martes, 15 de marzo de 2016

Atlético 0 (8) - PSV 0 (7)

Made in Atleti
EL ATLETI SUPERO AL CATENACCIO DEL PSV Y LA PRESION DEL ENCUENTRO

Los ocho mejores equipos del viejo continente cuentan de nuevo con la presencia del Atlético de Madrid. No iba a ser fácil. Tras el 0-0 de la ida en Eindhoven el gol se cotizaba caro en la eliminatoria. Muy caro. Tan caro que no dejó rastro en 210 minutos de juego y hubo que recurrir a la tanda de penaltis. Si fue así, no fue por voluntad del Atlético. El equipo de Simeone tomó el mando del partido, apostó fuerte, presionó, peleó y no se rindió en la búsqueda de un gol que resolviera la eliminatoria por vía directa. El meta Zoet se erigió en el salvador momentáneo del PSV al sacar una y otra vez ocasiones claras que amenazaban sus redes. A destacar, las paradas a disparos de Griezmann, Torres y Carrasco. Pero a la hora de la verdad no logró atrapar lanzamiento alguno de los rojiblancos, con pleno 8 de 8, mientras que Narshign falló la octava y última a la postre pena máxima para los holandeses.

Fernando Torres entró en la partida cuando corría el 55’ y lo hizo para hacer de revulsivo a un Atlético que creció hasta reducir al PSV a la mínima expresión. Todo lo que olía a fútbol ofensivo partía de botas rojiblancas, y buena parte a través o con final en las de Fernando. El madrileño entró por Augusto para cambiar la faz del partido y revolucionar al Atlético con un ‘plus’ de chispa, de verticalidad y de llegada en un momento del partido en el que definitivamente el PSV desapareció del mapa. Después, en la suerte de penaltis, Torres transformó el suyo con la derecha, centrado y a media altura doblegando a un Zoet que vio acabar su mejor noche con la dura eliminación.

Empuja el Calderón
Para la gran cita Simeone dispuso un once con . El ritmo vertiginoso del partido nació del mismísimo pitido inicial. El colegiado decretó la apertura del combate y los de Simeone querían apuntarse el primer golpe. Con los primeros vaivenes llegaron también las primeras ocasiones en un partido abierto, de ida y vuelta en el que Griezmann anduvo muy cerca de asestar el primer golpe, pero Zoet, el guardameta, salvó el remate del francés en la mismísima puerta del PSV. Empalmó en el área pequeña un balón de Koke, pero se echó encima el cancerbero. El turno pasó a Godín, que envió por encima del larguero un cabezazo, su especialidad.

El Atlético siguió empujando, combinando rápido y bien, aunque el cuadro neerlandés no se quedaba corto y también se aproximaba a Oblak con sensación de peligro. Sin emabrgo una vez más los mismos protagonistas intervinieron en la segunda gran ocasión del partido: por los locales, Griezmann. Por los visitantes, Zoet. El ‘7’ del Atlético marcó los tiempos en el área pequeña para cabecear a puerta un centro desde la izquierda. Volvió a despejar el guardameta en una acción que la grada ya veía dentro. Carrasco siguió sus pasos con un cañonazo marca de la casa, zurdazo desde la frontal ligeramente alto.

Los rojiblancos no se rinden

Al regreso de vestuarios y a falta de cambios los remates de cabeza tomaron protagonismo. Y a pares. El Atlético sabía que había llegado el momento del desbloqueo y lo buscó con sendos remates de Koke y Giménez. La respuesta del PSV hizo temblar a la parroquia local al ver cómo Oblak desviaba al poste un disparo cruzado de Locadia en el 55’.El rechace, además, se enveneó de tal forma que la segunda jugada de De Jong fue interceptada por Filipe Luis. A la vista de los acontecimientos Simeone practicó el primer cambio con la entrada de fernando Torres por Augusto. Retumbó el coliseo rojiblanco con la entrada de su ‘9’, que aportó savia nueva al ataque local.

Torres abanderó a un Atlético más vertical, con más chispa arriba y más llegada. La defensa sufría lo suyo para frenar al ‘9’, muy enchufado y sin complejos a la hora de exprimir las debilidades de una zaga cada vez más a remolque de un conjunto desbordante. Sus combinaciones con Carrasco y Griezmann resultaban demoledoras. Con la derecha también buscó superar de rosca al portero enviando el disparo al tejado de la meta. Sin duda el madrileño era el revulsivo que necesitaba el Atlético a 15 minutos de una prórroga envenenada. En éstas, segundo cambio: Kranevitter por Carrasco.

En el 82 Griezmann logró abrir línea de disparo con un derechazo desde la derecha, directo a un bien posicionado Zoet. Torres ganó posición de disparo también por el flanco izquierdo y chutó ajustada al poste. También ahí estaba el omnipresente artífice del 0-0 para despejar. El último cambio fue para introducir a Lucas Hernández por Godín, apenas a un par de minutos de la prórroga. Pare el minuto 90 el PSV había cristalizado en roca viva, defensa a ultranza de la prórroga mientras el Allético elevaba la presión a la máxima potencia de camino a la prórroga.

Ocho aciertos frente a un error
El comienzo de la prórroga arrancó sin cambios en el panorama del partido, con los de azul todos por detrás del balón que seguía manejando el Atlético. Fernando Torres daba quebraderos de cabeza desde el flanco izquierdo, donde buscaba las cosquillas al muro defensivo. Griezmann también hizo sangre desde el lado contrario, donde recibió de Saúl y remató con la derecha a puerta donde el persistente Zoet. El blindaje celeste no dejaba resquicios pero el bloque de Simeone no se rendía. Las caídas en el área se sucedían a medida que los balones bombeados llovían, con Saúl y Torres en el césped ante la mirada impasible de Mark Clattenburg. Salió de la cueva el PSV con un lanzamiento de Guardado, un zurdazo elevado que buscaba sorprender a Oblak y se fue por línea de fondo. Nada pudo esquivar la tanda de penaltis.

Van Ginkel anotó de milagro escorado a la derecha, por debajo del costado de Oblak, mientras que Griezmann transformó el suyo por el mismo lugar que eligió a continuación Guardado. El capitán, Gabi, anotó por los pelos con la mano de Zoet tocando cuero. Pröpper anotó limpiamente el suyo y Koke respondió por el centro. Saúl optó por un lanzamiento arriesgado que Zoet también tocó sin evitar el gol, al igual que Oblak en el de Moreno. Fernando Torres marcó el suyo con nobleza, por el centro y con la diestra. A media altura. A partir de ahí el fallo significaba muerte. Giménez hizo su trabajo y Arias lo imitó quedando Oblak clavado en el centro. filipe Luis no defraudó y el momento clave llegó con el tiro de Narsingh. Lo estrelló en el larguero dejando en bandeja la victoria a Juafran, que con todo el aliento de los atléticos detrás convirtió su balón parado en un pase directo a cuartos de final.


Ficha del partido:
Atlético de Madrid: Oblak; Juanfran, Giménez, Godín (Lucas, 89’), Filipe Luis; Koke, Augusto Fernández (Fernando Torres, 55’), Gabi, Saúl; Carrasco (Kranevitter, 75’) y Griezmann.

PSV Eindhoven: Zoet; Arias, Bruma, Isimat, Héctor Moreno, Willems (Brenet, 75’); Pröpper, Guardado, Van Ginkel; Locadia (Lestienne, 86’) y De Jong (Narsingh, 118’).

Árbitro: Mark Clattenburg (Inglaterra). Mostró tarjeta amarilla a los visitantes Locadia (30’), De Jong (66’), Guardado (120’) y Van Ginkel (120’).

Penaltis:
0-1. Van Ginkel.
1-1. Griezmann.
1-2. Guardado.
2-2. Gabi.
2-3. Pröpper.
3-3. Koke.
3-4. Bruma.
4-4. Saúl.
4-5. Héctor Moreno.
5-5. Fernando Torres.
5-6. Lestienne.
6-6. Giménez.
6-7. Arias.
7-7. Filipe Luis.
7-7. Narsingh.
8-7. Juanfran.

No hay comentarios: