lunes, 3 de febrero de 2014

Manchester City 0 - Chelsea 1

El Chelsea rompe las estadísticas
EL EQUIPO DE MOU MANDÓ HASTA 3 BALONES AL POSTE


El Chelsea apretó la pelea por la Premier League tras asaltar el inexpugnable Etihad Stadium. El gol de Ivanovic y la magistral dirección de Hazard desnudaron al Manchester City y pusieron en bandeja el liderato al Arsenal. Por primera vez esta temporada, el equipo de Pellegrini sucumbió ante su afición.

En el inicio de temporada, el United se había llevado cuatro en la visita a sus vecinos. Meses más tarde, el Tottenham se iba con media docena del Etihad. Poco después, en Navidad, el Arsenal que hoy lidera la Premier recibía la otra media docena en su visita a Manchester. Así hasta once partidos en los que el City había pasado el rodillo sobre sus rivales. Once victorias con 45 goles a favor y únicamente ocho en contra. Tuvo que ser el Chelsea de Mourinho quien asaltara la fortaleza en una demostración de poder y templanza tremendos.

No lo hizo presagiar el inicio intimidatorio de los de Pellegrini. Sin Agüero ni Fernandinho, el 'Ingeniero' situó a Demichelis junto a Touré en la medular. Resultó a medias. La primera media hora los 'citizens' perdonaron la vida a un Chelsea que ya amenazaba al contragolpe. Especialmente en una ocasión muy clara de Silva. El canario, como Negredo o Navas, no tuvo su día.

Crecía por entonces el Chelsea en torno a la figura de Eden Hazard. Rápido, desequilibrante, de infinito recorrido, el belga desnudó a la defensa entera del City. Hizo lo que quiso cuando quiso y donde quiso. Sus botas encontraron el antídoto al hechizo del Etihad y su presencia paralizó el endeble sistema defensivo -aún más de relieve sin Fernandinho- del City. El gol lo puso Ivanovic al filo del descanso tras un rechace de Hart, pero fue Hazard quien sacó los colores a los zagueros 'citizens'.

Hasta tres palos tuvo el Chelsea en pleno recital ofensivo. Un remate de Eto'o, un misil de Matic y un cabezazo de Cahill sacaron el rodillo 'blue' y fulminaron los miedos que el City generaba hasta hoy en la Premier. Se les puede hacer daño, como a todo hijo de vecino.

Faltó reacción en el campo y también en el banquillo. El sencillo cambio de Jovetic por Negredo se presume insuficiente en una situación que Mourinho sí supo manejar a la perfección. El Chelsea acabó encerrado por la propia inercia del escenario y el rival, pero pudo golear sí hubiera sido mínimamente efectivo. Lo fue de manera insultante en defensa, con Ivanovic y Azpilicueta cerrando filas y Terry y Cahill achicando balones. Defendió cuando tocó hacerlo, algo que al City se le olvida con demasiada frecuencia. No lo había necesitado hasta ahora en el Etihad, que dijo adiós a su idílica trayectoria en esta Premier.

No hay comentarios: