miércoles, 27 de enero de 2016

A Torres lo renueva el Calderón

¡Gol del Atleti!, nos clasificamos para la próxima ronda de Champions. Para nosotros un puñado de alegría, para otros un puñado de millones al bolsillo. Ilusión es como lo llamamos nosotros, pero se llama negocio.

Tampoco nos vamos a engañar, está claro que el fútbol es dinero, pero también está claro que un club no puede obviar los sentimientos de una afición ni unas señas de identidad.

Gran parte de lo que mantiene y alienta al equipo son los que pagan (cada vez más) para ver un partido del Atlético por la tele o los acuden al Calderón cada domingo en su tiempo personal para ver sobre el césped a personas en su tiempo laboral. Sí, trabajando. De hecho, cobrando cada uno de ellos una media de 500€ por cada pipa que te comes. Se llama negocio.

Es indudable que se necesitan a los mejores futbolistas para conseguir títulos, pero también es indudable que la calidad por sí sola no trae victorias, ya se tenga a toda una constelación por equipo, dirigida por un Benítez o un Zidane. Ni siquiera por un Simeone.

No diría que en el once del Atlético están los once mejores jugadores del mundo, pero los grandes ingredientes en la receta de la victoria, son el esfuerzo y sobre todo, el sentimiento. Nos esforzamos en nuestro trabajo porque nos pagan, nos esforzamos en nuestra familia porque nos duele.

En la cresta de la ola, se ve todo diferente. En el actual Atleti parece solo importar el presente, se pone en subasta el futuro, y se regala el pasado. Nos permitimos el lujo de ofrecer al mejor postor a un jugador como Oliver Torres, el diamante por terminar de pulir de la cantera atlética que será pieza clave en la Selección en pocos años. Y abrimos la puerta de salida a Fernando Torres, el otro canterano que se convirtió en embajador y que se esforzó en los tiempos en los que el Atleti no competía por la Champions, sino cuando luchaba en esas circunstancias en las que los Jacksons, Griezmans, Viettos y Carrascos tienen cláusulas para poder abandonar el barco.

 Fernando Torres no pretende ser privilegiado, ha aceptado su rol de ser uno más y no querer otra cosa que contribuir y ganar algún título en su familia. Si bien es cierto que Torres no ha marcado muchos goles esta temporada, tampoco lo han hecho delanteros por los que sí se ha pagado dinero, y mucho. Lo que no se puede negar, es de su compromiso cada minuto que ha estado sobre el césped.

 Torres sigue siendo un jugador válido para esta plantilla y con las mismas cualidades que el jugador que dio puntos imprescindibles la pasada temporada. La variante adecuada para el contragolpe, El Niño de las finales, el que aparece cuando se necesita, el jugador perfecto cuando hay que apelar a la épica o tirar de sentimiento.

 Para la renovación de alguien como Fernando Torres, se debe escuchar a la afición. Pagamos a jugadores para que quieran el escudo, mientras echamos a los que se bajan el sueldo para poder amarlo de cerca. Y la realidad es que cada vez somos más empresa y menos equipo. 

A Torres lo renueva el Calderón.

@narfbaya

3 comentarios:

Lourdes Guiñales dijo...

Por supuesto que a Torres le renovamos los Atléticos. Impresentable el papel de la directiva y el de Simeone, pobres en juego y en resultados, sumado a fichajes lamentables ¡a ver si ahora el problema va a ser El Niño!. Menos humos, entrenador que entrenadores hay muchos y buenos, pero NIÑO solo hay uno y es NUESTRO

Juan Jose Bartual Fonteriz dijo...

No entiendo nada. Torres es un activo nuestro. Desde el punto de vista economico su fichaje se amortizaria por si solo (merchandising,giras, tiron en el pais asiatico, etc). Desde el punto de vista deportivo, lo unico que puede hacer es sumar. Que no lo hace bien, banquillo y a hacer equipo con su veterania y transmision de valores atleticos a los jovenes. Que lo hace bien (de lo cual estoy convencido que lo puede hacer) pues a jugar cada domingo y dar a alegrias a sus millones de seguidore (si, millones)y disgustos a sus millones de detractores (si, la envidia es un deporte muy extendido en nuestra bendita tierra). A Cholo le estoy agradecido por devolvernos la illusion e identidad de campeones, pero Torres me dio orgullo y sentirme el mejor del mundo, algo que nunca crei que fuera a ver en mi vida. Y estoy convencido de que no es la ultima vez que me va a hacer sentir asi. Por lo tanto, espero que el Cholo recapacite y cambie de opinion. Rectificar es de sabios.......

Anónimo dijo...

Es cierto que Torres no ha rendido mucho, pero también creo que cuando estaba jugando bien, abriendo huecos llevándose a los defensas, trabajando para el equipo, aunque no marcara, empezó a dejarle en el banquillo para dar confianza a un Jackson que no nos daba resultado, quizá porque ha costado un dinero. No me parece justo.
Así se desanima cualquiera, Menos f.torres que siempre sigue ahí intentándolo todo.
para mi digno de admiración.