jueves, 19 de septiembre de 2013

Carta a Fernando Torres

Os dejamos una carta a Fernando que nos envía Marta Camacho:

Querido ídolo:

No sé muy bien porqué te escribo, estoy casi segura de que no lo vas a leer, pero supongo que necesito poner por escrito todo eso que cualquier incondicional tuyo querría decirte.
¿Sabes? Esto me resulta tremendamente difícil. Yo no tengo ese raro don de quien sabe poner las palabras justas a sus sentimientos. Hay muchas cosas que no le puedes contar a una carta.

Para empezar, el torrismo… ¿cómo explicarlo? Es un sentimiento que se me escapa de las manos. Siempre fue así, desde que reparé en ti.
Empezó sin querer, de repente, como todas las cosas bonitas que pasan en la vida. Al principio era simple admiración por encontrar a alguien diferente en el fútbol. Luego fue creciendo poco a poco, sin prisa, a medida que te veía jugar o leía tus entrevistas. Veía tu ilusión, tus carreras, tu humildad, tu pasión y tu sonrisa, Fernando, y me ganabas un poquito más cada día. Le habían puesto una camiseta enorme a un niño que, mira por donde, jugaba a fútbol como los ángeles. No te asustabas ni lo escondías. Se ve que hay gente que nace valiente. Te echaste a la espalda un equipo histórico con un orgullo y una entrega raramente vista. Tal vez debimos saberlo en ese entonces, que ese niño estaba condenado a ser algo más que un jugador de fútbol y nosotros a seguirle allí donde fuera.
Ahora fíjate, eres como parte de mi familia, te has hecho ese hueco en mi corazón y no tienes la menor intención de salir de ahí, por lo que veo. Esa camiseta que te dieron se te ha quedado pequeña. Ya no eres un niño, sino El Niño, nuestro niño, ese que nos hace soñar cuando toca el balón y que nos entiende mejor que nadie porque, afortunada o desafortunadamente, siente como nosotros. Eterno 9, eterno capitán.

Para mí el torrismo es el sentirse identificado con un jugador que lucha a contracorriente, que se levanta más fuerte de cada caída, que se enfrenta a todos y todo y aún así sale ganando. Es ese brillo en los ojos que se nos escapa cuando le vemos a alguien tu camiseta y sabemos que ese, ese es de los nuestros. Es alegrarnos con tus victorias y entristecernos con tus derrotas aunque ni siquiera juegues en nuestro equipo. Es esos gritos, celebraciones, risas e incluso bailes espontáneos que no podemos disimular cada vez que te vemos marcar. Es empeñarnos en defenderte hasta la saciedad aunque tú solito lo hagas mejor que nadie.
Ser torrista es, para bien o para mal, no poder evitar que alguna parte de nuestra felicidad lleve tu nombre y apellido. Qué cosas, lo que nos faltaba ya. Y qué felices nos haces, Fernando, de verdad.

A veces nos dicen que no estamos muy bien de la cabeza y a mí me hace mucha gracia. Qué sabrán ellos, si eres ejemplo de vida… bendita locura.

Los torristas somos esos que vamos a estar ahí siempre, no lo dudes ni un segundo. Somos esos que no dudaremos en ofrecerte la mano aunque no te haga falta, que nos hartaremos de buscar links horribles en Internet para ver tus partidos con fatal calidad hasta el día que decidas volver a tu Atleti, tu casa, esa  de donde nunca te deberían haber echado (supongo que al final hemos entendido que hay cosas irremediables… y otras imperecederas). Somos esos que hemos tragado banquillo contigo, entrenadores perdidos y fuera de lugar, burlas, malas rachas, críticas… y los que volveríamos a hacerlo mil veces más si hiciera falta.
¿Que por qué? Porque un camino no sería lo mismo sin espinas, será que lo difícil tiene un sabor especial. Por eso que explota dentro de nosotros cada vez que marcas un gol, imagínate con todos los que llevas. Por el esfuerzo, la lucha constante, el trabajo duro, por ese no darse por vencido jamás de los jamases, por las ganas, la calidad, por los sueños cumplidos, los títulos, los premios y reconocimientos. Por el orgullo, Fer, el orgullo inmenso que es tenerte como ídolo. Por ser nuestro ejemplo, nuestra fuerza, por eso de “si algo he hecho en la vida es no rendirme nunca” que nos acompaña en nuestros momentos más duros. Por ser nuestro aliento y nuestra esperanza. Y por los partidos inolvidables que hemos vivido contigo. Por los golazos, las miles de bocas calladas una y otra vez, las millones de sonrisas que nos has sacado, por los puños al aire con furia, los abrazos con desconocidos y por las lágrimas, esas que son mezcla de tantos sentimientos que solamente tú puedes hacernos derramar y que, pese a todo, saben tan bien.

A lo mejor te preguntas por qué te hemos elegido a ti y no a otro,  pero es que créeme, tú no eres uno más. Nunca lo fuiste.

Hay jugadores, bastante buenos, que se esfuerzan toda su vida para llegar  lo más alto que puedan. A veces lo consiguen. Pero luego están los elegidos,  los que tienen ese don que los hace brillar por encima de los demás, los superclase, esos llamados a tumbar imposibles y batir récords. Tú eres de esa especie, aunque algunos se empeñen en negarlo. Y tu destino, ese que vas escribiendo, lleva a la gloria destinada a los grandes.
Dicen que nacimos para ser impresionantes… que te lo digan a ti.

No hay más que mirar a nuestro alrededor. Pocas veces alguien es capaz de generar opiniones tan dispares. Unos te veneran y otros te tienen una envidia enfermiza, pero ya sabes que el mundo es madridista... Ni caso, ya está visto que así es como tratan a los que han derrotado gigantes. Desagradecidos.

Y por cierto; bicampeón de Europa, campeón del mundo, la Champions, la Europa League… Madre mía, se dice tan rápido. Sencillamente increíble y totalmente merecido. Una leyenda. Inimaginable.
¿Cómo sienta, Fer, eso de que tu vida real supere a tus sueños más inalcanzables? Debe de ser maravilloso, la verdad, y me alegro mucho por ti. Te lo has ganado.

Me gustaría saber cómo te sientes cuando recuerdas esos grandes momentos. Como el gol de la final de la Eurocopa 2008, el Calderón al completo cantándote al fallar un penalti, la copa del mundo en tus manos con una bufanda del Atleti y Neptuno al fondo, el hermanamiento de la afición red y la rojiblanca, el gol que le regalaste a Mata en la Eurocopa 2012, el gol al Madrid en Champions…; pero supongo que ese tipo de cosas lo mejor es guardarlas muy adentro, directamente en el corazón. ¿Cómo ponerle palabras a algo así? ¿Cómo coger las estrellas con los dedos? Pues bien, así me siento yo escribiéndote esto. Complicado, ¿eh?

Y ahora, me toca confesarte que mi admiración no viene sólo por tu fútbol. Los superclase no es que sean muy numerosos, pero hay más.
Lo que yo admiro realmente es la gran persona que eres y el hecho de que nunca hayas dejado de serlo. Desde que debutaste a los 17  hasta ahora, has seguido siendo el mismo chaval íntegro y cabal de siempre, aunque con algunas batallas más a las espaldas. Algo asombroso para alguien como tú, que ha llegado a la cima del fútbol e incluso ha hecho historia en él.

Menuda vida la tuya, menudo sueño… pero tú sigues con ese brillo distinto en la mirada, una sinceridad y una determinación de otra dimensión y al alcance de muy pocos.  Asumes tu responsabilidad con todas sus consecuencias, para ti no existen las excusas, tu destino te pertenece. Rebosas humildad, educación y respeto por todos lados incluso con pocos motivos para hacerlo. Y cada vez que te oigo hablar pienso que es increíble la fuerza que tienes, la valentía que demuestras. Tienes algo especial.

Después de todo solo puedo darte un gracias enorme por entrar en mi vida y enseñarme tanto aunque ni lo sepas. Por ser ese clavo al que agarrarnos, por evitarnos bochornos históricos. Gracias también por esos gestos que solamente tú puedes tener,  por hablar en el campo por todos nosotros, por la pasión que nos contagias y por tantas y tantas cosas.
Mil gracias por ser mi luz en la oscuridad, esa luz que permanece encendida cuando las demás se apagan. Siempre, sin fallarme ni una vez.
“Post nubila, phoebus”, nosotros no lo olvidamos.

Como bien escribieron hace tiempo y espero que hayas leído, “nosotros, que somos de Torres, lo que estamos es eternamente agradecidos”, no sabes cuánto, de verdad que no lo sabes… Hay muchas cosas que no se te pueden pagar con nada. Yo, hoy, te regalo mis palabras.

Por último te pido una única cosa: no dejes que nadie te cambie jamás, por favor, que no se te apague la sonrisa; porque eres de esas personas especiales que el mundo necesita, de esas que lo hacen un lugar mejor. Y esa, Fernando, es la tarea más difícil de nuestras vidas.

No dejes nunca de alumbrar.

Te quiere,

Una torrista

Marta Camacho

17 comentarios:

Anónimo dijo...

Vaya... Joder, me ha emocionado. Eh, la/él que haya escrito esto es un gran escritor.
Muy bonito! Sí, sñor. Y eso que siento lo mismo por alguien tan especial como él, pero no habría podido sentirme más identificada en ningún otro sitio del mundo. Muy bonita y creo que plasma de manera casi exacta los sentimientos de los verdaderos torreistas! ;) Sigue así, Niño!! :P

Anónimo dijo...

Vaya... Joder, me ha emocionado. Eh, la/él que haya escrito esto es un gran escritor.
Muy bonito! Sí, sñor. Y eso que siento lo mismo por alguien tan especial como él, pero no habría podido sentirme más identificada en ningún otro sitio del mundo. Muy bonita y creo que plasma de manera casi exacta los sentimientos de los verdaderos torreistas! ;) Sigue así, Niño!! :P

TheKid9sd dijo...

Casi me hace llorar ;) esos son exactamente los sentimientos que tengo hacia Fer, NUESTRO GRAN ÍDOLO FERNANDO TORRES "EL NIÑO"

luna dijo...

Menos mal que no sabias escribir... No creo que se pueda decir mejor..
Deberian hacerselo llegar
Si, nosotrpos que somos de Torres..
Luna

Anónimo dijo...

qué carta más bonita todos los torrista y atléticos pensamos lo mismo fuerza Torres y sigue igual eres un crack

daviniaaa dijo...

Esto es una señora carta, me he emocionado al leerla.. A eces es dificil e xplicar el torrismo, pero aquí se deja bastante claro.. Felicidades a Marta por escribir algo tan bonito.

Solo una cosa, yo no se si el mundo es madridista, pero yo si lo soy (por si alguien aún no lo sabía) y a pesar de ello idolatro a Fernando Torres y desde que estaba en su Atletico.. Y siempre me ha parecido fatsl que porque el ame otros colores no se le respete.

Anónimo dijo...

Una carta preciosa, que describe perfectamente cada uno de los sentimientos que tenemos por esta gran persona en todos los sentidos. Ojalá lo pueda llegar a leer alguna día porque esta chica merece que su carta sea leída!

Marta dijo...

Muchas gracias a todos, de corazón. La autora soy yo y la verdad es que no me gusta cómo ha quedado pero he decidido enviarla porque, bueno, poder decirle a Fernando lo que significa para nosotros es algo que me moría por hacer. Aunque sepa que no lo va a leer, era algo personal y ya lo he cumplido.

Davinia yo sí sabía que eras madridista y te pido perdón por generalizar. Sé que hay algunos (y no son tan pocos) madridistas que admiran a Torres. De hecho eres de las mayores torristas que conozco pero precisamente por eso sabes cómo es y qué opina tu afición de él la mayoría de las veces... y los halagos no son lo que más prima.

_O'NeiL9_ dijo...

Ten fe, Marta, no es tan complicado que Fernando lo haya leído ;)

Anónimo dijo...

Me ha encantado!! Creo que refleja a la perfección lo que muchos de nosotros no sabemos explicar. Felicidades por hacerlo tan estupendamente! Me siento totalmente identificada. Ojalá yo supiera escribir tan bien, me ahorraria algun que otro dolor de cabeza jajaja
Opino lo mismo que _O'NeiL9_ no seas tan negativa. Yo pienso q muchas veces fernando se pasa por este blog, alfin y al cabo es el mejor que hay sobre el. Seguro que lo haces muy feliz cuando lo lea, yo me he emocionado...
Muchas gracias por escribir una carta tan bonita! :)

Marta dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Marta dijo...

Ojalá tengáis razón y lo lea. Muchas gracias!

Jesús dijo...

Caramba chica, una joya de carta. Muchas gracias por animarte a compartirla, a mí también me ha removido un poquito por dentro.
Por curiosidad... ¿cuántos años tienes? ¿Te dedicas a algo relacionado con la escritura? Se te da bastante bien, ya te lo han dicho.
Como tú dices, es muy difícil ponerle palabras a lo que sentimos, pero si no tienes ese don al menos estás muy cerca.

De Torres qué decir... A mí este chavalín me conquistó cuando estaba dejando de creer en el equipo de mi vida y eso jamás habrá quien se lo pague. Con apenas 17 añitos tiró de todos nosotros, hay que ver, qué crío y qué poco se lo tuvimos en cuenta.
Desde ese día no ha hecho más que sorprenderme e ir agrandando su leyenda. Siempre hacia arriba pero con los pies perfectamente puestos en el suelo. Impecable en todas las facetas. Todos los días de su vida.

Nosotros, los que somos algo más mayores, los que hemos visto estrellarse y también tocar el cielo a varias generaciones de atléticos, no podemos evitar ver a Fernando como un nieto estudiando en el extranjero. Fíjate tú lo que ha conseguido este chiquillo.

Ay, niño, cómo te echo de menos cada domingo...

Anónimo dijo...

Me ha encantado la carta, has descrito perfectamente lo q siento, opino igual q tu, y nunca dejare d pensar eso.Casi todas las personas q conozco no admiran ni d lejos a este grande q es Fernando torres no se si lo hacen para hacerme rabiar, ya q estoy tremendamente obsesionada con el, pero nadie comprende lo q el significa para mi , y es tan agradable sentir q hay personasq sienten lo mismo q yo. Para mi el sentimiento q es el torrismo no se dice ni se escribe sino q se vive, gracias d verdad

Lucy dijo...

Te felicito Martha, por esa carta tan emotiva que escribiste, es tan bella y tan verdadera, lo que pasa es que la escribiste con el corazòn, me hizo llorar, conocì a Torres en la tv.en la final de la Copa Mundial, estaban formados en el tùnel y al enfocarlo la càmara, le digo a mi esposo, a quièn se parece, me dice a Eduardo, mi nieto,aunque mi nieto tenìa entonces 15 años, hace tres años, desde entonces sigo a Torres por sus mèritos, todo el palmarès que tiene y lo bien que juega, pero ante todo por su forma de ser, sencillo, no se le subiò la fama, felicito a sus padres y abuelos por darle esa educaciòn, he leido mucho sobre èl y he visto muchos partidos donde èl ha jugado, por cierto que hace unas horas protestè en el Face de fans de Torres en contra de Mou, pues no lo està metiendo de titular, lel juego anterior ni en la banca estaba, hoy le pasò lo mismo a Mata, y tambièn mandè un correo al Club de Fùtbol de Chelsea, porque Mou està perjudicando a los tres muchachos españoles, ellos no tienen la culpa de sus vivencias en el R.M. les puede arruinar sus carreras, para un jugador un añlo es mucho tiempo, por mì que se vayan a un Club donde los valoren, nosotros seguiremos a Fernando a donde èl vaya y lo apoyaremos por siempre, Gran Torres, excelente hijo, excelente papà, excelente esposo. Todos los jugadores y personas que lo conocen, hablan muy bien de èl, se lo ha ganado, Bendiciones, para èl, su familia y para todos ustedes, desde Monterrey, N.L.Mèxico.

Marta dijo...

Gracias a vosotros, yo no he hecho más que intentar describir eso que muchos sentimos. Me alegra que os guste.

Es muy bonito eso que decís, supongo que todos pensamos lo mismo. Es asombroso cómo une el torrismo, aunque seamos completos desconocidos.

Jesús, tengo 18 años y soy estudiante de Medicina así que no, no me dedico a nada que tenga que ver con la escritura. Ni por asomo xD
Me ha encantado lo de que ves a Fernando como un nieto estudiando en el extranjero. Un sentimiento precioso. Lo que no logre este chico... Y créeme, no eres el único que lo añora como rojiblanco.

Lupita Mendoza dijo...

Me ha encantado la carta, me ha fascinado la manera de expresar eso que tantos sentimos, pero como bien han dicho el torrismo es algo muy difícil de explicar lo que es mas fácil es sentirlo y solo nosotros los TORRISTAS sabemos que lo que has escrito aqui es muy parecido a esa sensación al ver a nuestro idolo, al unico gracias Torres por tanto.