lunes, 21 de abril de 2014

Fernando Torres: "Sin Simeone, este Atlético ganador sería imposible"

"¡¡¡Spanish model!!!", le grita John Terry, el jefe, mientras posa para el fotógrafo en la puerta del edificio principal. "¡Menudo fenómeno!", sonríe Fernando José Torres Sanz (Fuenlabrada, Madrid, 20 de marzo de 1984). Es jueves, 10 de abril, una mañana fresquita de primavera en Cobham, al suroeste de Londres. Para llegar a la ciudad deportiva del Chelsea hay que pasar tres controles. Después hay café y té en una de las salitas de espera. La construcción, de hierro, es el centro de los 60.000 metros cuadrados que ocupa una de las ciudades deportivas más modernas del mundo, levantada por Roman Abramovich en apenas dos años y con, también apenas, 25 millones de euros. Un par de vigilantes de seguridad se ocupan de que ningún ojo extraño mire los 30 campos de fútbol que tiene. Si no fuera por la voz inconfundible de Mourinho -"¡go, go, go!"- dirigiendo el entrenamiento, pasaría por un paisaje hermoso, pero desierto. Mou choca las manos de los juveniles que completan la sesión y decreta el final. Media hora después llega Torres con zapatillas, vaqueros y una sudadera de sus nuevos gimnasios. Está delgado. Mucho. Y sereno. Hasta sonríe. Ese día, el 10 de abril, no quería ver al Atlético ni en pintura en las semifinales de la Champions, entre otras cosas porque sabe que volver al Calderón no será fácil. No pisa esa hierba desde que se marchó, en 2007. El martes es el día. El sorteo no atendió sus plegarias.

P. ¿Cómo está?

FT. Bien, disfrutando del último mes de competición, que siempre es el más bonito. Por suerte estamos vivos en las dos competiciones más importantes y nada... deseando ver cómo se resuelve todo.

P. ¿Le puedo seguir llamando El Niño?

FT. Como quieras. Ahora, cuantos más años cumples [el 20 de marzo hizo 30], mejor suena. Al final te queda para siempre, seguro que el día que me retire alguno me seguirá llamando así, y está bien.

P. Como ahora ya es hasta empresario...

Torres está montando, junto a su amigo Óscar y a su mujer Olalla, varios gimnasios en Madrid (Nine Fitness). Acaba de abrir el primero en el Paseo de las Acacias y el siguiente, si todo va bien, echará a andar en verano, en Pinto. Se ha involucrado en todo el proceso, visitando gimnasios en Londres y en Estados Unidos cuando estaba con la selección.

FT. Es un proyecto muy bonito. Somos muy ambiciosos, pero con la humildad suficiente para tener los pies en el suelo. Supongo que, como en todos los negocios, cuando empiezas es cuando te equivocas, y nosotros esperamos equivocarnos lo menos posible. Queremos darle a la gente algo que le guste al precio que vale, ni más ni menos. Óscar es mi socio y mi mejor amigo y es el que lleva todo el día a día del proyecto. Olalla y yo, desde aquí, estamos muy metidos también.

P. Por cierto, tiene dos años más de contrato. ¿Se plantea cambiar de equipo este verano?

FT. A estas alturas me planteo el domingo y prefiero ir partido a partido, un mes puede ser muy largo. Nos quedan siete partidos, ocho si Dios quiere, así que me centro en eso [ahora ya sólo les quedan cinco, seis si llegan a la final de la Champions]. Pero tengo dos años de contrato y ese es el futuro.

P. ¿Cómo es Mourinho en realidad?

FT. Es una persona normal y corriente, con sus ideas, que las defiende porque le han llevado a ser quien es. Pero está muy lejos de la imagen que se pueda tener de él, sobre todo en España después del tiempo que estuvo dirigiendo al Real Madrid. 

P. ¿Cómo es su relación con él?

FT. Buena. Él ha estado viviendo tres años en Madrid, que es mi ciudad, y hablamos mucho de su etapa allí, de fútbol, de todo.

P. ¿Es más personaje o persona?

FT. Él lo ha dicho muchas veces. Para él, el fútbol empieza en la rueda de prensa del día previo. Empieza a jugar el partido antes, como puede hacer Guardiola, o Simeone. Empieza a jugar ahí y manda los mensajes que llegan a la gente, a la afición para ir al partido, a los jugadores, a los rivales, y eso es parte del personaje que Mourinho crea alrededor del equipo para protegerlo. Pero al final ahí están los números y lo que ha hecho. Él sabe muy bien lo que dice, cómo lo dice y cuándo lo dice.

P. Aquí en el Chelsea es Dios.

FT. Fue el que levantó este club. No es fácil, aunque se tenga mucho dinero, construir un equipo que gane cosas. Normalmente se tardan varios años, pero él en su primer año aquí ganó la Liga, otra Liga el segundo año... La gente sabe lo importante que es.

P. Bueno, hablemos de ellos. ¿Vio el partido del Atlético contra el Barça? [La entrevista tiene lugar al día siguiente].

FT. ¡Claro!

P. ¿Qué le dice este Atlético de Madrid?

FT. Es el triunfo de valores como el sacrifico, el trabajo, la humildad, el trabajo en equipo... aglutinados en torno a la figura de Simeone, que ha sido capaz de unir a todos en el club. Lo que ha hecho nunca nadie lo podrá valorar suficientemente bien. Los que hemos estado ahí dentro pensábamos que era imposible conseguirlo tan rápido. Sin él, este equipo ganador sería imposible. Se encontró hecha la plantilla, llegó a mitad de temporada, y era impensable lo que ha conseguido. Supongo que sólo él y sus jugadores pensaban que podía ser. Es el protagonista sin querer serlo.

P. ¿Le gustaría enfrentarse a ellos?

FT. No no.

P. ¿Por los sentimientos o por lo puramente futbolístico?

FT. Por las dos. Sería duro.

P. ¿Les ve campeones?


FT. Sería muy injusto el fútbol con el Atlético si no son campeones.

P. Y usted lo celebraría como uno más.

FT. Yo me alegraría tremendamente por cada uno de los jugadores, por el cuerpo técnico, que he coincidido con todos ellos, por los aficionados, por todo. Porque el fútbol daría una oportunidad a esos valores por encima del dinero. Lo normal es que no pase. No es un equipo construido para ser campeón. A priori. Porque estoy seguro de que Simeone y los jugadores habían hablado de: por qué no vamos a ganar mañana, y por qué no vamos a ganar el siguiente, y el siguiente...

P. Están en trance.

FT. Están en un estado de ánimo que les ha dado el creer y el ganar. E ir al Bernabéu y ganar, e ir al Camp Nou y no perder, e ir a campos difíciles, que antes eran un empate, y ganar. Se va a Bilbao y se gana, queda Levante, queda Valencia, pero siempre te dan la sensación que van a ganar los partidos.

P. Cuando ve el Calderón en días como el del Barça... ¿echa de menos ese ambiente?

FT. No es echar de menos. El Calderón ha sido mi casa muchos años. Y durante el partido ante el Barça de Champions tenía amigos en el estadio que me mandaban fotos y vídeos. Yo sé lo que es el Calderón. Yo estaba allí con 10 años el día que se ganó la Liga contra el Albacete, el día del doblete, sentado en la escalera porque no había sitio. Sé lo que es ese estadio cuando rebosa ilusión, y esta es una ilusión contenida durante muchos años. Y si ante el Barça había ilusión, en semifinales habrá más.

P. ¿De Diego Costa qué me dice?

FT. Es la punta de lanza de un equipo hecho con un objetivo claro, donde hay jugadores que son importantes para él y él tiene que finalizar el trabajo. Lo está haciendo de maravilla.

P. ¿Sabe que, en cierto modo, usted es el ídolo de Koke, y que la afición le ha escogido a él como su sucesor?

FT. Koke es un fenómeno. Muchas veces tenemos en casa lo que queremos ir a buscar fuera, y en ocasiones los jugadores sólo necesitan que alguien crea en ellos. Koke es el ejemplo. Estaba ahí, nadie le hacía mucho caso, y llegó alguien que vio que no era uno más. La importancia que tiene la confianza en un futbolista es más del 90%, y cuando un entrenador es capaz de darle esa confianza a niños que llegan del B, asustados como llegué yo en su día, es fundamental para que crezcan.

P. ¿Qué opina del Bayern Múnich?

FT. Es el gran favorito en la Champions, tienen un nivel tremendo. Sólo hay que ver las diferentes opciones que maneja, la manera que ha tenido Guardiola de cambiar de posiciones a jugadores y que sean más importantes para el equipo. Además, con la Bundesliga ganada van a poder repartir minutos.

P. ¿Es el gran favorito entonces?

FT. Para mí sí. Quitando que nadie ha ganado la Champions dos veces seguidas.

P. ¿Y al Madrid, cómo lo ve?

FT. El Madrid te destroza en estas noches de Champions en las que van con todo. Pueden tener algún partido como el de Dortmund, pero no es normal. Quieren la Champions, llevan muchos años cerquita. Tendrán hambre y ganas, pero bueno, nosotros también las tenemos.

P. El trabajo de Ancelotti dicen que es bueno, pero dicen también que si no gana nada...

FT. Yo coincidí con él los seis primeros meses aquí. En España, ¿qué se valora? ¿el trabajo o los resultados?

P. Los resultados.

FT. Porque el trabajo no se ve. Si ganan, será un gran entrenador, si no... Eso es el Real Madrid, no hay tiempo ni paciencia ni memoria. Es el hoy y el presente.

P. ¿Se está apagando el Barça?

FT. Lo peor que hay en fútbol es luchar contra ti mismo, con lo que ellos mismos han hecho, que quizá es irrepetible. Siempre van a estar por detrás en esa comparación, pero el Barça sigue siendo un equipazo.

P. ¿Confía en ir al Mundial?

FT. Supongo que depende de este final de temporada al que nos enfrentamos. En este mes todo tiene otra dimensión. Quedan partidos para hacer cosas importantes y eso puede ser beneficioso para mí en ese sentido.

P. ¿Cree que gente como usted o Villa merecen ir, de alguna manera, por lo realizado?

FT. No. Por decreto, nunca. Pero hay más cosas detrás. Creo que el trato en el momento de la transición debe ser de una manera. No digo ni que haya sido ni que no haya sido, ni te voy a decir si ha sido o no ha sido. Pero hay jugadores que tienen que ser tratados de una manera, o avisados, o llamados, o hacer... No te digo ni que me haya pasado ni que no me haya pasado, ni al Guaje, ni a otros jugadores, ni a Iker cuando se hablaba de si iba o no iba, pero somos historia porque hemos estado ahí como componentes del equipo. No hay que ir siempre, eso impediría crecer a la selección, pero el trato debe ser de una manera concreta.

P. Repetir título, ¿qué sería?

FT. Seguir haciendo historia. Ahora competimos contra nosotros mismos, como el Barcelona, y eso es dificilísimo. Todo lo que no sea ganar es un fracaso y eso es tremendamente injusto, pero es la realidad. Llegará un día en que se pierda, ojalá no sea en Brasil, pero llegará, y desde ese día en el que la selección pierda, cuanto más tiempo pase más se valorará lo que ha hecho esta generación.

P. ¿Es la última opción de esta generación?

FT. No. Mira el equipo. Lo importante es ir acertando con los recambios. Koke, Isco está por ahí, Ramos, Jordi Alba, Piqué, Busquets, Fàbregas, Silva... Tienes un equipo que aguanta, muy joven.

P.¿Con Del Bosque habla?

FT. No.

Entrevista a el Mundo.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Gran entrevista de torres con mucha sinceridad como siempre..