sábado, 21 de enero de 2017

Atlético 3 - Eibar 0

Pie y medio en 'semis'
VENCIÓ CON RELATIVA FACILIDAD AL EIBAR

El Atlético atisba las semifinales de la Copa del Rey tras superar de forma contundente (3-0) al Eibar. Los goles de Griezmann, Correa y Gameiro dejan una distancia que se antoja casi definitiva ante un equipo tan sólido como el de Simeone. El Cholo alineó un once muy creativo y los 'jugones' respondieron. El Eibar dio la cara en la primera mitad, pero pagó muy caro un error de Yoel. En la segunda mitad bajó el pistón y el Atlético, por inercia, hizo otros dos tantos que le dejan muy cerca de las semifinales.

No es la Copa una competición en la que equivocarse ni es el Atlético el rival ante el que hacerlo. El Eibar había aguantado casi media hora en el Calderón ante un Atlético que jugaba con sus jugadores más creativos y que había salido con intención de dominar, con un activo Gaitán. Pero el Eibar no había concedido ocasiones, e incluso había asustado con un disparo venenoso de Bebé, cuando Yoel se equivocó de forma grave.

Koke colgó una falta al área y el meta del Eibar salió a por uvas. Giménez tocó de cabeza y, también de cabeza, marcó Griezmann a placer. El gol no deprimió al Eibar en lo que quedó de primera mitad, pero pareció clave en su ánimo con el que afrontó la segunda parte. Hacer un gol al Atlético cuesta sangre, sudor y lágrimas y regalar uno al equipo rojiblanco pesa sobre el ánimo de cualquiera.

No fue el Atlético tan fluido como cabía esperarse al ver su alineación, pero fue un Atlético mejor que el de los últimos encuentros. Mucho mejor que frente a Betis o Eibar en Liga, por poner dos ejemplos. Y terminó marcando la diferencia con sus delanteros. Los tres que jugaron marcaron. Griezmann hizo el primero, Correa el segundo y Gameiro el tercero. Bueno, sin duda, para la moral de la tropa rojiblanca que sus atacantes vean puerta.

En la primera parte gustó Gaitán, cada vez más atrevido. Dejó dos o tres taconazos de lujo y quiso siempre asociarse. En la segunda parte emergió la figura de Griezmann jugando por todo el campo. El francés fue creciendo hasta completar una gran actuación. Mientras él crecía, el Eibar menguaba. Los de Mendilibar tuvieron en Peña y Bebé a sus jugadores más incisivos, pero le faltó algo más al cuadro armero.

El 2-0 se inició con un pase profundo a Carrasco, que apenas tuvo peso en el partido salvo en esa acción. El belga entró en el área y recortó para buscar su perfil bueno para el remate. Su disparo lo repelió Gálvez, pero el balón quedó franco para Correa, que marcó a placer. No tardó mucho en llegar el 3-0, en una acción en la que el Atlético tocó hasta tres veces el balón de cabeza en un córner sacado por Koke. Cabeceó Giménez, cabeceó Griezmann y cabeceó, a gol, Gameiro. Se puede intuir el cabreo de Mendilibar.

Con todo lo que llovía para el Eibar, Sarriegi tuvo la mejor ocasión del partido para su equipo en la recta final. Un gol habría dado algo de aire al Eibar, pero su remate se perdió cerquísima del palo de Moyá. El Atlético logró dejar su portería a cero y ahora obliga a su rival a una heroicidad. El Atlético tiene pinta de semifinalista.

No hay comentarios: