sábado, 2 de junio de 2012

Fernando Torres recibe el MARCA Leyenda





“El hombre que se levanta es aún más grande que el que no ha caído”. La frase de Concepción Arenal encaja a la perfección con Fernando Torres. ‘El niño’ ha pasado un año de sufrimiento, pero ha sido capaz de reaccionar, de no dejarse arrastra al vacío. Hoy ve las cosas con otros ojos, siente que vuelve a ser el futbolista que hace nueve años llegó a la Selección española. No pasa facturas y sí que se mira al espejo para encontrar respuestas y no repetir los mismos errores. Ahora, recibe el reconocimiento del galardón MARCA Leyenda y rememora en una entrevista exclusiva para el diario los grandes momentos vividos con un grupo que, pase lo que pase en la Eurocopa de Polonia-Ucrania, ya es leyenda del fútbol español.

Lee la entrevista completa aquí



¿Cuántas veces ha visto algo de Viena?
Muchas, muchas. No por querer. Los días después de la final ponía a la tele y ahí estaba el gol. Fue un momento no irrepetible porque Andrés marcó uno más importante dos años después, pero sí el fin a una sequía demasiado larga para España. En ese momento nos dimos cuenta de que era verdad que se podía. Antes lo habíamos pensado, pero se fracasaba. Esa victoria la necesitábamos para creer en nosotros mismos de verdad.

¿Tiene en casa recuerdos del gol, fotos, un cuadro…?
Mi Padre lo recopila todo. Sobre todo la portada con Iker levantado la copa rodeado de todo el equipo. Guardo las botas, la camiseta, la entrada, la acreditación… Un montón de cosas. Eso es lo bonito del fútbol, poder recordar días importantes con pequeños detalles.

¿Asume que es una leyenda del fútbol español, que ese gol se recordará siempre?
No, no. Este premio que me da MARCA es también para todos mis compañeros, para la gente que lo intentó antes y no pudo. Cuando juegas en grandes equipos tienes la oportunidad de vivir grandes momentos, de jugar finales y opciones de ser protagonista. Si eres el jugador más importante de un equipo que no aspira a todo eso se va a olvidar. Tengo la suerte de estar en una gran selección, una de las mejores de la historia de España. Estaba en el campo y pude hacer el gol, pero, como con Andrés en el Mundial, si no fuera por el resto del equipo no se hubiera dado ese escenario para nosotros. No lo veo como un éxito individual y sí como un premio por pertenecer a este grupo.

¿Cree que se le ha faltado al respeto con tantas dudas sobre su presencia en la Eurocopa?
En absoluto. El fútbol es así y nosotros estamos de paso. Soldado ha hecho una temporada impresionante y se ganó estar en el amistoso de Venezuela. Eso me sirvió para darme cuenta de que lo que estaba pasando era real y que era yo el que lo tenía que cambiar. El fútbol español no es una cosa de cuatro años. Por detrás llegan jugadores impresionantes. Es un espectáculo ver a gente joven y de tanto nivel. Lo que estamos viviendo va para largo.

¿Ha sentido el apoyo de sus compañeros de selección y del técnico?
Este grupo es muy fuerte y siempre que alguno lo pasa mal un fin de semana tiene mensajes de sus compañeros de selección, llamadas de ánimo. Sabemos lo que hemos vivido juntos y en los momentos duros es cuando se ve lo que es este grupo. Cuando las cosas van bien sobra gente que te llame. Si van mal es cuando agradeces que estén pendientes de ti.

¿Y el del seleccionador?
También, a través de su equipo. No se trata de una llamada. Antes de lo de Venezuela hablé con Vicente y me explicó cómo veía las cosas. Es algo que se agradece, pero después de más de 90 partidos con la selección no necesito que me llame el seleccionador. Yo sé cómo estoy, el momento por el que paso. No soy un niño y sé si puedo ir o no. Quedarme fuera no fue una sorpresa. Era algo que tenía que pasar.

¿Cuándo supo que iba a la Euro?
El día que se dio la lista. Es verdad que Mata y yo entendíamos que una vez que nos llamaron a Austria no sería normal que nos tuviéramos que volver un día después. Pero hasta que las cosas no están encima de la mesa no te puedes fiar.

¿Qué sintió el verse dentro?
De verdad que fue como la primera vez. Entonces fue una sorpresa, ahora lo necesitaba. He venido a la selección con más ilusión que ninguno, estoy seguro.

¿Ante qué Torres estamos?
Ha sido un año muy duro y con momentos muy tristes. Ahora intento disfrutar de cada momento, de cosas que antes eran un hábito y ahora las veo como un premio.

Es como volver a empezar.
Venir a la residencia, por ejemplo, era algo casi rutinario, ahora lo disfruto. Quiero ser el mejor en cada entrenamiento, competir y disfrutar con mis compañeros cada momento. Llegó un día en el que estar ocho años en la selección era como una rutina. Hoy no, quiero aprovechar cada segundo de la concentración. En el campo seguro que lo vamos a hacer porque esta selección es un lujo, pero también llevarnos un gran recuerdo de la convivencia, como pasó en la Eurocopa y en el Mundial. Es un poco dar la vuelta a lo que me ha pasado en mi equipo. El día a día ha sido muy duro y al final el resultado ha sido muy bueno, excelente.

¿Cuánto pesa un buen ambiente?
Si un equipo de amigos puede ganar es una gozada. No es lo mismo tener un trabajo que sólo te da satisfacciones profesionales que uno en el que disfrutas cada momento, en el que tienes amigos. Acabar de entrenar e irte con tus compañeros a cualquier sitio es una gozada y es lo que tiene esta selección. Lo he echado mucho de menos en mi equipo.

Dijo que se había convertido en el tipo de futbolista que usted odiaría. ¿Cuándo se dio cuenta de qué iba por mal camino, cuántas cosas tenía que cambiar?
Vi que había muchas cosas que cambiar. He tenido suerte de tener cerca de mí a Mata, que me ha ayudado mucho. Me ha indicado el camino. Él me veía de manera más objetiva. Llegué a no tener ganas de ir a entrenarme ni de ser un ejemplo para los chicos jóvenes… Eran los valores que me había enseñado desde pequeño en el Atleti, saber que la única manera es trabajar y trabajar, más cuando las cosas no van bien. Perdí todo eso, algo que nunca creía que fuera a pasar. Por suerte lo vi y me di cuenta.

¿Tan mal lo paso?
No quiero volver a pasar por eso. No quiero mirar atrás y sentir de nuevo esas sensaciones.

¿Ha sacado algo positivo?
Sobre todo los miles de personas que han estado conmigo. Me han llegado miles de mensajes, de cartas, personas que escribían al correo del club para apoyarme. Me pedían que no me rindiera, que me seguían por una manera de ser que no puede gustar a todos, pero que es mía. Entendí que eso no podía perder.

¿Le ha fallado mucha gente?
No, no me ha fallado nadie.

¿El día que Del Bosque da la lista de Venezuela y usted no está, qué piensa?
Que era algo que podía pasar. Era justo. Soldado, como lo ha merecido ahora, había hecho méritos para estar. Comprendí la decisión de Vicente. Siempre me miro a mí mismo y no pongo excusas. El responsable era yo, no los demás. No estaba jugando y a la selección del mundo no se puede ir si no juegas.

De este año tremendo en lo personal ¿Qué ha aprendido para no olvidar nunca?
Muchas cosas. Sería difícil quedarme con una. En mi carrera el lema siempre ha sido que trabajando de verdad se consiguen las cosas. Cuando quieres algo tienes que conseguirlo. Entre el Mundial y la Champions he dudado mucho de eso. He visto que no siempre es así, que hay cosas que pasan porque tienen que pasar y que no por luchar más van a llegar, pero en esto sí que quiero volver atrás y pensar de nuevo de esa manera. Es lo que me ha llevado a estar aquí por mucho que este año haya pensado si merecía la pena.

¿Qué piensa cuando oye que su juego no se adapta a España?
El juego de la selección ha variado mucho desde que en la Eurocopa de Alemania empezamos a jugar de esta manera. Todo nos hemos adaptado a cómo entiende España el fútbol. Hay que hacerlo con los futbolistas que se tiene y no pensando en lo que cada uno hace en su club. La forma de jugar es ésta y sería una temeridad cambiarla. Es evidente que hay que explotar la calidad de los centrocampistas, pero también necesitamos ser profundos.

Pocas veces se le ha visto una cara de tanta felicidad como cuando tuvo la Champions en sus manos ¿Qué sintió al tocarla?
Es difícil. Ha sido un año muy complicado. Si una semana antes me dicen que vamos a ganar la Champions no me lo hubiera creído. Ya no hablo de si me lo dicen en enero o febrero. Vivimos un cambio de entrenador, momentos muy duros, quedamos sextos en la Premier, algo que nunca había pasado en este Chelsea. A nivel personal fue igual o peor. Ganar la Champions ha sido volver a ver que el esfuerzo vale la pena, que trabajar y creer tienen una recompensa.

Era su título soñado.
Sí,  mi sueño era la Champions, porque ganar una Eurocopa y un Mundial es más de lo que había soñado. Nunca apunté tan alto. De pequeño veía a los jugadores levantar la Champions y me quedaba embobado. Quería ser como ellos. No me tocó ser protagonista, el hombre de la final y ni fui titular, pero lo disfrute más que ninguno. Era mi sueño.

¿Qué pensó?
Que todo lo malo, todo lo duro había merecido la pena por tener ese trofeo en mis manos. En el Mundial fue un poco lo contrario. Peleé muchos para llegar y ya allí empezó a ir todo mal a nivel personal. Pensaba si merecía la pena dejarse la vida, haber trabajado tres sesiones cada día para recuperarme. Merece la pena cuando tienes la copa del Mundo en las manos, pero pensaba que el fútbol no se había portado bien conmigo. Espero que con esta Champions se cierre ese círculo de dos años muy duros y poder volver a disfrutar.

En ese futuro ¿Qué quiere el Chelsea de Torres?
Lo mismo que yo de ellos. Ahora tenemos una temporada apasionante con dos Supercopas y el Mundial de clubes. Queremos devolver la Premier al Chelsea. Empieza un nuevo proyecto en el que cuentan conmigo y quieren que esté involucrado y sea importante. Y eso es suficiente para mí.
¿Se planteó volver a España?
No, nunca. No me voy a ir del Chelsea sin triunfar allí.
¿Qué cambió de Villas-Boas a Di Matteo?
Muchas veces un cambio de entrenador, aunque sólo sea porque ve las cosas de forma diferente, supone aire fresco y empezar a ganar. A veces basta con una forma diferente de decir las cosas para que llegue ese cambio para que haya que tocar muchas cosas. El futbol no es justo muchas veces y es verdad que es más fácil cambiar a uno que a muchos.

Le gustaría tener a Guardiola como entrenador del Chelsea?
No sería justo hablar de otro entrenador, cuando Di Matteo acaba de ganar la Champions. Guardiola tiene el futuro en sus manos y puede elegir adonde puede ir y cuando. El marcara los tiempos.

¿Le hubiera gustado que siguiera Drogba en el equipo?.
A todos nos gustaría. El futbol ha premiado a una carrera, a todo lo que ha hecho, y no se puede ir de una manera mejor. Tiene que ser muy difícil cuando estás en lo mas alto. Cuando estas arriba quieres más y más. Es elogiable todo lo que ha hecho, después de toda una vida en el Chelsea. Ojala todos pudiéramos tener un final como él.

¿Qué aprendió de él?
Ninguno de los dos hemos entendido por qué tenía que ser uno u otro. Ha sido así toda la temporada, si jugaba uno, no jugaba el otro. Este año he aprendido, por la situación que me ha tocado vivir, a comprender a la gente que no juega casi nunca, que se pasa los partidos casi siempre en el banquillo, a entender cómo se siente.

¿Algún ejemplo en especial?
He visto a Paulo Ferreira, que tiene dos Champions, ser importante en el equipo sin participar en los partidos. Es un ejemplo, un 10, al que yo miré cuando vi que tenía que cambiar. No entiendo que alguien pueda hablar mal de él. He aprendido a valorar a cada jugador del equipo, al que juega, al que no juega nada, al que viene de atrás. Nunca había vivido algo así y soy de los que creen que se aprende de las experiencias que vives.

Lo que ha vivido con Drogba se repite ahora aquí con Llorente, Negredo y usted. Tres “9” por un solo puesto.
La competencia es buena. Somos compañeros y no rivales. Hay que aceptar si el seleccionador elige a otro y apoyarle. Creo que esta selección y en esta Eurocopa cada jugador va a tener su momento. No veo que haya, como ha pasado otras veces, un jugador que pueda pensar que va a jugar poco. Cada uno vamos a tener que aportar a la Selección. Tenemos que aprovecharlo para bien de la Selección.

Pepe Reina, que le conoce como pocos, dice que hacía tiempo que no le veía bien.
¡Es mi amigo! No, enserio, estoy muy ilusionado y con ganas de disfrutar en cada entrenamiento. Me entrené un día solo con Mata y era como si estuviera con todos. Ganar la Champions me ha dado alegría, moral, ganas, pero miro todo lo que he pasado y lo valoro más. Hace unos meses ni me podía imaginar  llegar así a la Eurocopa, con una frescura al haber jugado menos que puede faltar a alguno de mis compañeros. Es algo que tengo que aprovechar.

¿Teme que los fantasmas aparezcan de nuevo cuando vuelva al Chelsea tras la Euro?
No, seguro que no.

¿Se siente más fuerte anímicamente?
Si, y si tengo que fallar que sea por hacer las cosas como que se tienen que hacer, por ser yo mismo, por asumir las responsabilidades que tengo. Lo haré en la selección y cuando vuelva al Chelsea.

¿Cuánto vale esa sonrisa que ahora le acompaña casi siempre?
Ojala dure mucho. El futbol es un estado de animo y otra cosa que he aprendido es que si estas feliz y contento las cosas salen de manera mas sencilla. No es siempre fácil porque en un vestuario se viven muchas cosas. Lo bueno es que en la selección es complicado no estar a gusto.

¿No ha cambiado nada?
El ambiente que he visto en Austria y ahora ya con todos los que vamos a la Eurocopa me recuerda mucho al de 2008 y al de antes de ir al Mundial. Hay muchas ganas e ilusión. Estamos varios jugadores que lo hemos pasado mal y que queremos disfrutar de la Euro. He hablado con Pedro, que tampoco ha tenido un año fácil, y se le ve aliviado, con ganas. Me recuerda a cosas que vivimos antes de ser campeones de Eurocopa y del Mundo.

Ahora la referencia es España, el equipo al que todos quieren batir.
Es lo que hemos estado deseando durante años, lo que queriamos. Seguro que ahora en Francia o Alemania están hablando de nosotros, y eso antes no pasaba. Todos saben como jugamos, que ofrece España, pero no han conseguido ganarnos. Tienes que seguir buscando la manera de hacerlo.

Lo que sí parece claro es que todos se van a cerrar.
Sabemos qué van a hacer todos los equipos. Holanda, que es un equipazo, ya vimos lo que hizo en el Mundial. Sabemos lo que hay, pero no podemos ser infieles a nuestro estilo. Es el que nos ha llevado a ser campeones de Europa y del Mundo. Son los rivales lo que tendrán que cambiar porque hasta ahora no han podido ganarnos.

¿Quién es el gran rival?
No se sabe. Nos toca ser favoritos ya para siempre. Esta no es una Eurocopa mas porque defendemos titulo y somos el equipo a batir. Para nosotros se han acabado los amistosos, todos salen a ganarnos, como antes nos pasaba a nosotros cuando jugábamos contra campeones del mundo o de Europa. Se habla de Alemania, de Holanda, pero no hay que olvidarse de Italia.

Que es el primer rival.
Seguro que va a ser un partido duro y que puede marcar el ritmo de la competición, el que puede decidir el cruce que tengamos en cuartos. Luego esta Inglaterra, que tiene grandes jugadores, Portugal… De todas formas, si nosotros somos capaces de estar vivos en cada partido, de ilusionarnos, concentrados, España no va a perder.

Usted ya vivio en 2004 lo que paso con Grecia.
Y seguro que habrá una selección con la que nadie cuenta que va a llegar a semifinales. El futbol es asi.

Nadie ha ganado tres grandes de manera consecutiva.
Tambien parecía imposible que se superara el record de goles de Hugo Sanchez y ahí esta lo que ha hecho Messi y Cristiano. Los retos en futbol están para superarlos y por qué no vamos a ser nosotros los primeros en hacerlo. Ya hemos hecho historia y ahora queremos ser un referente para generaciones futuras. Si logramos esto si que será complicado que alguien lo repita. Vamos a disfrutar de lo que tenemos y soñar.

¿Se ha imaginado ya en Monaco jugando contra su Atleti?
Si, y va a ser muy bonito. Jugar contra el Atletico de Madrid en una final europea es lo mejor que me podía pasar. Ahora se por qué no he podido jugar antes contra el Atleti en partido oficial, el destino tenia guardado un momento especial.

¿Celebraria un gol si marca?
Jamas celebraría un gol contra el Atletico de Madrid. Nunca. Logicamente quiero que el Chelsea gane un titulo más. Espero disfrutar mucho con ese partido. Cuando acabe el partido ya habrá tiempo de saludar a la gente y a la afición. El Club ha crecido, ha traído a grandes jugadores. El ejemplo es Falcao. Me alegro mucho de los éxitos del Atleti.

¿Volvera?
Si un dia lo hago será para competir e intentar ganar cosas, no para retirarme. Eso seria indigno. Tengo mucho que hacer aun en el Chelsea.

La afición del Chelsea se ha volcado con usted.
No tengo palabras para agradecérselo. Soy un jugador extranjero, las cosas han ido mal desde el inicio. No es normal como me han tratado. Sigo sin entenderlo.


5 comentarios:

daviniaaa dijo...

Me he comprado el marca y me la he leído detenidamente, buaa que gran entrevista!! es que todo lo que dice, pufff... cuando habla de lo mal que lo ha pasado y de como ahora está intentando disfrutar todo!.. deseo de verdad que no vuelva a pasar por algo así y todo le valla genial empezando por está Euro!

karlissmeg dijo...

Da gusto leer la entrevista, que bien que de todo lo malo mejor solo se recuerda para aprender a no repetirlo. Como acá no puedo comprar el marca he comprado la versión digital y la he leido un par de veces ya :) Vamos Fer, está será una gran Euro para Tí ♥

franco dijo...

Es una muy buena entrevista, donde te deja ver lo mal que lo ha pasado y lo poco equipo que es el Chelsea. Ojala que de verdad las cosas empiecen a cambiar para él.

Lys 9 dijo...

De mis entrevistas favoritas suyas. Ha sido un placer leérmela completa de rabo a cabo (aunque siempre da gusto sus entrevistas). En ésta habla con una ilusión y se lleva a una consigo porque es un tren de emociones, desde lo mal que ha llegado a pasarlo hasta lo feliz que está de haber sido convocado para la Eurocopa. Y como siempre las palabras tan bonitas para el Atleti y para todo el mundo de quien le preguntan. Me ha fascinado.

Anónimo dijo...

es una entrevista genia!!
es torres...