martes, 22 de abril de 2014

Atlético de Madrid 0 - Chelsea 0

Stamford Bridge decidirá finalista
EL CHELSEA LOGRA SACAR UN EMPATE A CERO DE MADRID


Resultado positivo para los ‘blues’ en el choque de ida de semifinales. El conjunto londinense firmó un empate sin goles en el coliseo rojiblanco, primer tropiezo de los atléticos en su estadio en esta Champions League y un resultado que deja todo pendiente a una victoria del Chelsea en el coliseo de Stamford Bridge. El conjunto londinense apostó por la contención y el control ante un Atlético amenazante, que se vio maniatado a la hora de superar el planteamiento táctico interpretado a la perfección por la escuadra ‘blue’. Ni las lesiones de dos estandartes defensivos como Petr Cech y John Terry -ambos se retiraron por lesión- debilitaron a un Chelsea que supo mantenerse firme ante las acometidas rojiblancas y buscar ventaja en las escasas opciones al contragolpe que disfrutó. El orden defensivo y sacrificio del bloque al completo fue impecable en las filas ‘blue’ y sirvieron para obtener un resultado incierto, aunque sitúa la final de Lisboa a un solo partido de distancia y esos 90 minutos que se jugarán bajo el aliento del jugador número 12 ‘blue’: Stamford Bridge.

Fernando Torres formó en el once titular y disputó los 90 minutos del choque en el que fue su regreso al Vicente Calderón desde su adiós en julio de 2007 a la que fue su casa durante 12 años. Era un partido muy, muy especial y así lo vivió desde el inicio con intensidad. Saludó a los jugadores rivales con cariño desde el túnel de vestuarios, instantes antes de saltar al césped del Calderón bajo el arco de la Champions que alegaba al camino a Lisboa. Antes ya había recibido el calor del Calderón, durante el calentamiento. El momento más emotivo fue una cerrada ovación como respuesta al anuncio de su nombre por megafonía con el once titular.

Ya con el balón en juego el ‘9’ se situó en el esquema ‘blue’ como el referente ofensivo en exclusiva, receptor de balones largos fruto del planteamiento defensivo y de la escasez de apoyo en la zona de vanguardia. Incansable en la presión y solidario en el trabajo defensivo, peleó con ahínco y valentía cada balón largo. En el 58’ rompió la defensa con una acción individual de calidad y remate con la diestra. Bien vigilado por la zaga, operar con el balón en las contras era misión titánica siempre en inferioridad de efectivos y encarando en uno contra uno. Su duelo con el zaguero Miranda acabó en tarjeta para el rojiblanco y falta peligrosa a favor del Chelsea en el borde del área. A la conclusión el jugador madrileño agradeció el apoyo a la afición ‘blue’ y al público del Calderón, regalando su elástica del partido al público antes de bajar a vestuarios.


Bienvenidos; esto son ‘semis’ de Champions
José Mourinho confió el once titular a Cech bajo palos; Azpilicueta, Terry, Cahill y Cole en defensa; Mikel y David Luiz en un férreo doble pivote; por delante Lampard flanqueado por Willian y Ramires en los extremos y Fernando Torres como punta de lanza. El Atlético salió a morder frente a un Chelsea parapetado y a la búsqueda de Torres en despejes largos. El balón frecuentaba las botas rojiblancas, más proclives a la creación frente al fútbol directo de los ‘blues’. La defensa británica configuró un muro bien posicionado que retenía al Atlético embalsado en la zona de tres cuartos sin acceso al área impenetrable de Petr Cech. Las interrupciones del juego eran más frecuentes de lo deseable por los locales, que veían en la zaga un muro sólo superable a balón parado. Por ahí llegó la primera ventaja para el Atlético, aunque no en forma de gol. A la salida de un córner muy cerrado al travesaño Cech se lastimó el brazo derecho a la caída y el cambio por Schwarzer fue cuestión de minutos. Un cambio menos a disposición de los ‘blues’, aunque el experimentado meta era un recurso de garantías.

Instantes después del Chelsea también brindó a balón parado su primera ocasión con un cabezazo de Cahill a saque de esquina. También lo intentó a la contra con un balón sacado en defensa por Willian que encontró a Ramires, si bien la resolución se disolvió sin mayor trascendencia en un cuatro contra dos. En la puerta contraria Raúl García remató de cabeza por encima del travesaño, también como guinda a una acción de contragolpe, y Mario Suárez se sumó a los esfuerzos locales desde fuera del área con un disparo ajustado al palo derecho. La cerrazón visitante fue a más según se aproximaba el descanso, con la posesión casi en exclusiva para los rojiblancos que lograron ganar unos metros y probar a Schwarzer con un disparo raso de Diego Ribas que detuvo sin problemas el guardameta ‘blue’.

Alta tensión, cero goles
Al regreso de vestuarios y sin cambios en los 22 de corto el Chelsea trató de avanzar sus líneas y sacudirse la presión local con la que concluyó el primer acto. Lampard remató desde fuera del área con la zurda obligando a actuar a Courtois, el guardameta del Chelsea que opera en la puerta Atlética en calidad de cedido. Torres se sumó a los esfuerzos con una acción de calidad. En el 58’ rompió la defensa desde la izquierda con una acción individual de control y regate que finalizó rematando a puerta con la diestra. El intento recayó en las manos de un Courtois siempre seguro bajo palos. La respuesta llegó por medio de Diego Ribas, que de nuevo lo intentó desde fuera del área con la derecha con potente disparo. Schwarzer también tuvo que intervenir con apuros para despejar un balón colgado en el área. En una de las acciones defensivas llegó la segunda lesión del Chelsea, cuando Terry pisó fortuitamente a David Luiz y se vio obligado a salir del partido. Schürrle entró por el capitán en el 72’.

La tensión se mascaba en el ambiente y las continuas interrupciones impedían un ritmo de juego fluido. En estas a balón parado Schwarzer protagonizó una espléndida estirada para sacar una falta de Gabi, recién amonestado el mediocentro junto a Mikel tras un amago de tangana. Ambos no podrán jugar el choque de vuelta por acumulación de tarjetas. El partido seguía su curso y Turan acarició el gol de cabeza en el segundo palo tras centro desde la derecha. La jugada se reveló como un punto débil, ya que por ahí insistió con la testa Raúl García hasta en dos ocasiones, ambas por encima del travesaño.

Torres hacía lo posible en sus batallas personales con la defensa a la contra, como hizo en el 84’ con una conducción de calidad hasta el borde del área que murió en el bosque de jugadores rojiblancos. Poco después recibió en zona de ataque y forzó la amarilla de Miranda y un libre-directo peligroso que David Luiz ejecutó elevado. Ya en tiempo añadido Diego Costa, que se empeñó en buscar la chilena, cambió al remate de cabeza a las manos de Schwarzer. Arda Turan también lo intentó con un disparo lejano muy desviado. Corría el tiempo añadido cuando Ba entró por Willian, en los ultimos alientos de un partido que expiró poco después tras cinco minutos extra. A la conclusión el empate a cero inicial se perpetuó en el marcador aplazando todo a la segunda manga, donde el fortín de Stamford Bridge jugará un papel determinante.


Ficha del partido:

Atlético de Madrid: Courtois; Juanfran, Miranda, Godin, Filipe Luis; Raul García (Villa 85’), Gabi, Mario Suarez (Sosa 79’), Koke; Diego (Turan 60’), Diego Costa.

Chelsea F.C: Cech (Schwarzer 18’); Azpilicueta, Cahill, Terry (Schürrle 72’), Cole; David Luiz, Mikel; Ramires, Lampard, Willian (Ba 90+4’); Torres.

Árbitro: Jonas Eriksson (Suecia) amonestó a Lampard 63’, Obi Mikel 74’, Gabi 74’, Miranda 88’, Ba 90+5’.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Me encanta el recibimiento que ha tenido torres en el calderon , no le olvidamos y torres lo agradece ya que es su equipo del alma

daviniaaa dijo...

Fue muy eso ayer sobre tido alfinal y encima tiro su camiseta a la grada :)... respecto al partido pff a mi me aburrio un poco, sobre todo el Chelsea. Ayer Fernando fue de lo mejor y quien no lo viera pues... ahí lo dejamos.

Anónimo dijo...

Pelos de punta viendo la cara de Fernando cuando las cámaras de TV se centraron en el al salir al campo para el inicio del partido.
Se le veía realmente impresionado por el ambiente del Calderón.
Me parece que le quedo claro que esta es su casa y que ha llegado el momento de volver.

Anónimo dijo...

Ojalaaaa volviera!!!!seria un sueño hecho realidad