sábado, 11 de abril de 2015

Málaga 2 - Atlético 2

Empate a goles y a errores

El Atlético de Madrid que compareció en este partido no se parece al de los últimos partidos. Esa seguridad defensiva exhibida -llevaba cinco partidos sin encajar-, no se vio por ningún sitio.Tres de los cuatro goles llegaron tras errores. Si el equipo de Simeone muestra esta endeblez en Champions, lo tendrá muy difícil para pasar. Entre las malas noticias, que el Real Madrid había reservado a un montón de titulares y tenía resuelto su partido en el minuto 20. Igual, igual que este Atlético que corrió lo indecible para lograr un punto que al menos le deja en el tercer puesto haga lo que haga el Valencia ante el Levante.

La primera noticia que dejó el partido fue la presencia de Jan Oblak, de nuevo como titular, y en esta ocasión ya con Miguel Ángel Moyá apto. Claro, el balear se recuperó‘in extremis’ para viajar a la Costa del Sol y por ahí el debate aún no estaba abierto del todo aunque sí que podía haberse dado un relevo en la portería, hipotéticamente hablando. Claro, el balcánico había respondido –cuatro partidos imbatido- ante la ausencia por lesión de su compañero y sonaba a frivolidad cambiar de forma tan apresurada. Otra historia será el partido del martes, ya con Moyá en plena actividad de entrenamientos.

La premisa era clara para los colchoneros. No centrar todo el juego por la derecha, mover rápido aprovechando la ruptura por velocidad de Griezmann, Torres, Arda yKoke. El Cholo había insistido mucho a sus pupilos en que los delanteros bajasen, se apoyasen en los medios y éstos buscasen pases al hueco o al espacio de los centrales del Málaga. Con Mandzukic lesionado, Simeone había confiado su delantera aGriezmann y Torres. El ‘Niño’ fue el más activo en los primeros minutos. A los cuatro minutos se encontró tan solo en punto de penalti que debió pensar que no era posible, que era fuera de juego o algo así. De tal guisa que controló horrible y se dejó birlar el balón por Rosales en una acción que rozó el penalti. A los 10’, una buena entrada por banda derecha de Juanfran, que la puso en el segundo palo y el ‘Niño’ voleó el balón demasiado alto. El fuenlabreño ejecutó mal el movimiento, echando el cuerpo muy hacia atrás aunque era una de esos remates que si salen son golazos y si no… hay que pedirle la pelota al vecino del cuarto.

Dos goles extraños
El Atlético era el que más quería y el que más lo deseaba de los atléticos era Gámez. El malacitano volvía a casa, un día después de su cumpleaños. No todos le recibían como se merecía, demasiados pitos para un tipo que se dejó la vida por esa camiseta. El caso es que el equipo rojiblanco ha sumado a su repertorio de jugadas de estrategia, los saques de banda de Gámez, que son casi como un corner. Ya lo hizo en Córdoba y volvió a hacerlo, esta vez en Málaga. Minuto 24, saque de banda que coloca en el corazón del área pequeña y ahí Kameni tuvo el detallazo de hacerle un regalo a su ex compañero en forma de fallo. El balón se le escurría, le caía a los pies a Griezman. Y listo: 0-1. El Atlético sigue sacando petróleo de las jugadas a balón parado. En los partidos de Getafe, Córdoba, Real Sociedad y Málaga ha hecho goles desde una pizarra que ya ha dado

A partir de ahí, el Atlético bajaba el pistón y el Málaga crecía. El cuadro colchonero quiso corresponder a su anfitrión y en el minuto 38 se daba otra jugada enredada que acababa en gol. Saque de esquina botado por Recio, tocaba el balón Torres con la cabeza intentando desviar y el esférico se le echaba encima a un Oblak que acababa tocando el balón pero hacia dentro de la portería. En total, el esloveno ha estado 456 minutos. No es casualidad que el Atlético sea, con 86, el equipo que más goles se ha hecho en su portería en la historia de la Liga.

Carrusel de fallos
El segundo acto comenzó con un Atlético algo titubeante que permitió que elMálaga rondase el 2-1 en balones cruzados. Welligton reclamaba un posible penalti de Miranda por agarrón pero Mateu, que tenía visión directa del asunto, dijo que no. Acto seguido, los rojiblancos tuvieron una clarísima: centróGriezmann, Torres cedió a Koke en boca de gol y el centrocampista remató fuera, muy timorato, ante la salida de Kameni. Y de nuevo al otro área, saque de esquina en el que Giménez saltaba con el brazo extendido impactando en el rostro de Sergio Sánchez. Mateu no lo contemplaba en su particular baremo de lo que es falta o no. Para bien y para mal, porque a Arda le segaban en la frontal del área cuando iba a dar un pase peligroso y el valenciano miraba para otro lado.

En estos minutos, era el Atlético el que más buscaba la puerta contraria. Torresremataba cruzado, seco, en el 58 y Kameni sacaba con los pies, como un portero de balonmano. Era una ida y vuelta. El Málaga rozaba el gol de nuevo, con un remate deSamuel en el que Oblak tenía que volar para evitarlo. Como la tarde iba de errores, el nuevo gol sólo podía llegar de esa forma. Un rebote en la frontal del área del Atlético le llegaba a Mrabat que tenía la suerte de que hasta cuatro jugadores rojiblancos, incluido Miranda, iban a por él. El marroquí aprovechaba semejante regalo asistiendo a Samuel para que éste batiese de vaselina a Oblak.

El Atlético volvía a poner las tablas en el marcador, en el minuto 77, siete después del tanto andaluz, en una jugada nacida de nuevo de Gámez que acababa en las botas de un Griezmann que parecía estar en fuera de juego pero que no lo estaba. Son ya 18 los goles del francés en esta Liga. En cualquier caso, 2-2.

Mundodeportivo.com

1 comentario:

Anónimo dijo...

La jugada del penalty no señalado la veo clara: recibe un pase desde la derecha en la inmediaciones del área, le bota hasta la altura de la cintura y cuando espera que baje el balón recibe un empujón del defensa por la espalda que le hace caer pasando por encima de la pelota. Es un penalty de libro. Yo no sé cómo Mateu lo ignoró.