miércoles, 29 de noviembre de 2017

Atlético 3 - Elche 0

El Atleti mantiene el gol
DOBLETE DE TORRES, EL PRIMERO DEL WANDA METROPOLITANO


Quiso poner pronto el Atleti calor sobre el hierba, que para frío ya hacía en la grada. Dispersos aquí y allá se repartían 46.723 personas que, entre 13.000 asientos más que en el Calderón, parecían como espolvoreados. Quiso hacerlo Vietto, en el primer balón que tuvo. Recibió de Thomas y se escapó hacia el portero del Elche. Empujaban sus piernas, todos los trenes perdidos. Tantos que no le quedaba otra que correr y correr. Pero dio igual que Vallejo saliera: buscó el poste contrario y su disparo fue fuera. Sus goles parecen haberse perdido en otra dimensión, deben estar ahí, seguro, en otro planeta. Y, ni siquiera ante el Elche les dio por presentarse.

Ninguno sería suyo y eso que, desde el inicio, olía el Wanda Metropolitano a goleada. El Elche, si pisó dos veces el campo contrario, lo hizo igual, como pidiendo perdón. Su futbolista bajo el foco era Vallejo. Siempre estaba ahí, al final de todas las jugadas. Carrasco, con la lección del día anterior del Mono Burgos aún fresca en pies y cabeza (“dispara, dispara, dispara”) pues le pasaba cerca un balón y, claro, lo chutaba. Era la carta de aviso al portero: le esperaría un asedio. Y eso que Vietto siguió retrasándolo un rato, el pobre. Porque los trenes seguían pasando ante él. Pero o saltaba poco, o llegaba tarde, o lo enviaba a las nubes, o el balón se iba al portero. Un drama. No retrasaría mucho más lo inevitable, sin embargo.

Esta vez la notificación fue un gong, un balonazo al palo de Koke cuatro minutos antes de que Giménez tallara su nombre en este estadio. Como mejor le sale, de cabeza, tras un córner. Lo esperó en el segundo palo y saltó más que nadie para estamparlo en la red de un Vallejo que, ni con movimientos de balonmano, supo cómo pararlo. No se entiende que, de normal, el uruguayo sea suplente. Cada vez que juega da argumentos para lo contrario. Le quitó todo el frío de pronto a la noche. Dos minutos después marcaría Torres su gol, el primero de otra historia, la suya en el Metropolitano.

Carrasco, que seguía al “dispara, dispara, dispara”, chutó y rechazó Vallejo. Ese balón suelto sería el principio de la historia: porque ahí estaría Torres, para cazarlo y cruzarlo, para enviarlo a la red. Fue tocarla y un interruptor pulsarse en el estadio. De pronto parecía lleno. De pronto, sólo se oía Lolololo. El Metropolitano cantaba alto que quiere vivir mucho a su lado.

Cuando comenzó la segunda parte, Josico trataba de encenderle la pila a su equipo con dos cambios: uno arriba (Flores) y otro en medio (Benito), ambos invisibles hasta el momento. Le sirvió a Moyá, ya podría demostrar que había estado en el partido, ya había foto: dos llegadas del Elche y un disparo, como de niño, de Sory Kaba. Hasta aquí la pila ilicitana. Vallejo volvería a pedir foco, al salir a por uvas persiguiendo un balón, fuera de su área, y regresar intacto. Enfrente tenía a Vietto, que seguía en el mismo modo: viendo trenes pasar ante sus ojos. A la mala suerte había sumado a Golobart. Imposible colarle el cuerpo, un balón.

Sí se le colaría Vrsaljko. Que salió en el 65’ para recordar en una carrera como cortaban sus pies en la derecha cuando corría. Balón a Torres, que lo encaja en la escuadra. El Lolololololo otra vez, altísimo en el Metropolitano, abrazando a su Niño. Y a Vietto, a Vietto también. Cómo no, tras el enésimo fallo. Porque el partido ya está en el 83’ y el partido ya es él, sólo él. Que logre el gol de una vez, que detenga un tren, el que se sea, y se lleve su calvario, lo pequeño que se hace frente a una portería. Porque Vietto luchó, corrió y se movió, pero sigue siendo el único rojiblanco que no logra subirse a ese tren, el del gol. Ni siquiera ante el Elche, primer trago de esta Copa que el Wanda Metropolitano se bebió mirando a octavos, mientras de fondo sonaba alto esa música. Lololo.


Patricia Cazón (As.com)

Previa Atlético - Elche


Eliminatoria abierta
29/11/17   20.30   W. Metropolitano
El 1-1 de la ida deja abierta la eliminatoria en el que será el primer partido de Copa en el Metropolitano. El Atleti tendrá que salir a por todas una vez recuperado el gol, y certificar el pase a una de las competiciones que aspira ganar. Fernando Torres saldrá de inicio. 

domingo, 26 de noviembre de 2017

Levante 0 - Atlético 5


Festín atlético

Era el minuto cinco cuando un balón se estampaba en la red de Oier y le salía la primera grieta a esa maledicció de cimientos profundos, la del Atleti en el Ciutat. Encontraría Simeone el abracadabra tocando un par de piezas en su pizarra: Griezmann a la derecha y no arriba, arriba Correa junto a Gameiro, no Griezmann. Voilà, otro Atleti. Uno con velocidad endiablada y pegada. Y vestido de amarillo, al completo, de arriba a abajo. Ayudó, eso sí, un inesperado viento a favor, todo granota.

Si un balón de Gameiro para el remate a bocajarro de Correa se convirtió en el primer gol sería porque junto al argentino corría Róber, central del Levante, que en su intento de despejar envió el balón a la red. 0-1 para el Atleti, minuto 5. Simeone lo celebró como si el gol lo hubiese marcado un futbolista suyo. Así de difícil le es (era) el Ciutat. Pero había salido su equipo con una ambición: quería, podía ganar. Y no paró hasta hacer de esa grieta un roto.

Tras el gol no daría un paso atrás sino todos adelante. Quería el segundo, la tranquilidad, por mucho que Muñiz a los tres minutos hubiese puesto su plan boca arriba sobre la mesa: la espalda de Thomas, la falta de lateral derecho natural en el Atleti y el tirar de esa manta con Morales. Trató de acechar el Levante así un rato, poco, y después con un puñado de faltas lanzadas por Bardhi, con mirilla en la bota, todas fuera, antes de desaparecer para siempre. Un futbolista del Atleti había alzado su voz para silenciar el Ciutat: Antoine Griezmann.

Sus pies eran un recital de centros y pases para los desmarques y movimientos entre líneas de Correa y Gameiro. Mientas el Levante, sin balón, se desesperaba corriendo tras él, Filipe no dejaba de recuperar e iniciar jugadas y el Atleti sumaba una doble ocasión en un mano a mano de Gameiro resuelto por Oier y el rechace posterior enviado fuera por Saúl. Olía el Ciutat a maledicció, sí. Pero ésta estaba toda entera sobre la cabeza de los centrales granotas. Y era de ese negro que sólo anuncia tormenta. Si en el 5’ había fallado Róber, en el 29’ le tocaría a Chema.

La jugada la inició Koke al colar, rapidísimo, un balón a Correa. El argentino regateó a Oier pero ante su tiro a puerta vacía apareció Chema y el dejá vu: al intentar rechazar dejó el balón muerto, perfecto para que Gameiro llegara y sólo tuviese que tocarlo, plic, para enviarlo a la red. Simeone miraba el marcador y hubiese podido frotarse los ojos: minuto 29 y 0-2 para el Atleti en el Ciutat. Y tras dos regalos de los centrales granotas, inmersos en un particular black saturday.

En la segunda parte, el Levante sólo fue comparsa de ese Atleti que bailaba alrededor de ese engranaje perfecto, Griezmann-Gameiro-Correa. El primero, ahora más en la mediapunta, con su recital de pases de tiralíneas, detrás de otro delantero referencia (Gameiro) y un tercero que corre (Correa). Cada vez que se lanzaban hacia Oier, picaban.

El público del Ciutat comenzó a abandonar el campo en el 60’ mientras Gameiro y Griezmann seguían su particular concierto, ya con aire de festival: en siete minutos juntos harían tres goles más, uno Gameiro, dos Griezmann. Tuyo, mío, le votre, mien. Qué fiesta de los Hombres G, como si ayer se hubiesen levantado de la cama dando un salto mortal, al grito de voy a pasármelo bien.

Y si ellos le ponían al partido el ritmo endiablado, los demás la pausa necesaria, impecables por línea, para que, en cada contra, el Atleti desnudara al Levante y estallara la maledicció del Ciutat. Vuelve ser tercero, por delante del Madrid. Ni el doblete comenzó así: sin perder sus trece primeros partidos en Liga.

miércoles, 22 de noviembre de 2017

Atlético 2 - Roma 0

El Atleti no está muerto

Cuando despertó, la Champions todavía estaba allí. En el aplauso de Simeone a sus chicos, su mirada emocionada. En los brazos en alto de Gabi, a la grada. En esos abrazos, todos al mismo, Griezmann. Volvió el día que su equipo más le necesitaba: si el Chelsea le había ganado al Qarabag, fue el francés quien espantó la noche fría y negra que, durante 69 minutos, se precipitaba sobre el Metropolitano ante el Roma. Media tijera le bastó.

Y eso que el partido no había comenzado y a Simeone ya se le retorcía un poco más: Juanfran lesionado, Thomas al lateral y Augusto de la grada al once. Nada fácil, todo difícil. El Roma, al que un punto bastaba, no dejaría de buscar a Thomas. Perotti no tardó en encontrarle un agujero y por éste colaría a los demás.

En los primeros minutos, Oblak, cada vez que levantaba los ojos, tenía el área llena de romanos. Pero sería un apretar sin ahogar. Tampoco tenían urgencias. Para eso el Atleti, donde habitaban todas. Por ganar, por el gol, por seguir agarrado a esta Champions, aunque sea de un imposible. Y eso que, al principio, con Augusto aún desubicado, le costaba sacar el balón y a Torres le faltó media bota para remachar un centro raso de Lucas que olía a red.

Luchaba El Niño cada balón como si fuese el último en la tierra. Y en parte así era: si alguno no terminaba en gol, el telón de la Champions se bajaría este año ante el equipo de su vida. Cuando a su causa se unió Carrasco, al Metropolitano le subieron las pulsaciones de golpe. Primero, con un balonazo al lateral de la red. Después, con un pase para el remate a bocajarro de Torres o Grizi, pero a los dos les siguió faltando medio pie. A Augusto, más tarde, le sobraría un brazo al hacer un gol que el árbitro anuló por mano. El Atleti se iría al descanso 0-0. 0-0 y cuarenta y cinco minutos menos.

Los primeros de la segunda parte intentó llenarlos Carrasco. Pero una vez le sobró un regate y otra, se topó un cerrojo griego, Manolas. A los cambios, Simeone buscó la chispa, Correa por Augusto, y Di Francesco, el cemento: Stootman por Pellegrini. El poste una vez y la espalda de un Giménez multiplicado, otra, salvarían a Oblak antes de que al Metropolitano se presentara una cresta: la de Griezmann. Porque no hay mejor manera de cambiar los pitos por aplausos y este equipo tiene un héroe que no le ha abandonado y que sabe francés. La jugada la inició Torres, Correa evitó que se fuese fuera y lo devolvió al área. Allí esperaba ya Grizi, con su capa: se elevaría sobre los demás para rematar de medio tijera y, voilá, el gol. O, mejor, su palanca ante ese telón que bajaba. Cuántas alegrías daría ya esa cresta al Calderón.

Repetiría después, cuando el Roma ya estaba con diez por expulsión de Peres, con una asistencia a Gameiro que enviaría el balón a la red sin portero y sin ángulo. Mientras, la grada del Nunca dejar de creer se abrazaba fuerte y miraba a Stamford Brigde, allí donde la Champions seguía al despertar de este partido. Parece imposible, pero...


Patricia Cazón (As.com)

Previa Atlético - Roma

El Atleti no está muerto
22/11/17   20.45   W. Metropolitano
Están prácticamente fuera, pero saldrán a darlo todo. El Atleti no depende de sí mismo, debe ganar los dos partidos y esperar que Chelsea o Roma no ganen al Qarabag. El Wanda puede vivir su última noche de Champions de la temporada y empujará con todo para seguir soñando.

lunes, 20 de noviembre de 2017

Atlético 0 - Real Madrid 0

Empate en el primer derbi del Wanda
EL ATLETI SIGUE INVICTO PERO ACUMULA YA 6 EMPATES


Disputadísimo derbi en el Metropolitano. El primer Atlético-Real Madrid en el coliseo rojiblanco cumplió con las expectativas de emoción y tensión. Tan sólo faltó el gol a la cita. El empate inicial se perpetuó en el marcador a pesar de los innumerables intentos de ambos equipos por romper el bloqueo. Sin embargo, el empate lastra al Atlético al añadir dos puntos más a la desventaja respecto al F.C. Barcelona, que ya se eleva a 10 puntos.

Fernando Torres disputó el tramo final de su derbi número 21 y lo hizo para reactivar la línea de ataque, participando en una de las jugadas que más cerca estuvieron del gol. Poco después de incorporarse a la partida, el ‘9’ sirvió una apertura excepcional a Gameiro en el área que éste envió a meta superando por alto a Casilla, aunque Varane sacó el balón bajo palos.


El Atlético marca terreno

El Atlético saltó al terreno de juego a morder. Querían llevarse el derbi, apuntarse una victoria en el primer envite del Metropolitano y lo demostraron aplicando mucha más intensidad que su rival, presionando la salida de balón de los de Zidane y llegando con asiduidad al área de Casilla. Correa tuvo la primera en el minuto 3, pero no logró superar en el mano a mano a Casilla.

Mientras a un Real Madrid frío le costó entrar en el juego y, hasta pasada la primera media hora, apenas se aproximó con peligro al área de Oblak. Kroos fue el protagonista de la primera gran ocasión para el cuadro blanco, pero su remate, bien tapado por la zaga, no acertó en el objetivo. La tensión propia de los grandes derbis tuvo en Ramos y Lucas a sus artífices, con una acción en el área en la que los merengues apelaron a la pena máxima. Todo en juego para el segundo tiempo.

Sin tregua
El segundo tiempo comenzó con una novedad en los 22 jugadores sobre el terreno de juego: por parte merengue Nacho reemplazó a Sergio Ramos en el centro de la defensa. A los pocos minutos de la reanudación el Atlético movió ficha con la entrada de Carrasco por Thomas, un cambio de marcado carácter ofensivo. Saúl abrió las hostilidades por parte local con un disparo alto frente a Casilla, mientras que el Real Madrid buscó la puerta de Oblak con aproximaciones de Kross y Cristiano Ronaldo.

Para el tramo final hubo pólvora extra en el Atlético, con la entrada de Fernando Torres y Gameiro por Griezmann y Correa. Los recién incorporados anduvieron cerca de romper el bloqueo: El ‘9’ abrió para el francés en el área y le dejó solo ante Casilla. Superó con una vaselina su salida, pero Varane anduvo rápido y sacó bajo palos. La contestación madridista llegó con un libre-directo de Cristiano muy bien dirigido. Metió el Real una marcha más en el último tercio, buscando exprimir la ofensiva final y Oblak salvó una peligrosísima llegada de Ronaldo. Finalmente, reparto de puntos en el Metropolitano.



Ficha del partido:
Atlético de Madrid: Oblak; Juanfran, Savic, Godín, Lucas; Gabi, Koke, Thomas (Carrasco, 53'), Saúl; Correa (Gameiro, 76') y Griezmann (Torres, 76).

Real Madrid: Casilla; Marcelo, Sergio Ramos (Nacho, 46'), Varane, Carvajal; Kroos, Casemiro, Modric, Isco; Ronaldo y Benzema (Asensio, 76').

Árbitro: David Fernández Borbalán (Comité Andaluz). Mostró tarjeta amarilla a los locales Savic (34'), Saúl (63'), Koke (70'), Juanfran (77'), Lucas (82') y Godín (89'); y a los visitantes Carvajal (20') y Nacho (82').

sábado, 18 de noviembre de 2017

Previa Atlético - Real Madrid


Algo más que tres puntos
18/11/17   20.45   W. Metropolitano
Como siempre, algo más que tres puntos. El primer derbi del Wanda llega en una situación liguera complicada para ambos. Empatados, a 8 puntos del líder, y con un Valencia que apunta a la Liga, una victoria es necesaria para evitar la decepción de los seguidores y perder posiciones en la tabla. Simeone cuenta de nuevo con Koke y Carrasco, y Zidane con Carvajal pero no con Bale. El Wanda debe seguir invicto en esta Liga.

jueves, 16 de noviembre de 2017

Torres "Queremos empezar a escribir la historia en este estadio"

Torres habla del derbi en un acto de Plus500

El Atlético ha presentado esta mañana el acuerdo con Plus500 para extender su contrato de patrocinio durante tres temporadas más. "Es un día muy importante para el Atlético, el club se propuso encontrar los apoyos nacionales e internacionales. Gracias a estos apoyos, el club ha crecido hasta ocupar el segundo puesto del ránking UEFA" declaró Enrique Cerezo, presidente del Atlético. 

Al acto en el Wanda Metropolitano asistieron miembros del equipo, como Gabi, Koke y Fernando Torres.

El delantero aprovechó la ocasión para valorar el derbi: "El ambiente será como siempre, con una gran respuesta. Especial, por ser el primero contra nuestro gran rival en el nuevo estadio. Qué mejor para comenzar esta etapa que con una victoria, con todo el respeto para nuestro rival. Queremos empezar a escribir la historia en este estadio. La gente está deseando volver a vernos. Tenemos muchas ganas de competir y de ganar".

viernes, 10 de noviembre de 2017

Torres, trabajando duro

Torres se prepara para el derbi
Al Atlético le falta el combustible del gol para aproximarse a sus objetivos y Torres, como miembro de la línea atacante rojiblanca, sigue trabajando con empeño y esfuerzo para revertir esa carencia que lastra al equipo en todas las competiciones. El trabajo duro siempre ha sido su único método válido para progresar y, en el entrenamiento del miércoles, se destapó con seis goles que evidencian progresos en la faceta anotadora.

El cuerpo técnico dispuso un partido de entrenamiento para concluir la sesión. Nueve hombres contra nueve sobre el césped de Majadahonda y media hora de juego dividida en dos partes. En este ejercicio el ‘9’ se mostró con mucha pólvora de cara al gol, anotando hasta seis goles. También anotaron en el ensayo los atacantes Diego Costa y Vietto.

Antes hubo trabajo físico a cargo del ‘profe’ Ortega. El preparador dispuso para los jugadores un test de resistencia, una dura prueba dividida por grupos que realizaron en cuatro series. Objetivo: alcanzar el mejor estado físico para el derbi frente al Real Madrid que aguarda tras el parón internacional.


Web Oficial del Jugador

miércoles, 8 de noviembre de 2017

"Un juguete, una ilusión"

Campaña solidaria

Fernando Torres no faltará esta Navidad a su cita con la solidaridad. El delantero del Atlético será un año más imagen de la campaña 'Un juguete, una ilusión', organizada por Radio Nacional de España y la Fundación Crecer Jugando. El '9' del Atlético, fiel apoyo de esta iniciativa desde susb albores, recuerda la importancia del derecho de jugar de los niños recogido en el artículo 31 de la Convención de Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño.

Torres aparece en el spot de la campaña, que muestra al ariete jugando con varios niños alrededor de un número 31 construido a base de juguetes. Esta es la 18ª edición de la campaña y cuenta ya con el respaldo de 200 instituciones y empresas. El objetivo es superar los 320.000 juguetes que se enviaron el año pasado.

"En esta nueva edición queremos seguir devolviendo el derecho al juego a la infancia desfavorecida. ¿Nos ayudas?", recuerda. Además del tradicional bolígrafo solidario, este año se podrá comprar el cuaderno solidario (azul, amarillo, gris, rojo, rosa o verde).

sábado, 4 de noviembre de 2017

Deportivo 0 - Atlético 1

Thomas evita otro empate
GOL DE FALTA EN EL 91

Cuando Gabi colocó esa pelota al borde del área, el Atlético seguía perdido en el laberinto de las últimas semanas. 0-0 y un desierto de fútbol, goles e ideas. El cuarto árbitro acababa de levantar el cartelón, cuatro minutos de añadido, cuando el capitán rojiblanco sacaba en corto. Thomas había pedido el balón. “Mío, mío”. Y suyo fue: volvió a patearlo con el alma. Como ante el Qarabag, como (de cabeza) ante el Elche. Un gol directo al corazón de las sombras que entró por la escuadra de un Pantilimon transparente.

Ay la bendita raza. Y el balón parado, que volvió a aparecer cuando el Atleti más lo necesitaba, en este momento difícil, en este descuento; minuto 91.

Tras el Qarabag, Simeone había saltado en Riazor con la intención de cambiar algo para que lo hiciera todo: nada enseña más que tropezarse. En su once, un inesperado, Augusto, que jugaba en Liga un año, un mes y ocho días después de romperse la rodilla. Sería el blindaje de un centro del campo con otros tres mediocentros ya: Gabi, Thomas y Saúl. Todo madera, todo músculo.

Y si Augusto comenzó pidiendo foco, buscando socios, desmarques, resquicios al equipo de Cristóbal, poco a poco otro argentino, Fede Cartabia, fue poniéndole su nombre al balón y el partido tiñéndose de azul gallego. Con velocidad y criterio, estaba en cada contra del Depor. Bakkali estaría al final, para nada: cada balón lo chutaba como si esto fuese rugby, no fútbol. Todos se irían, claro, dos metros por encima del travesaño. Al menos sirvió para descubrir que Oblak iba de negro. Pantilimon y su traje lima ni asomaban.

El Atleti se encogía ante un Depor que le iba descosiendo por los costados, ora Luisinho, otra Juanfran. Griezmann, salvo un autopase brillante, caño y tacón incluido, seguía perdido en su nada de últimamente y Correa, cada cosa que intentaba, restaba. El partido se fue al descanso rascando como un papel de lija.

En la caseta Simeone buscaría virar el rumbo con un volantazo en su plan: Gaitán por Correa. El cambio se notaría en la primera jugada: primer tiro a puerta del partido, un uy, al fin. De Griezmann. Los porteros acababan de ser invitados al partido. En cinco minutos los guantes de Pantilimon contabilizarían, además, una volea de Gaitán, un remate de Thomas y un cabezazo de Godín. Uy, uy, uy.

Lo de Oblak fue más inquietante. Si en la primera parte logró reaccionar a tiempo ante un Lucas Pérez que le dejó clavado al presionarle un balón, al comenzar la segunda se llevaría una mano al hombro. Se había golpeado con el poste al ir a atajar un centro. Era el izquierdo, el operado. No dejaría de tocárselo en un rato. Ay, ay, ay.

Con la efervescencia con la que había comenzado la segunda parte ya templada, Simeone siguió cambiando cromos. En el primer balón que tocó Gameiro, tras filigrana de Grizi, resolvió un mano a mano... Pero el linier había levantado el banderín: fuera de juego, lágrima en la lluvia. El partido ya estaba en el sufrir de siempre: fútbol horizontal, pelotazos a ningún lugar. Y Simeone, para ayudar, pareció hacerse el harakiri: a once minutos del final y necesitado de gol, quitó a Griezmann, que estará como esté, pero es Grizi y tiene chistera, para meter a Giménez. Delantero por central. Es Simeone y también lleva varita: funcionó.

Porque faltaba Grizi pero sobre la hierba tenía a Juanfran, Godín, Gabi, Saúl, Thomas, la raza. Fue el último quien se pidió el balón después de que Sidnei derribara a Lucas para frenar una brutal carrera a la contra. Ese que colocó y sacó en corto Gabi. Aquel que se fue directo al corazón de las sombras y espantar, así, al invierno que acechaba este parón.


Patricia Cazón (As.com)

viernes, 3 de noviembre de 2017

Previa Deportivo - Atlético


Ganar o ganar en Riazor
04/11/17   16.15   Riazor
A pesar de seguir invicto, el Atleti es el segundo equipo de la liga que más empates ha cosechado. Con un muy difícil panorama en la Champions, el Atleti necesita ganar y remontar el vuelo en Liga para evitar el distanciamiento del Barsa y pelear en la zona alta. El Depor espera retener los puntos en Riazor para alejarse del descenso y prolongar el rendimiento con su nuevo entrenador.

Torres no se plantea salir en enero

Torres sólo piensa en continuar en el Atleti

La cantidad de jugadores que acumula Simeone en la delantera (Griezmann, Vietto, Gameiro, Torres y Correa), y la imposibilidad de no haber podido incorporar a ningún jugador en verano, está haciendo que los delanteros rojiblancos no estén contando con demasiados minutos en los partidos. Griezmann, pese a que su rendimiento dista mucho del año pasado, es el único intocable para Simeone, por lo que resta una sóla posición de delantero que se reparte entre 4 jugadores. Correa, tras sus buenas actuaciones en los últimos encuentros, es el jugador que está partiendo de inicio en el once. Hasta hace apenas 2 partidos, Gameiro apenas dispuso de minutos, y ahora son Torres y Vietto los que pasan más tiempo en el banquillo.

Además, la llegada de Vitolo y Diego Costa en enero, obligará al Atleti a prescindir de jugadores en este puesto, o repartir aún más los minutos.

Ante todo esto, y pese a algunas noticias recientes que indican lo contrario, Fernando Torres no está pensando en salir del Atlético. Su profesionalidad y la relación con Simeone no ha cambiado y El Niño solo piensa continuar aportando su experiencia y trabajando para el equipo de su vida. 

El delantero ya rechazó mejores ofertas económicas para fichar y permanecer en el equipo que quería estar y aunque existe interés de varios equipos en contar con Fernando Torres, no será él quien opte por abandonar la entidad rojiblanca. De hecho, su intención es continuar en el Atlético mientras crea que puede aportar al equipo. Mientras tanto, continúa ejercitándose para ayudar en el campo de la mejor manera posible.