lunes, 9 de junio de 2014

Fernando Torres, el ‘Niño’ inmortalizado

Los números y ese gol ante Alemania que cambió la historia de España avalan a un delantero mediático que no deja indiferente.

Fernando Torres (Fuenlabrada, 20-03-1984) es uno de esos futbolistas mediáticos, multimillonarios y atractivos que no dejan indiferente. O se le considera uno de los mejores delanteros del mundo o se concluye que se trata de un jugador sobrevalorado, con poca técnica, menos pegada y sin el nivel suficiente para ser internacional.

Lo que nadie le puede discutir es que marcó el gol que cambió la historia del fútbol español. Gracias a esa jugada mágica en la que se fue de Lahm y la cruzó sobre la salida del portero Lehmann, España destrozó a la poderosa Alemania y se coronó campeona de la Eurocopa de 2008 en el Ernst Happel de Viena. Fue elegido el mejor jugador de la final.

Su gol representaba el triunfo del llorado Luis Aragonés, el técnico con quien creció en su Atlético del alma y con el que tuvo una relación casi de abuelo a nieto. El éxito del entrenador que antepuso el toque a la condición física de base y se atrevió a retirar a un símbolo como Raúl del gran escaparate internacional.

“Es un sueño hecho realidad. Es mi primer título con la absoluta y espero que sea el primero de muchos. Antes solíamos ver las finales por televisión pero ahora estamos en ellas y ganamos”, dijo el ‘Niño’ pecoso y humilde de Fuenlabrada, ya transformado en leyenda.

Su diana quedó inmortalizada en el Museo de la Federación Española de Fútbol de Las Rozas. Un gol llevado a lienzo por el artista Andrés Sánchez, como el tanto de Zarra en el Mundial de Brasil’50, el de Marcelino en la Eurocopa’64, el de Kiko en los Juegos Olímpicos de Barcelona’92 y de Iniesta en el Mundial de Sudáfrica’2010.


Cuatro años después, Del Bosque le citó para la primera Copa del Mundo en el continente negro sin estar plenamente recuperado de una grave lesión. Tuvo el honor de salir en los últimos minutos de la final y participar en el gol de Iniesta que elevó a ‘La Roja’ al firmamento desde el Soccer City de Johannesburgo. Volvió a romperse en los instantes postreros de ese encuentro inolvidable y desde entonces no ha vuelto a recuperar su nivel de antaño y sólo ha brillado a ráfagas.

Excelentes números y discreto juego en la Eurocopa de Ucrania y Polonia, donde fue un actor secundario para Del Bosque. Logró marcar tres goles, uno en la final, que le consagró como el máximo anotador de ‘La Roja’ en la competición y le permite ser el primer jugador capaz de sellar un gol en dos finales de la Eurocopa. Su porcentaje realizador fue excelente, ya que la clavó tres veces en la diana en sólo 189 minutos y con siete tiros en todo el certamen.

Tercer máximo goleador en la historia de la selección absoluta, con 36 goles en 106 encuentros desde que debutó ante Portugal en 2003, Torres presume de haber alcanzado un repóquer con España, ya que también conquistó los Europeos sub’19 y sub’16. De aquellos tiempos en los equipos inferiores nace su relación con Iniesta, a quien siempre destacó como un jugador inigualable con el que le hubiera encantado compartir club. Fuera del césped son amigos pero sobre el campo se entienden con la mirada.

Ni por lo más remoto podía verse como un icono universal el imberbe chaval de barrio que, todavía en edad juvenil, debutó con el Atlético en Segunda División. Lo hizo ante el Leganés. Pocas jornadas después, marcó en Albacete el primero de sus 91 goles como rojiblanco.

Cansado de no ganar títulos en el Calderón y debido también a la grave crisis económica del club, siete temporadas después voló al Liverpool de Rafa Benítez. Costó casi 25 millones de euros, cifra récord en los ‘reds’. Brilló en sus cuatro años en el club de Mersey. Se convirtió en el único futbolista del Liverpool, desde Robbie Fowler, capaz de marcar más de 20 tantos en una temporada, y fue elegido tercer mejor jugador del mundo en 2008.

A principios de 2011, emigró a Stamford Bridge en un traspaso sonado, el más caro en Inglaterra. Abramovich, magnate del Chelsea, pagó por él más de 60 millones. En Londres, su estrella se fue apagando. Ni Vilas Boas, ni el italiano Di Matteo, ni mucho menos José Mourinho, que no le ha dado la continuidad necesaria, lograron recuperarlo plenamente, aunque conquistó la Liga de Campeones en esa final decidida por penaltis ante el Bayern. Junto con Juan Mata, son los dos únicos jugadores españoles que han conquistado Mundial, Eurocopa, Champions League y Liga Europa.

Es el tercer futbolista del que más camisetas se han vendido en la ‘Premier’. Solo le superan Rooney y Gerrard, y está por delante de Cristiano y Lampard. Kiko, el ‘arquero’ del Atlético, es su ídolo. Casado con Olalla Domínguez, su novia de siempre, es padre de una parejita, Nora y Leo.

Laverdad.es

No hay comentarios: