domingo, 5 de marzo de 2017

Atlético 3 - Valencia 0

El Atleti se agarra a la Champions
CON DOS GOLES DE GRIEZMANN Y UNO DE GAMEIRO. TORRES ESTUVO EN LA GRADA.


La estabilidad vuelve al Calderón. Fernando Torres está recuperado del golpe, con el alta médica y en el palco viendo el encuentro. Una preocupación menos, una buena noticia más. El Niño volverá por donde solía. Al césped y a marcar. Cuestión de tempo. Los rojibancos, además, ganaron otra vez, que el bache ya duraba dos partidos, Barcelona (derrota) y Deportivo (empate). Respira El Cholo. Su equipo vuelve a la cuarta plaza, a la Champions. Todo fluye de nuevo por el Manzanares. El Atlético se recupera del golpe.

El Valencia apenas si existió. Un equipo con poco juego, sin ideas y sin mordiente. Cuesta encontrar una ocasión de gol de los che en el encuentro. Todo lo contrario que lo rojiblancos que, sin realizar un despliegue ofensivo impresionante, marcaron tres, pero pudieron hacer alguno más.

El Atlético mató el partido en el inicio de cada tiempo. Funcionó la 'doble G'. Fue letal. Marcó Griezmann en el minuto 10, marcó Gameiro, en el 48'. La sentencia, el tercero, llegó también por medio de Antoine, ya cuando se acababa el encuentro, a falta de siete minutos. Era el tanto de la tranquilidad para Simeone que no descansa ni con una ventaja de dos en el marcador.

Siempre a la contra
El primer gol de los rojiblancos se fabricó en un contra. Una de las especialidades de los de El Cholo. Robó Gabi, el recuperador oficial del reino, en el centro del campo y el equipo salió a toda velocidad. Koke, acompañado por Griezmann, corría como una bala y la acción acabó con la pelota en las botas de Antoine, que batió a Alves con un disparo cruzado.

Ese era el primer síntoma de recuperación del Atético, que estaba a punto de recibir el alta. Fernando aplaudía desde la grada. Él ya la tenía. Todo iba como debe. No fue ni la primera ni la última vez que se tuvo que levantar el Niño. La gente coreaba su nombre desde la grada y él respondía con aplausos. Esa era la mejor noticia en el Calderón. Torres está bien.

Al fútbol. La banda derecha del Atlético, la izquierda del Valencia, entiéndase, era un coladero. Y por ahí llegaron las mejores ocasiones de los rojiblancos en la primera mitad. Carrasco y Vrsaljko, qué bien se incorpora al ataque el lateral, no paraban de percutir. Gayá estaba desbordado.

El Valencia no mostraba signos de nada. Ni de recuperación, ni de juego. Y si así era con 1-0, con el segundo de Gameiro, el partido se acabó. Por mucho que a Simeone se le siguiera encogiendo el estómago en la banda. Baste como muestra que una de las ocasiones más claras de los de Voro fue un disparo de Munir... desde el centro del campo.


Los regalos del Valencia
Gameiro contó con la colaboración de Mangala, que todo hay que decirlo, para marcar el segundo. Su disparo desde la frontal tocó en el zaguero del Valencia y despistó a Diego Alves, que nada pudo hacer. Eso sí, el meta evitó con sus paradas alguno más del Atlético durante el encuentro.

El Valencia era un flan, un manojo de nervios. Y dos errores defensivos estuvieron a punto de costarle sendos goles de Griezmann y Gameiro, pero esta vez no acertaron ninguno de los dos. No falló Antoine poco después para recoger un pase en profundidad de Gaitán, que tocó levemente Thomas, y certificar la victoria y la mejoría de los rojiblancos.



Marca.com