martes, 13 de septiembre de 2016

PSV 0 - Atlético 1

La defensa del Atleti vale los 3 puntos
PARTIDO ESPESO DE LOS DE SIMEONE QUE TUVIERON QUE EMPLEARSE EN DEFENSA

El Atlético vuelve a la arena de la Champions con trabajo, buen juego y tres puntos reconfortantes en una de las salidas más complicadas. El rendimiento del equipo fue notable en un estadio difícil, el Philips del PSV, donde un gol de Saúl en el 42’ dio la victoria al conjunto madrileño. Oblak se repartió el mérito de la victoria a medias con el canterano, ya que poco después del gol detuvo un riguroso penalti lanzado por Guardado. el segundo acto vio destellos de calidad rojiblancos, control y varias ocasiones, si bien tocó sufrir en la recta final con un PSV que se lanzó a por todas frente a una defensa férrea y segura. Por su parte, el Bayern solventó su compromiso con el Rostov por 5-0 en Múnich y se coloca primero de grupo.

Fernando Torres partió desde el banquillo tras su titularidad en la goleada de Balaídos. Lo hizo en el 77’ por Saúl Ñíguez, con la volátil ventaja de un gol en el marcador y de cara a un tramo final exigente en lo defensivo, ya que el PSV tomó la iniciativa y no cometió errores atrás que permitieran un contragolpe que propiciara el 0-2.

Saúl y Oblak dibujan el 0-1
El choque arrancó con los dos equipos enseñando los dientes. El Atlético amagó primero rondando el área local y después Luuk de Jong anotó en acción invalidada por falta previa en el salto. La tensión se palpaba en el ambiente, tanto sobre el césped como en las gradas. Koke se destapó con un zurdazo desviado a córner en la siguiente aproximación rojiblanca, vistiendo en el Philips Stadium su ‘kit’ de visitante. Desplegaba su artillería los españoles por todo el frente de ataque aumentando la producción de peligro.

La intensidad y las ocasiones corrían por parte del Atlético, que comenzaba a sentirse cómodo en territorio comanche. Gabi, Saúl y Koke catalizaban el balón hacia la zona de vanguardia con fluidez, donde Gameiro y Griezmann aguardaban estoque en mano. Pasada la media hora de juego el dominio remitió cediendo algo de iniciativa al conjunto local, con mayores problemas para guiar el esférico a las zonas calientes. Todo lo contrario que los de Simeone, que lanzaban balones al hueco sin descanso en un auténtico bombardeo buscando rematador.

Y el gol acabó por llegar de mano del ‘8’. Saúl realizó el remate del segundo tras una jugada embarullada el área Clavando el cuero en las redes. Sin embargo en el 45’ fue el turno para Oblak, quien se vistió de salvador rojibanco parando el riguroso penalti sobre Narsingh decretado por el colegiado y lanzado por Guardado

Control y contención rentables
Tras el descanso regresaron los mismos 22 jugadores que acabaron el primer tiempo. Sin cambios se reanudó el juego con el Atlético buscando ampliar diferencias y Gameiro pudo hacerlo con un disparo que se elevó en exceso. El conjunto rojiblanco tiraba del partido con las ideas muy claras y apoyado en la calidad de sus piezas, como sucedió con una brillante combinación entre Griezmann y Gameiro que acabó en disparo del segundo que buscaba el palo derecho. El primer cambio fue la incorporación de Thiago por Gaitán en el 60’. Cuatro minutos después entraría Carrasco por Kevin Gameiro.

El último tramo del partido se inició con el choque bajo control, moviendo el balón con comodidad a la espera de abrir espacios. El cansancio hacía mella y las líneas holandesas podían quebrase definitivamente en cualquier instante. Sin pausa pero sin prisa el Atlético tiraba de automatismos para hacer circular el cuero por la zona ancha, con comodidad y sin asumir riesgos. Enfrente el PSV no bajaba los brazos pero la realidad mostraba al conjunto español sin fisuras. Una pérdida de balón en la media permitió a Narsingh acercarse con peligro a Oblak, aunque Giménez no le permitió rematar con comodidad.

Para el tramo final Simeone dio entrada a Fernando Torres en el 77’ por Saúl Ñíguez. El ‘9’ de salida se volcó en las dos tareas necesarias: presión y contragolpe. Lanzó uno prometedor junto Carrasco pero el barco se encalló en los escollos defensivos tulipanes. Mientras en el 84’ avisó el PSV con un cabezazo tímido pero peligroso. Aumentaba el trabajo en la zona de Oblak aunque sin urgencias. A punto de cumplirse el tiempo reglamentario Tiago sufrió problemas físicos, menoscabando la efectividad defensiva. por ahí llegó una gran ocasión del PSV: cabezazo de Pereiro a bocajarro en el área pequeña, ligeramente picado aunque no planteó grandes problemas para un Oblak siempre bien situado bajo palos. Aún se daría un último disparo desviado sobre la meta del esloveno sin llegar la sangre al río.


Ficha del partido:

PSV: Zoet; Brenet, Isimat, Héctor Moreno, Willems; Pröpper, Hendrix (Ramselaar, 67’), Schwaab (Pereiro, 80’), Guardado; De Jong y Narsingh (Bergwijn, 80’).

Atlético de Madrid: Oblak; Juanfran, Godín, Giménez, Filipe Luis; Gabi, Koke, Saúl (Fernando Torres, 77’), Gaitán (Tiago, 60’); Griezmann y Gameiro (Carrasco, 65’).

Árbitro: Martin Atkinson (Inglaterra). Mostró tarjeta amarilla al local Héctor Moreno (21’); y a los rojiblancos Gabi (30’) y Giménez (45’).

Goles:
0-1 (43’) Saúl, de media tijera, aloja el balón ajustado al poste derecho de la meta de Zoet.



Web Oficial del Jugador

No hay comentarios: