domingo, 8 de noviembre de 2015

Atlético 1 - Sporting 0

Necesita mejorar
UN ATLETI SIN PEGADA GANÓ A LA DESESPERADA EN EL ÚLTIMO MINUTO



Hablar de injusticia en el fútbol es siempre un brindis al sol. Cualquier espectador neutral valorará el enorme esfuerzo desplegado por el Sporting en el Calderón. Su partido fue notable, tanto que gozó de ocasiones para llevarse hasta los tres puntos, pero Oblak sacó entonces a relucir sus enormes cualidades.

Todo esto es innegable, del mismo modo que se puede y debe valorar el esfuerzo del Atlético, que buscó con una fe encomiable el tanto del triunfo en una tarde que parecía negarle el pan y la sal al conjunto colchonero.

No anda fino el Atleti. No hace falta ser un virtuoso del balompié para ver lo que cualquier hijo de vecino sabe en estos momentos. Varias de sus estrellas no están al nivel deseado y el fútbol del equipo se resiente, como no podría ser de otro modo. Se espera más, mucho más, de gente comoKoke y Jackson, que ante el Sporting ofrecieron una versión muy gris de sí mismos.

Claro está que cuando una plantilla tiene los recursos de la rojiblanca, siempre se puede esperar que alguien tire del carro. En este caso fueron Godín, Carrasco y Griezmann, que se empeñaron en sacar a flote un partido que parecía destinado a acabar en tablas.

Todo esto por lo que respecta al Atlético, porque del Sporting sólo se pueden decir cosas buenas. Los de Abelardo mostraron una disciplina espartana a la hora de defender su portería y tuvieron el desparpajo suficiente para acariciar el gol en varias ocasiones.

Mejor los asturianos en el primer acto, en el que pudieron marcar a las primeras de cambio con un remate cruzado de Jony que se perdió cerca de la cepa del palo izquierdo. El mismo Jony asistió aHalilovic en la oportunidad más destacada de estos 45 minutos, pero el remate de primeras del croata se topó con un Oblak descomunal en el despeje.

Hubo que esperar a la segunda mitad para ver a Cuéllar en apuros. La conexión Carrasco-Griezmann fabricó hasta tres ocasiones muy claras, pero el portero sportinguista abrió el tarro de las esencias en un doble remate del francés que todo el Calderón cantó como gol por dos veces.

Mientras, un valiente Sporting seguía buscando el premio mayor en alguna de sus contadas llegadas. Cerca estuvo Jony de lograrlo con un fantástico remate que Oblak rebañó de la mismísima escuadra derecha.

Los minutos finales, con el Sporting ya muy cansado, fueron un constante acoso y derribo de los colchoneros, que de todos modos seguían abusando de los centros rifados.

Tuvo que ser Godín, quién si no, el que ganara la partida en un salto a un inconmensurableBernardo, propiciando así el tanto de Griezmann, que una vez más demostró ser el más listo de la clase adelantándose a Cuéllar en su salida.

Corría entonces el minuto 93 y el Cholo respiraba al fin aliviado. Justo o no, el Atlético salvaba los muebles.

Marca.com

No hay comentarios: