domingo, 29 de mayo de 2016

Final Real Madrid 1 (5) - Atlético 1 (3)


El Real Madrid se lleva la Champions en los penalties

La Champions League 2015/16 cayó en manos del rival tras la suerte de penaltis. El Atlético anotó tres lanzamientos de cuatro, el Real Madrid cinco de cinco y se proclamó campeón. Así es el fútbol. Pero antes de eso hubo lucha, mucha batalla y mucho orgullo rojiblanco sobre el césped de San Siro. El que hizo falta para remontar y llegar hasta el último instante con la cabeza bien alta. El universo rojiblanco puede estar seguro de que sus jugadores lo dieron todo sobre el césped y nunca dejaron de creer.

El imponente estadio de Milán fue un escenario de gala para un encuentro que centró las miradas de todo el mundo: la edición número 61 de la máxima competición europea. “Tus valores nos hacen creer” rezaba la pancarta desplegada por la afición colchonera. Y creer es lo que tuvo que hacer todo el universo rojiblanco durante los 64 minutos que el Real tuvo la final en sus manos, desde que Ramos anotara en el 15’ en posición de dudosa legalidad. Incluso Griezmann envió al travesaño un penalti de Pepe sobre Fernando Torres, pero hubo que esperar a diez minutos del final para ver a Carrasco empatar haciendo explotar a la mitad rojiblanca del coliseo.

Desembocó el partido en la prórroga y se rompió en la misma medida que las piernas de los jugadores, con toda una temporada mas ciento y pico minutos a sus espaldas. La tanda de penaltis fue equilibrada, con pleno de aciertos por ambas partes hasta el cuarto. En ese turno un poste, el derecho de Keylor Navas, se cruzó en destino y Cristiano Ronaldo no perdonó el quinto y decisivo. Oblak, que se ganó el cielo durante los 120 minutos con varias intervenciones de mucho mérito, no logró atajar el disparo del portugués y alargar una tanda en la que Fernando Torres no llegó a participar.

El ‘9’ fue titular y jugó completo el partido. Durante la primera mitad y en una situación incómoda para el Atlético los que más sufrieron fueron los de vanguardia, con escaso suministro de balones y peleando contra una defensa férrea, bien posicionada, con el respaldo de jugar viento a favor. Con movilidad por todo el frente de ataque buscaba crear pasillos para los compañeros, que frecuentaron Saúl y Griezmann. También se mostró solidario en el trabajo defensivo y se prodigó atrás sacando balones peligrosos. Como es habitual en sus duelos contra el Real, su duelo con Pepe fue intenso. Casi siempre recibía de espaldas a puerta y por ahí llegó el penalti cometido por el portugués, derribando al ‘9’ en una pugna. Vio una tarjeta amarilla en el segundo tiempo por una entrada a Sergio Ramos y peleó sin descanso para apurar cualquier opción de un gol más para los suyos que nunca llegó.

Los blancos toman ventaja
La cita no daba lugar a medias tintas. La tensión se vivía desde el primer instante en las inmediaciones de San Siro y al comenzar a rodar el balón San Siro se sumergió en la gran final. A un lado, los elegidos por Simeone: Oblak bajo palos; defensa de cuatro con Juanfran, Savic, Godín y Filipe Luis; la línea de medios para Saúl, Gabi, Augusto y Koke; Griezmann y Fernando Torres lideraban la punta de ataque. Al otro, Zinedine Zidane salió con Keylor; Carvajal, Ramos, Pepe, Marcelo; Modric, Casemiro, Kroos; Bale, Benzema y Cristiano Ronaldo. 22 hombres, una Copa, un sitio en la historia en juego.

Máximo respeto de salida. Cualquier error podía costar muy caro y ambas escuadras se centraron en plantarse bien sobre el terreno de juego, ordenar sus líneas y comenzar a construir su partido sobre cimientos sólidos. Koke fue el primero en pisar el área rival con cierta comodidad, aunque la primera gran ocasión vino por el lado blanco. Una falta botada por Bale encontró remate a bocajarro de Casemiro ante Oblak. Salvador el meta en corto con el pie derecho. La acción dio alas a un Real Madrid que siguió apretando con otra llegada de Kross. en una contra, la primera del Atlético, Carvajal derribó por bajo a Griezmann y vio la primera amarilla. En tarjetas de momento tomaba ventaja el Atlético.

En cada metro del césped se libraba una batalla. La concentración y buen posicionamiento de los dos equipos propiciaba poco espacio para el fútbol. Y a balón parado llegó el primero gol en el 15’. Sacó Kross, peinó Bale y Sergio Ramos, en posición dudosa, se adelantó a Savic en el área pequeña para marcar el 1-0. El Real Madrid tomaba la delantera en el marcador y sobre el terreno de juego, ralentizando el ritmo y jugando en horizontal, asegurando el balón y cerrando atrás. el Atlético apenas hallaba huecos a pesar de los esfuerzos de Koke y Griezmann por conectar con Torres, muy activo en sus movimientos por la zona pero con poco contacto con el balón.

Casemiro era el hombre fuerte del rival, como apuntó Simeone en la previa. Daba aire en el centro del campo y llegaba con criterio y peligro a la zona de tres cuartos. Griezmann se destapó con su primer intento, un remate alto que buscaba sorprender a Navas. Tampoco prosperó un remate del francés en fuera de juego, en cualquier caso despejado por Navas. Y otra más, disparo raso desde la media luna cercano al poste derecho de Navas. Crecía en presencia y remate el Atlético de la mano del galo

Carrasco traduce la superioridad en empate

Al regreso de vestuarios Simeone apostó por avivar el ataque rojiblanco con la incorporación de Carrasco por Augusto. Velocidad, desborde, regate, disparo y en definitiva, chispa para prender la mecha de la artillería colchonera. Mientras el Real salió sin cambios en sus once de corto. Nada más salir Torres buscó por alto el remate en el área pequeña, a punto de conectar. Poco después llegó un posible punto de inflexión cuando Fernando Torres, que recibía de espaldas en el área, resultó derribado por Pepe dando lugar a pena máxima. Griezmann se ocupó del lanzamiento y le pegó duro con la izquierda, al centro y con vuelo. Tomó demasiada altura el balón para estrellarse en el larguero.

El segundo jarro de agua fría tampoco apagó el fuego de los corazones atléticos. Torres volvió a buscar el gol de cabeza en otro balón por alto y Savic lo acarició cerca del palo izquierdo. Salió fuera por poco. En esta segunda mitad mandaba el rojo y blanco a excepción de un disparo lejano de Bale. Koke con mucha intención ejecutó un remate imposible próximo a la escuadra. Saúl con la zurda también se sumó con un remate a centro desde la izquierda, cruzado. Ganaba ya la estadística el Atlético de los disparos a puerta con un tercio más.

Pero no todo el campo era orégano. En una peligrosísima contra Benzemá disfrutó de un mano a mano con Oblak que ganó el cancerbero, salvando así lo que podía resultar una cuesta insalvable. El Real ya había regalado el balón al Atlético y metía a todos sus hombres por detrás del balón. Para entonces Isco había entrado por Kross y Lucas Vázquez después por Benzemá. Pieza por pieza en ambas ocasiones. Poco sabían que el partido entraría en trance en el 80’. Fue en ese minuto cuando un servicio magistral de Gabi a Juanfran por la derecha acabó en centro del lateral al corazón del área, de volea, donde remató Carrasco a las redes. Jugada de tiralíneas, tres toques para un gol. Ya con el empate el Atlético siguió insistiendo con un remate interceptado de Fernando Torres.

El Real Madrid también tuvo que cambiar el ‘chip’. Su juego controlado dejó paso a otra versión más arriesgada en la que su presencia arriba se multiplicaba en efectivos y a su vez los espacios comenzaban a aflorar… y las tarjetas también. Sergio Ramos cortó una contra a las bravas viendo la amarilla. El partido se había roto y así llegó a la prórroga.

Partido roto, jugadores exhaustos
Comenzó la media hora extra con un disparo de Casemiro, preludio que avanzaba un Madrid más ambicioso que reivindicaba el mando del partido. Carrasco rompía para el Atlético por la izquierda, centrando al área sin éxito. Comenzaba a circular bien el balón y Koke lanzó un buen pase a la olla poniendo en solfa a la zaga. Torres y Griezmann montaron una contra de las suyas, aunque Danilo derribó al francés atajando de cuajo la acción. Carrasco seguía dando problemas desde la izquierda y Griezmann ensayó una chilena.

La segunda mitad de la prórroga se arrancó con un disparo elevado de Casemiro antes de que Lucas Hernández entrara por Filipe Luis. La intención inicial de Simeone era hacer entrar a Thomas por Saúl, aunque una dolencia centró los focos en el lateral que dejó su sitio en el césped. Poco después Koke el que sufrió los rigores de la prórroga y tuvo que ser sustituido por Thomas, que esta vez sí ingresó en el partido para ver diluirse el partido hacia los lanzamientos de penalti. Antes un susto que Oblak, una vez más, salvó solícito.

El sueño muere en un poste

La suerte desde los once metros arrancó con lanzamiento de Lucas Vázquez, que engañó a Oblak por la derecha. Griezmann inició el turno rojiblanco con gol, raso y a la izquierda antes de que Marcelo con la izquierda marcara el segundo blanco. Gabi, con la derecha, rompió alto y a la escuadra izquierda. Dos a dos. Bale hizo el 3-2 y Saúl igualó con idéntica solvencia. Ramos anotó el suyo ajustado al palo derecho y Juanfran, sin embargo, vio cómo el suyo se estrellaba en el poste. Con el 4-3 todo quedaba a merced del acierto de Cristiano Ronaldo que no erró haciendo a los suyos campeones y, a la par, negando al Atlético por tercera vez la gloria europea que, sin duda, llegará más pronto que tarde para los rojiblancos ya que algo es seguro: nunca dejarán de creer.



Ficha del partido:
Real Madrid: Keylor Navas; Carvajal (Danilo, 51’), Pepe, Ramos, Marcelo; Kroos (Isco, 71’), Casemiro, Modric; Bale, Cristiano y Benzema (Lucas Vázquez, 76’).

Atlético de Madrid: Oblak; Juanfran, Savic, Godín, Filipe Luis (108’ Lucas Hernández 118’); Saúl, Gabi, Augusto (Carrasco 61’), Koke (Thomas 115’); Griezmann y Fernando Torres.

Árbitro: Mark Clattenburg (Inglaterra) amonestó a Keylor Navas 46’, Torres 61’, Ramos 90+2’, Gabi 90+2’, Danilo 92’,

Goles:
1-0 (15’) Ramos remata en boca de gol una prolongación de Bale a balón parado.
1-1 (79’) Carrasco remata en boca de gol un centro de Juanfran desde la derecha

Penaltis:
Lucas Vázquez, gol (1-0); Griezmann, gol (1-1); Marcelo, gol (2-1); Gabi, gol (2-2); Bale, gol (3-2); Saúl, gol (3-3); Ramos, gol (4-3); Juanfran, poste (4-3); y Ronaldo, gol (5-3).



Fuente: Web Oficial del Jugador

1 comentario:

Anónimo dijo...

tremendo