fotos... Cuando se acercó le puse mi camiseta para que me la firmara, era una normal del todo pero desde ese día ya no lo es. La conservo a la vista pero sin usar. Un tesoro.
Guardo dos fotos de ese momento; una cuando me firmaba y otra con él bastante sonriente, por supuesto.
Cuando pasó por delante de mí continuaba atendiendo a los afortunados aficionados que habían podido entrar al igual que yo. No paraba de seguirle con la mirada hasta que desapareció a lo lejos subiendo al autobús.
Me sentía la mujer más feliz del mundo. Algo soñado tanto tiempo!!!
Gracias a Dios, esta no fue la única vez que lo vi. El 8 de agosto del 2011 tuve de nuevo la oportunidad y a la vez la suerte ya que ese día iban con prisa y Fernando decidió salir por la zona de los aficionados. Muchas gracias!. Cuando apareció no se me cortó la voz. Conseguí hablarle. Tan solo le dije que estaba en todos los posters de mi habitación a lo que me contestó "Ah sí?" pero alguien se metió en nuestra conversación... No hubiera durado mucho más, o tal vez sí. Volví a casa con otro tesoro igual que la otra vez y otro grato recuerdo. He tenido mucha suerte por lo que siempre diré: Muchísimas gracias a mi padre y también a Fernando claro, por haberme echo tan feliz y guardar dos de los recuerdos más bonitos de mi vida.


Carmen Pascual Pérez.


5 comentarios:

daviniaaa dijo...

Como siempre me encanta leer estos momentos :)

Marta dijo...

Y a mí :)
Ojalá algún día yo también tenga la suerte de vivir uno...

kar_liss dijo...

No pierdo la esperanza ... sé que un día estaré alli en la foto con él :)

*María* dijo...

Qué suerte!!!
Me encantaría tener la oportunidad de conocerlo algún día! :')

Anónimo dijo...

me encanta leer estas cosas:)