viernes, 3 de febrero de 2017

Torres revive el escenario de su debut en 2001

Año 2001, 27 de mayo. El Leganés visita el Vicente Calderón dentro del campeonato de Segunda división. El Atlético salta al campo con el once formado por Toni bajo palos; Njegus, Juan Gómez, Hibic y Fagiani en defensa; Wicky, Hugo Leal, Aguilera y Correa en la media. El ataque, para Luque y Salva. En el banquillo se sienta una promesa de la cantera, de nombre Fernando y apellido Torres. Con apenas 17 años recién cumplidos completaría su debut con el primer equipo en la segunda mitad del partido.

Con el número 35 a la espalda y en sustitución de Luque -autor del único gol del partido- en el minuto 64’ se decretó el cambio. Carlos García Cantarero le requirió para entrar en el partido bajo el rumor de la grada, que barruntaba con expectación el debut de una de las grandes promesas de la cantera. Sus actuaciones con las categorías inferiores de la Selección, especialmente el Europeo Sub-16, lo habían situado en el punto de mira de la actualidad informativa. Y por fin cumplió su sueño, debutar con el primer equipo, aunque en realidad todo no había hecho más que comenzar.

Este sábado, a las 18:30, podría repetirse la escena 16 años después: Torres contra el Leganés en el Calderón. La jornada 21 trae este derbi madrileño inédito para el ‘9’ desde entonces. 271 partidos, 98 goles y casi 20.000 minutos de juego con la rojiblanca después, la historia se repite.

Fernando rememora así aquél momento clave en su carrera. El debut con el club de su vida: “Hola Fernando, soy Paulo Futre”. ¿Futre? No alcanzaba a explicarme porque recibía la llamada del Director Deportivo del Club. Unos días antes, Iñaki Sáez me comunicaba que debutaría con la selección Sub-18. Demasiadas cosas en poco tiempo. Las palabras de Futre me tranquilizan. Me dice que vaya a entrenar con el primer equipo con vistas a la próxima pretemporada. Era conveniente que fuese viviendo el ambiente. Empecé a entrenar un miércoles, el sábado ya iba convocado y el domingo debuté. Fue todo muy rápido”.

“Y llegó el día. Eran poco más de la una de la tarde, el estadio estaba lleno, el ascenso aún en juego, hacía muchísimo calor, ganábamos uno a cero, y la tensión se mascaba por todas las esquinas del Calderón. Pero yo estaba extrañamente tranquilo. Las enormes ganas de jugar frenaban cualquier alteración nerviosa. Tras concluir el encuentro tuve una sensación rara: sentí que siendo muy joven había logrado todo lo que había soñado en la vida. No me lo acababa de creer. Cuando era chaval pensaba que al llegar lo tenía todo hecho pero estaba equivocado: aquella mañana sólo di el primer paso”.

Su técnico, Carlos García Cantarero, recuerda así aquél instante mágico: “Primero le citamos para entrenar y en esas sesiones hizo muchos goles, lo que nos dio confianza para seguir llamándolo. Hasta ese partido contra el Leganés, en el que le hice calentar un poco más de lo previsto hasta que llegó su momento. Todo el mundo le estaba pidiendo”, comenta el ex –entrenador del conjunto rojiblanco.

Fuente:Web Oficial del Jugador

No hay comentarios: