lunes, 10 de junio de 2013

Mi momento con Torres

 La historia de Noemi Najarro:

Para empezar tengo que decir que estoy viviendo de intercambio un año en una ciudad del medio oeste de EEUU llamada Saint Louis. Durante las vacaciones de Semana Santa estaba con mi familia americana pasando unos días en Florida. Una mañana recibo un SMS de un amigo de Alemania que también está aquí de intercambio y me decía que el Chelsea y el Manchester City venían a jugar a Saint Louis en Mayo, que teníamos que ir a ver el partido. Al principio creía que me estaba vacilando porque todos a mi alrededor suelen saber que me gusta mucho Torres, así que pensé que me lo decía como otras bromas de tantas que me había hecho. Por sí acaso decidí meterme en la página web del Chelsea y comprobar si lo que me decía era verdad, y ahí estaba, la entrada que decía que el veintitrés de mayo jugarían en Saint Louis contra el Manchester City. Las entradas no estaban todavía a la venta, había que esperar hasta el dos de abril a las diez de la mañana. ¡No me lo podía creer! Fernando Torres venía a Saint Louis, esta ciudad perdida por el medio oeste de norte América. Mi ídolo de toda la vida, al que había visto la última vez en persona cuando todavía vestía la camiseta rojiblanca.

En seguida se lo conté a mis padres americanos y lo importante que era para mí conseguir entradas para ese partido. Ellos me dijeron que no me preocupase que iban a hacer todo lo posible para conseguírmelas.

El dos de abril, día que de ponían en venta las entradas, llego, yo estaba en clase así que deje a mi madre americana encargada de que a las diez, cuando se abriesen las taquillas, se metiese en internet y me sacase dos entradas. Fue una locura, la página de internet estaba colapsada, con gente de todos los estados que intentaba conseguir unas entradas como fuera. A la mayoría les ponían en espera con un mensaje que decía que la página estaba teniendo un número muy alto de visitas, que esperase, que se elegiría a la gente al azar para que pudieran acceder a la compra de las entradas, las 48.000 entradas  se vendieron en quince minutos, no me lo podía creer, no lo entendía.  Me llegó a parecer hasta injusto que gente de mi clase que no sabía ni tan siquiera lo que era el fútbol hubiera conseguido entradas y yo me quedase sin ir.


Pero un día, mi padre americano me llama y me dice: “Noemi te he conseguido entradas en el centro del campo sexta fila”  y por si fuese poco añade: “también tengo entradas para el día de antes el entrenamiento del Chelsea”.

Ahí estaba mi oportunidad. Compré una cartulina grande, naranja fosforita (asegurándome que fuese un color que llamase la atención). Después le di mil vueltas sobre qué mensaje debía escribir. Tenía que ser corto, pero que llamara la atención y que me diferenciara de los demás fans que iban a ir a verle. Me decidí por uno corto, en el que la palabra que resaltaba fuera Atléti. “Torres te cambio tu camiseta por mi bufanda del Atleti”. Sencillo, pero diferente. Además la semana anterior el Atléti se había proclamado campeón de la copa en el Bernabéu, contra el eterno rival,  así que no pude evitar añadir por el otro lado de la cartulina un segundo mensaje “Madrid es rojiblanca”.


Veintidós de Mayo, día del entrenamiento del Chelsea en St. Louis. Con la Camiseta del Atléti puesta, bufanda y cartulina en mano nos dirigimos hacia Busch Stadium. En las entradas ponía que empezaba a las cinco de la tarde y no había sitio designado en la entrada, así que mi hermana americana Nicole y yo fuimos a hacer cola dos horas antes. Hacía mucho calor, y encima yo llevaba puesta la bufanda del Atléti en la cabeza, por lo que me estaba asando. Mucha gente se paraba a preguntarme que ponía en mi llamativa cartulina y yo les decía que era un mensaje para mi ídolo de toda la vida, que era mi oportunidad de conocerle en persona. Muchos se reían y me decían suerte con ello y yo les contestaba que verían que lo iba a conseguir. Hasta ya pasadas las cinco no abrieron las puertas del estadio. Una vez abiertas fue una locura, la gente empezó a correr para conseguir buenos asientos y una vez dentro del estadio empecé a correr y tuve la suerte de coger un muy buen sitio, ahora solo tocaba esperar. A las siete salieron los primeros jugadores al campo, poco a poco fueron saliendo todos. Me puse a buscar a Torres por todos lados con la mirada y el corazón se me iba a salir del pecho. De repente le veo y me pongo a gritarle mientras que le enseño la cartulina por el lado que pone “Madrid es rojiblanca”.  El Niño está lejos pero aun así me oye, lee el cartel, sonríe y me levanta el pulgar en signo de aprobación, no me lo podía creer, lo había leído.




Con las manos que no me paraban de temblar giro la cartulina y vuelvo a gritar el nombre de Torres, lo vuelve a leer y empieza a caminar hacia mí a la vez que se va quitando el jersey que llevaba puesto. Yo estaba en shock, levanto la vista y tengo a mi ídolo delante dándome su jersey, no podía parar de repetir “Oh my God” o “Gracias Torres”.

Después cuando empezó el entrenamiento, justo él estaba a unos metros y le grité “Gracias Torres, aúpa Atleti”  Se giró y me volvió a levantar el pulgar en signo de aprobación a la vez que sonreía. Creo que le chocó en cierta manera encontrar a alguien del Atleti en una ciudad como St. Louis.

El entrenamiento acaba y Torres se mete con el primer grupo rápidamente al vestuario, solo unos pocos se quedaron fuera. Oscar viene a firmar autógrafos justo en la zona que estoy yo, me firma la camiseta del Atleti y después le pido que si le puede dar mi bufanda del Atléti a Fernando, me dice que claro que sí y se la guarda. Estuve un rato hablando con él, menudo amor de chico es majísimo. Antes de irme también tuve la oportunidad de hablar y de que me firmase la camiseta Juan Mata.

Sin duda el veintidós de Mayo será un día que recordaré toda mi vida.  Gracias Fernando, Eres enorme.



7 comentarios:

daviniaaa dijo...

Es una gran historia, yo se lo que es vivir un momento con el, siempre son especiales y nunca se te olvidan. Si ya encima te da su camiseta o jersey, pfff

Anónimo dijo...

Tancredi Palmeri ‏@tancredpalmeri
Confirmed what I anticipated this afternoon: Chelsea should propose in next hours 40m € +Torres to Napoli for Cavani, according to Sky Italy.

marta dijo...

A mí me parece increíble que de entre tanta marea azul haya ido a darle su camiseta, nada menos y nada menos, que a una fan atlética. Bueno, al menos resulta sorprendente hasta que te das cuenta de quién estás hablando. Entonces ya te lo explicas todo. Se le nota demasiado que su sangre es rojiblanca, y me encanta. El sentimiento de este hombre es de lo que no queda, de esos raros casos de amor a un club que ya no se ven y que no se van a repetir en unos cuantos años o en unas cuantas décadas. Serán tontos detalles como éste, o como celebrar el gol de la final de la Europa League a lo Kiko o como tirarse media hora colocando minuciosamente una bandera del Atleti en su muñeca para que, junto a la Copa del Mundo, se vea bien con Neptuno al fondo. Serán tonterías pero qué queréis que os diga, a mí me llegan. Una verdadera lástima que no se le haya sabido o querido mantener... en fin.
Muchas felicidades Noemí, me imagino que debió de ser un sueño y un momento impagable. Fuiste muy lista llevando esa pancarta y esa camiseta. Ya tienes tu tesoro personal. No por lo que es, sino por lo que representa: de entre miles de personas, te eligió a ti.
Este chico... qué grande es.

Anónimo dijo...

Por lo tanto, volver a Aleti. ¿Por qué quedarse en el Chelsea, donde no se quería? ¿Por qué ir a Napoli? Volver al Aleti y luchar por la Liga de Campeones.

Anónimo dijo...

¡Que suerte tuvo esta chica! Sin embargo, acabo de leer algunos artículos de periodicos ingleses donde hay unas declaraciones de Mourinho sobre Torres. Dice que Fernando es un jugador del Chelsea y que está feliz de quedarse y trabajar duro. Merece respeto y hablarán cara a cara para decidir lo que es mejor para él y para todos, y si lo mejor es que se quede en el Chelsea, él está feliz de ayudarlo a dar su máximo. ... Bueno, ahora se sabe la verdad. Ojalá sea así

Anónimo dijo...

Suscribo totalmente lo comentado por Marta, no lo has podido exponer mejor.....


Larry

Anónimo dijo...

¡Muchas felicidades Noemí! Habría dado cualquier cosa por estar en tus zapatos.

Aunque he tenido la oportunidad de estar cerca de el en el Stamford Bridge de Londres,Inglaterra, nunca me habría imaginado algo como lo que te ocurrio.

No cabe duda de que las coincidencias no existen, todos tenemos una cita en el tiempo con inimaginables experiencias, que están siempre puntales ahí, esperando a que nos encontremos con ellas.

Gladys Torres Hernández (desde México) ;)