lunes, 9 de marzo de 2015

Mi momento con Torres

¡Hola Torristas! Tras lo vivido este fin de semana pasado, me han dado la oportunidad de contar mi experiencia,  ya que, tras muchos años intentando verlo de cerca, e intentando conseguir una foto y la firma de sus libros ¡Lo Conseguí! ¡Por fin!

Bueno, el fin de semana no comenzó de la mejor manera, ya que el tiempo se me echó encima entre los exámenes y el trabajo, y al final me quedé sin poder ir al partido, pero eso no era todo, para colmo, trabajaba los dos días (sábado y domingo). Al ser así, al aeropuerto a la llegada me era imposible ir, no me daba tiempo por más que corriera, menos mal que a última hora se me ocurrió ir al hotel, no sé por qué no habría caído antes… Total, allí estaba yo, a las 8.30 largas de la noche llegando al hotel “no habrá mucha gente” pensé, y así era, cuando llegue no había mucha gente (luego la cosa cambiaría) pero ya estaban ocupadas todas las vallas, por tanto el verlo de cerca iba a ser imposible… Tras cerca de una hora de espera, por fin llegaron, entraron todos para dentro, y él no salía, se hizo de rogar, salió el ultimo y se paró afirmarle a una chavala... “Que suerte la suya” pensé, ya que otra vez más me quedaba sin la firma y la foto, eso sí, lo vi, que no era poco…

Al día siguiente tenía que trabajar así que mandé a mi hermano al hotel temprano, con la esperanza de que no hubiera nadie y pudiese coger un sitio en la valla, jajajaja me volví a equivocar, estaba igual que el día anterior o peor, y para colmo no me dio tiempo ni de llegar cuando mi hermano me llamó y me dijo que ya habían salido… Otra vez más.

Pero no me di por vencida, me planté en el aeropuerto, 1 hora y media antes de que salieran. Esa hora y media se me hizo eterna, estaba atacada de los nervios, y cada vez llegaba más gente, más torristas, si, torristas, porque la mayoría de los que estábamos allí éramos torristas, y no sé si eso era bueno o malo, porque estábamos todos igual, y nos poníamos nerviosos los unos a los otros, además era inevitable pensar que no todos obtendríamos esa firma y esa foto... ¿Y por qué no me iba a tocar a mí?

De repente nos echan, y comenzaron a poner las vallas, y esta vez sí, esta vez estaba en primera fila. Entonces escucho un “ahí están”, si estaba ya nerviosa, esa frase hizo que me pusiera más aún si cabía…

Y comenzaron a entrar: El Cholo, el Profe Ortega, Arda, Gabi, Griezmann… A todos los dejaba pasar, no quería que entrara Fernando y me pillara haciéndome una foto con otro jugador y al final no me la pudiera hacer con él, aunque con Koke hice una excepción.

 Al igual que el día anterior también se hizo de rogar, pero creo que esta vez fue porque estaba afuera firmando, pero no sé, yo estaba a lo mío, mirando a la puerta preparada para cuando entrara…

Y ahí estaba, entrando... Comencé a temblar, y cuando se acerca todo el mundo llamándole, a mí no me salía la voz. Y de repente se para, al lado mía, con un grupo de chavales, se hace una foto con ellos y le firma el libro a uno de ellos, “Que no se vaya, Dios mío que no se vaya...” es lo que estaba pensando mientras, porque ¿quién sabía lo que podría pasar?


Y pasó, cogió uno de mis libros, que lo tenía mi hermano, y lo firmó, mientras lo estaba haciendo yo lo miraba, no te puedo decir lo que estaba pensando porque no me acuerdo, solo sé que no paraba de mirarlo. Y cogió mi libro, uf, estaba temblando, me sentía eufórica, ya que por fin lo había conseguido, solo faltaba la foto. Se la pido, y no se niega. Nos hacemos la foto, le doy las gracias 26372 veces y le digo “Eres grande, muy grande”, era lo que me salió en ese momento, y entonces es cuando se gira y me regala ese “gracias” acompañado de esa sonrisa tímida que se sale. ¡PORFIN!

Pasa a la chavala que estaba al lado, a Marta, la cual había conocido unos minutos antes, y me quedo mirando quieta, callada, y con las lágrimas saltadas… Luego todo pasó muy rápido, se hizo un par de fotos más y se fue…  Cuando esto ocurre parece que vuelvo a la vida real, miro alrededor, y esta todo el mundo saltando, abrazándose… Lo habíamos conseguido TODOS, el pensamiento que había tenido anteriormente de que no todos lo conseguiríamos era erróneo ¡Gracias a Dios! Entonces veo a mi hermano y lo abrazo, con todas mis ganas, “Gordo, lo hemos conseguido” le digo.

Cuando me suelto veo a Marta, me voy para ella y nos damos un abrazo. No la conocía apenas, pero tampoco hacía falta, ella también lo consiguió. Al igual que todos los que estábamos allí, porque tuvo el detalle de hacerse fotos con todos, y firmarle el libro a todos, y ese gesto le hace más grande aún si cabe.

Fueron 2 minutos, o menos… ¡Pero que 2 minutos! Eso era lo que hacía más de 8 años estaba esperando, y llegó, siempre llega.

Con esto quiero deciros que no perdáis la esperanza, que más tarde o más temprano, lo veréis. Si algo nos ha enseñado es a no rendirnos nunca.

Me despido, dando las Gracias a TKT, por dejar que escriba mi experiencia. Ustedes también sois grandes.

Veronica Conde Díaz.

4 comentarios:

daviniaaa dijo...

Todo llega siempre :) me alegro muuucho por tiii!

Verónica Conde Diaz dijo...

Muuchas gracias Davinia, por todo. ^^

I love futbol 9 dijo...

Holaaa, yo soy una de esas chicas a las que firmo en el hotel. Me alegro muchísimo de que también lo hayas conseguido!!! Ojala todos los torristas lo lograran

Verónica Conde Diaz dijo...

Muuchisimas Gracias "I love fútbol 9". Y sí, ojala todos lo lograran algún día!