domingo, 22 de marzo de 2015

La noche soñada de Torres

Era justo que lanzara el quinto penalti. Él, que debutó con el primer equipo en el infierno, que se marchó de casa sin conocer más Europa que aquella Intertoto perdida en los penaltis ante el Villarreal. Cuando llegó la gloria él ya estaba lejos o, peor aún, en el bando de enfrente. "Por fin he podido vivirlo desde dentro", resoplaba Fernando Torres. El delantero fuenlabreño volvió con 30 años pero siendo todavía 'El Niño'. El Calderón aún se agita cuando sale y con más razón rugió este miércoles, la primera noche de Champions que vivían juntos en casa. Después de sufrir 120 minutos nadie más podía lanzar el quinto penalti. Torres encaró los once metros y, pegado al palo a media altura, encontró medio billete a cuartos

Era su primera cuota de gloria europea con el Atlético y estuvo a punto de no vivirla. Al poco de comenzar la segunda parte Simeone ya había mandado a Gabi quitarse el chándal para entrar por Mandzukic, lesionado antes del descanso. Era el último cambio del Atlético pero una conversación con el delantero croata aplazó los planes. Aguantó como pudo hasta el 83 y quien entró entonces no fue el capitán sino una bandera: Fernando Torres. El fuenlabreño, que había debutado en Champions con el Atlético hace tres semanas, lo hacía ahora en casa. Por fin en casa. "Tenía muchas ganas de vivir esto en el Calderón".

Ya había jugado competición europea junto al Manzanares, pero nunca vestido de rojiblanco. Y aún esa ocasión se resistió. Como jugador del Liverpool se cruzó dos temporadas seguidas con el Atlético, aunque nunca llegó a enfrentarse contra ellos. Tanto la fase de grupos de la Champions en la 2008-09 como en las semifinales de la Europa League en la 2009-10 las vivió lesionado desde la grada. Sí lo hizo en la Supercopa de Europa en 2012 y en la última semifinal de la Champions, ambas con el Chelsea. En la ida pisó el Calderón y en la vuelta abrió el marcador. Su último gol en la competición hasta ese quinto penalti.

Fernando Torres regaló un último par de cargas contra el área y un cabezazo en plancha a centro de Raúl García que detuvo Leno. Simeone hizo del fuenlabreño su gran proyecto de resurrección y no ha faltado en las grandes citas. Marcó un doblete en el Santiago Bernabéu para eliminar al Real Madrid en Copa y abrió el marcador en el primer minuto de la vuelta contra el Barcelona, conjurando una remontada que finalmente frustró Neymar. Aquel tanto era el primero en casa de esta segunda etapa y lo celebró besando el césped del Calderón. El mismo que ayer pisaba por primera vez en Europa como rojiblanco. "La última vez que vi al Atlético en Champions tenía 11 años", recordaba. Y quizá soñó con ese billete a cuartos.

Andrés Aragón (elmundo.es)

No hay comentarios: