sábado, 31 de diciembre de 2011

Chelsea 1 - Aston Villa 3

El Chelsea cierra 2011 con una derrota
El Aston Villa se llevó todo el oro de Stamford Bridge gracias a dos goles en el tramo final, a pesar de que los ‘blues’ mandaron durante prácticamente todo el partido. Dominar no fue suficiente. Se adelantó la escuadra local mediante un penalti convertido por Drogba. En breve empató Ireland y el Villa se limitó a aguantar el tirón hasta el minuto 82’, cuando Petrov anotó el 1-2. Apenas unos instantes después Bent cerró la cuenta en tres enteros para el Villa, ampliando la racha gris del Chelsea a cuatro jornadas consecutivas sin conocer la victoria.

Fernando Torres saltó al césped en el minuto 62’, por Sturridge, para ocupar la posición de punta de referencia en el tridente junto a Drogba y Mata. De salida revolucionó el partido con un impresionante disparo al travesaño desde la frontal, acción que disparó el ánimo de Stamford Bridge y elevó el nivel de presión ofensiva del Chelsea. Poco después protagonizó una jugada de máxima calidad en la media luna del área para habilitar a Drogba en uno contra uno.


- A gol por barba

No quería el Chelsea sorpresas que amargaran la tarde y se volcó de salida en la búsqueda del gol. Mata, atacando desde ambos carriles, se mostró como el más incisivo de los azules en una ofensiva inicial que apenas dejó situarse a la zaga de los villanos. La iniciativa local apenas dejó lugar a algún destello del Villa, que centraba sus ataques en la búsqueda de su referente arriba, Agbonlahor. Sturridge desde banda derecha abrió un resquicio en busca de gol, pero su disparo con la izquierda marchó elevado. Drogba también probó fortuna desde fuera del área con idéntica suerte.

El panorama cambió a partir de los 20 minutos con un derribo de Dunne sobre Didier Drogba. El marfileño buscaba en el área un balón largo y el central no dudó en entrar a por todo y derribar al atacante. El propio Drogba se ocupó del lanzamiento y, aunque Guzan adivinó su intención, el cuero se le coló entre el cuerpo y el césped para hacer realidad el 1-0.

Poco duró la alegría en la parroquia de Stamford Bridge, ya que el Villa empató al rato por medio de Ireland al rematar un rechace previo bajo palos de John Terry. El defensor, que jugó su partido número 400 como capitán, evitó el gol en primera instancia pero nada pudo hacer para evitarlo en segunda. Hasta el descanso el Chelsea siguió mandando, aunque la falta de acierto en los últimos metros impidió recuperar ventaja antes del descanso.

- K.O. en dos golpes

Al regreso de la caseta el cuero se paseó por delante de la puerta de Villa sin encontrar rematador. Fue el primer aviso del Chelsea tras la reanudación, en un nuevo intento de recuperar ventaja en el marcador, aunque el Villa no se quedó atrás y protagonizó su mejor ocasión del partido. Agbonlahor se quedó en uno contra uno con Cech y no pudo ganar la partida al checo, que evitó un más que factible 1-2 que hubiese situado las cosas muy cuesta arriba. La reacción del Chelsea se hizo esperar hasta el 60, cuando Mata centró al área tras una excelente jugada por la derecha, pero el destinatario Sturridge no conectó con el cuero.

Villas-Boas practicó dos cambios para reforzar el ataque: Lampard y Torres por Romeu y Sturridge. De salida el ‘9’ cambió la faz del partido. Su primera intervención fue un derechazo desde fuera del área al larguero que levantó a la grada y el ánimo de sus compañeros. El cuero voló con un efecto endiablado hasta encontrarse de bruces con la madera. La ocasión abrió un nuevo capítulo de hegemonía azul en el partido, que por entonces sólo tenía a un equipo luchando por vencer. No era otro que el Chelsea, liderado por un Torres que luchaba con ahínco. Repartió el ‘9’ un balón de oro para Drogba y buscó de cabeza el gol. Meireles a su vez lo intentó sin fortuna desde fuera del área, lo mismo de Bosingwa, quien se topó con una excelente parada de Guzan.

Aunque el juego, las ocasiones y el partido eran del Chelsea, el guión del partido iba a seguir por otros derroteros muy distintos a la lógica de lo acontecido. En el tramo final del partido el Villa metió dos goles que mataron definitivamente el partido para desazón de los ‘blues’. Dos latigazos, dos contragolpes eléctricos, derribaron el partido construido por el Chelsea en un abrir y cerrar de ojos. Primero Petrov recibió sólo en el área y definió cruzado ante la única oposición de Cech. Después un error en el juego defensivo propició que Ireland y Darren Bent encararan puerta en ventaja, anotando el delantero el tercer tanto y definitivo.

2 comentarios:

daviniaaa dijo...

De estos partidos me voy a quedar con la buena actuación de Torres, pero está claro que esté Chelsea pfff mejor dejarlo ahí.

Marta dijo...

Estoy contigo.
Pff, menudo final de año...